8.1 C
Tijuana
sábado, enero 28, 2023
Publicidadspot_imgspot_img

Planta de gas no bastará para BCS: CERCA

Jaqueline Valenzuela, directora del Centro de Energía Renovable y Calidad Ambiental (CERCA), explica que no bastará con la compra de las centrales suministradoras y generadoras de electricidad por medio de gas natural, para satisfacer la demanda en Baja California Sur.

Para la experta, el Gobierno Federal debe implementar medidas y proyectos que estén a la par con el desarrollo que reporta la región, si es que se quiere eliminar la incertidumbre para todos los sectores.


Publicidad


Jaqueline Valenzuela, directora de CERCA; Foto: Gilberto Santisteban

En estos momentos, aunque observa un avance, señala que las estrategias de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no van acorde con el crecimiento de la entidad, aun cuando se anunció la compra de la planta de New Fortress Energy como la salvación energética de Sudcalifornia.

“Esa es la parte que estamos analizando ahorita, la suficiencia. Es para nosotros importante porque estaríamos hablando que toda esta capacidad instalada estaría lista para operar en 2025”, dijo.

En 2022, Baja California Sur superó el crecimiento económico que se registró en 2019 y ya hay una recuperación del sector turístico tras la pandemia, con un 13 por ciento arriba, según datos del Gobierno del Estado.


Publicidad

 


Expone que si pensamos en términos cuantitativos que ese 13 por ciento se va a ir multiplicando por año, el desarrollo energético de la entidad debe llevar ese ritmo.

“Es el análisis que ahorita estamos haciendo: crecimiento económico, capacidad instalada e integración de centrales de acuerdo al plan. Yo creo que nos vamos a quedar cortos, es lo que alcanzo a ver con los primeros números. Son tres años para llegar a esta fecha y si se mantiene el ritmo de crecimiento, probablemente nos quedemos cortos. Es la parte que a nosotros nos interesa que se pueda incidir con propuestas”, comentó.

Por ello, asociaciones como CERCA contemplan que es vital que el Gobierno Federal introduzca inmediatamente mayores proyectos de energía renovables a la carpeta de la planificación.

Por ejemplo, en 2022 ya había tres centrales de energías renovables que estaban operando y que vendieron electricidad a la CFE. Sin embargo, subraya que estas plantas ya tenían mínimo unos tres años trabajando en el mercado, no se construyen de un día para otro.

“Hay incertidumbre, porque el 2022 dio muestra de lo que viene para Baja California Sur siendo líder de crecimiento económico, recuperando el turismo que busca cielos abiertos, que es ahora el turismo que más se mueve y de mayor adquisición económica. Creo que Baja California Sur y su consolidación en esta área va a continuar”, reiteró.

La especialista indicó que la CFE debe proponer un portafolio de proyectos que deben empezar implementación para 2023, con el objetivo de que estén listos para operar antes de 2025, por si el dinamismo económico reflejado en el estado rebasa nuevamente la capacidad de generación y demanda de energía.

“Estamos bien pensando que toda la capacidad instalada, que son mil 100 MW (que es bastante crecimiento respecto a lo que teníamos), esté en condiciones de operar porque esto incluye las centrales contaminantes tradicionales que están en La Paz”, recalcó.

Asimismo, subrayó que tampoco hay plan de reconversión para la central de combustión interna de La Paz y Puerto San Carlos, las cuales seguirán funcionando a través de combustóleo.

En este punto se reforzará la agenda de las asociaciones, para exigir un compromiso para cambio de combustible, y con ello dejar el uso del combustóleo y saber qué proyectos habrá en el portafolio de la CFE, para que la incertidumbre energética no alcance de nuevo a Baja California Sur.

LA INVERSIÓN DE LA CFE

Fue durante la última visita del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a Baja California Sur cuando dio a conocer que la CFE invirtió 180 millones de dólares para comparar la planta de New Fortress Energy, ubicada en puerto Pichilingue, municipio de La Paz.

Se trata de una central de turbogas gestionada durante la administración del exgobernador, Carlos Mendoza Davis (2015-2021), que inició operaciones en julio de 2021.

El mandatario prometió que la planta se convertirá en la respuesta a los problemas energéticos de la entidad, que desde hace cuatro años ha reportado apagones importantes en los principales destinos turísticos, como La Paz, San José del Cabo y Cabo San Lucas.

El Presidente de la República promete que la adquisición de la planta de gas resolverá los problemas y que garantizarán suficiencia energética para los próximos ochos años, la cual aportará 135 MW a la red del estado.

Por su parte, director general de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, señaló en un comunicado que hay posibilidad de hacer crecer esta planta, ya que cuenta con espacio