21.4 C
Tijuana
lunes, junio 17, 2024
Publicidad

Cerca, fin del juicio a García Luna

El juicio que se sigue en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York en contra del ex secretario de Seguridad Pública mexicano, Genaro García Luna, será más breve de lo previsto. El Departamento de Justicia de Estados Unidos, a través de la Fiscalía, presentará el lunes 13 de febrero a sus últimos testigos, entre ellos a uno que se asegura, será el “testigo estrella” y sus últimas evidencias.

Para esa fecha ya podría estar definida la decisión de la defensa, de subir al estrado de los testigos al mismísimo García Luna, pero es una posibilidad que al cierre de esta edición se sigue reflexionando.


Publicidad


Antes de la clausura de comparecencias durante la semana, el miércoles 8 de febrero, el abogado del ex funcionario, César de Castro, aseguró al juez Brian Cogan sobre el tema: “Lo vamos a decidir el viernes (10)”.

En esa tercera semana de comparecencia de testigos a cargo de la Fiscalía se manejó por primera ocasión el nombre del ex mandatario mexicano Felipe de Jesús Calderón Hinojosa como presunto protector del Cártel de Sinaloa durante su administración gubernamental, cuando fue superior inmediato de Genaro García Luna, y aunque se trató de un testimonio de “oídas”, fue grande el revuelo que ocasionó la versión tanto en EU como en México, sin que aparentemente pase a mayores.

Quienes comparecieron son Héctor Javier Villarreal Hernández, director del Servicio de Administración Tributaria de Coahuila (SATEC) durante el sexenio de Humberto Moreira Valdés en el periodo 2005-2011; Édgar Veytia Cambero “El Diablo”, ex fiscal general del Estado de Nayarit entre 2013 y 2017; el ex policía federal Francisco Cañedo Zavaleta; José Moreno, ex agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés); Iván Carrera, agente de la Administración de Control de Drogas (DEA); y George Dietz, agente especial del Departamento de Justicia de la Unión Americana.


Publicidad

 


Genaro García Luna y Felipe Calderón Hinojosa, foto: Iván Stephens/Cuartoscuro.com

Sobre el cariz que va adquiriendo el juicio de Genaro García en el extranjero, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sigue mostrando prudencia, pues asegura que se tienen que esperar los resultados finales de la corte neoyorquina, y aunque “todo indica de que se protegía a unos, para atacar a otros” durante la administración de Calderón, se tiene que demostrar que el ex mandatario tenía conocimiento y era beneficiario de los negocios ilegales del ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública.

CALDERÓN “EMBARRADO”

El lunes 6 de febrero se reanudó el juicio con un testimonio “descafeinado” a cargo de Héctor Javier Villarreal Hernández, ex director del Servicio de Administración Tributaria de Coahuila, que más que incriminar a Genaro García Luna, parecía denunciar a su ex gobernador Humberto Moreira Valdés, a quien señaló de desviar recursos públicos para financiar campañas políticas y la compra de bienes inmuebles. Lo más que dijo sobre el ex jefe policial fue que lo conoció en 2008 porque este intentó vender el programa informático Pegasus, que servía para espiar a adversarios políticos y periodistas.

Villarreal Hernández estaba listo para testificar respecto a los supuestos sobornos por parte de García Luna hacia algunos grupos de la prensa mexicana para no publicar historias de corrupción, pero el juez Brian M. Cogan suprimió su testimonio, por considerar que este “no tiene evidencia probatoria relacionada con el crimen”. El testigo fue procesado en EU por lavado de dinero y conspiración para transportar dinero robado en el exterior, pero desde agosto de 2015 llegó a un acuerdo con los fiscales para entregar 6.5 millones de dólares en cuentas bancarias y propiedades al Condado de Bexar, y quedó en libertad bajo fianza.

Para el martes 7, la presencia ante el estrado de testigos de Édgar Veytia Cambero “El Diablo”, ex fiscal general de Nayarit, le dio otra emoción al juicio, al involucrar en el caso García Luna, los nombres de Felipe Calderón y los ex gobernadores nayaritas Roberto Sandoval Castañeda (2011-2017) y Ney Manuel González Sánchez (2005- 2011), por presuntas líneas de protección al Cártel de Sinaloa de Joaquín “El Chapo” Guzmán, por encima del Cártel de los hermanos Beltrán Leyva, con quienes supuestamente tenía nexos Sandoval.

La captura de “Lupe” Tapia, operador del “Mayo” Zambada …seguir leyendo

“El Diablo” relató varios capítulos en los que la “línea” del sexenio de Calderón era proteger al “Chapo”. Primero, cuando el gobernador era Ney González, y Veytia secretario de Seguridad Estatal, a bordo de una camioneta SUV, su jefe le habría dicho que acababa de regresar de una reunión con García Luna y Calderón Hinojosa, donde le indicaron que “la línea era con ‘Los Chapos’”. La instrucción era que “no debíamos intervenir en los enfrentamientos entre los Beltrán Leyva y la facción de ‘El Chapo’. No debíamos intervenir ni arrestarlos ni molestarlos”.

Luego con Roberto Sandoval como gobernador, y Veytia como fiscal general, el primero le dijo al declarante que Calderón Hinojosa le pidió apoyar al narcotraficante Guzmán Loera. “El Diablo” señaló que Sandoval tuvo conflicto de intereses, pues el ex gobernante tenía compromiso con los Beltrán Leyva, grupo criminal que le ayudó en su campaña desde que fue elegido como presidente municipal de Tepic, y que desde 2008 se hallaba en conflicto con el Cártel de Sinaloa.

Otra ocasión, dice Edgar Veytia, durante una reunión en Ciudad de México, Luis Cárdenas Palomino, titular de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal y subalterno de García Luna, les dijo a él y a Sandoval Castañeda que habían tomado “el lado equivocado” por apoyar a los Beltrán. También Ángel Violante Garza, ex de Seguridad Pública de Tepic con Sandoval como alcalde, le comentó que, durante la Conferencia Nacional de Secretarios de Seguridad Pública, “Genaro García Luna dijo que debíamos proteger, ponernos del lado de ‘El Chapo’”.

Al enterarse de lo que se ventiló en la corte estadounidense, en esa fecha, Felipe Calderón reaccionó a través de su cuenta en la red social Twitter, respondiendo: “Me he reservado opinar sobre el juicio al ing. García Luna hasta que concluya. Por ahora niego categóricamente las absurdas declaraciones que reporta la prensa que hizo hoy el testigo Veytia. Lo que señala sobre mí es una absoluta mentira. Nunca negocié ni pacté con criminales”.

AGENTES GRINGOS

El mismo día que lo hizo Veytia, compareció a rendir su testimonio José Moreno, ex agente del FBI, quien aseveró que elementos de la extinta Policía Federal que encabezaba el imputado Genaro García Luna, boicotearon un operativo para capturar al capo sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera en febrero de 2012, en Cabo San Lucas, en Baja California Sur, en un episodio del que se conoce públicamente que “El Chapo” pudo escapar a bordo de la misma aeronave en la que había arribado.

Al declarar, el ex agente norteamericano aseguró que las autoridades de su país rastrearon al “Chapo” y, debido a la colaboración institucional, su gobierno decidió contactar a la Policía Federal para acordar un operativo de aprehensión del entonces líder del Cártel de Sinaloa. Moreno explicó que pactaron con los representantes de la Policía mexicana y que al operativo para capturar al Guzmán Loera llegarían 64 elementos policiacos; sin embargo, “solamente arribaron 12 a tiempo”.

El miércoles 8 de febrero se presentó a testimoniar Iván Carrera, agente de la DEA que presuntamente supervisó la detención de Genaro García Luna el 4 de diciembre de 2019 en Dallas, Texas. El testigo describió la manera en cómo llevaron al jefe policial mexicano a una oficina para interrogarlo y que no funcionó la grabadora para mantener evidencia de la sesión donde le preguntaron respecto a sus vínculos con Arturo Beltrán Leyva “El Barbas”. Carrera dijo que García Luna supuestamente respondió: “Nunca lo conocí, peleaba contra él”.

Según el agente de la DEA, esa vez también preguntaron a García Luna respecto a Iván Reyes Arzate “La Reina”, ex director de la División Antidrogas de la Policía Federal mexicana, y aseguró no saber nada de él. La fiscal del caso cuestionó a Carrera: “Pero, él siempre estuvo dispuesto a hablar aun sin la presencia de un abogado, ¿no es así?”, y el agente antidrogas respondió: “Así es, señora”.

En la misma fecha compareció George Dietz, agente especial del Departamento de Justicia de Estados Unidos, quien afirmó haber participado activamente de las investigaciones en contra de García Luna, y a quien identificó por medio de fotografías que la fiscal le mostró, entre ellas, una imagen de la residencia particular del ex jefe policial, con domicilio en la ciudad de Cuernavaca, Morelos.

Las fotografías llevadas al juicio fueron obtenidas del equipo de cómputo asegurado al imputado tras su captura en Dallas. Dietz fue describiendo diferentes habitaciones de la casa de García Luna en Cuernavaca. Además, la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York mostró imágenes de otra supuesta residencia de García Luna en Ciudad de México.

La exposición de las fotos generó un debate entre los fiscales y el abogado César de Castro con el juez Brian Cogan. Los fiscales señalaban que era parte de su estrategia para demostrar la actividad delictiva del imputado, mientras que la defensa argumentaba que no había relación con la acusación.

Cogan se dirigió a la defensa encabezada por De Castro al aseverar: “Sólo dejaré que se exhiban fotos que vayan en la línea de lo que puedan comprobar”. Sin embargo, la Fiscalía llevó a testimoniar a Dietz, quien, como parte de la investigación contra el ex funcionario mexicano, tuvo acceso a las imágenes que se mostraron en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, aunque el juez aclaró que “no todas se harán públicas”.

Por su parte, los fiscales advirtieron: “La evidencia consiste en general de: imágenes de propiedades que el acusado adquirió en México durante el periodo en el que estuvo en el gobierno y recibió dinero del cártel de Sinaloa y evidencia de que el acusado tuvo acceso a negocios con efectivo durante el periodo en el que estuvo en el gobierno y recibía dinero del cártel de Sinaloa y evidencia, con propósitos de ubicación, de que la investigación en contra de este acusado en este distrito era razonablemente previsible”.

Entre otras fotos de supuestos bienes de Genaro García, la Fiscalía presentó las de una residencia ubicada en Jiutepec, Morelos; la foto de un automóvil marca Ford, tipo Mustang; una camioneta Land Rover; un vehículo deportivo Mini Cooper; foto de un restaurante presunta propiedad de Linda Cristina Pereyra Gálvez -esposa de García Luna-, con nombre comercial Café Los Cedros; foto de la casa del ex jefe policial en CDMX en la que había una gran pecera, además de una pintura donde aparece representado el ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal.

También, en las fotografías se mostró información de contacto de Ramón Pequeño García, ex coordinador de la División de Inteligencia para la Prevención del Delito de la Policía Federal; y de Facundo Rosas Rosas, ex coordinador de la División de Inteligencia para la Prevención del Delito y ex comisionado general de la Policía Federal (2009-2012). Fueron exhibidas imágenes de un auto Mustang estacionado en la residencia de Miami de García Luna, a donde se mudó tras salir de sus actividades en el gobierno mexicano; así como de su yate y de él mismo conduciendo un Lamborghini; de una lista y los permisos de las armas que poseía el imputado, así como documentos de la importación desde Florida de dos motocicletas marca Harley-Davidson y documentos relacionados con uno de sus negocios, denominado Set Soluciones.

Autor(a)

Luis Carlos Sáinz
Luis Carlos Sáinz
Reportero desde 1989 en W Radio, Promomedios Radio, TV Azteca, Canal Ocho, Grupo ACIR, Ocho Columnas, Associated Press y ZETA; Consejero Editorial en Mural 2010-2011. Autor del libro Rejas Rotas.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas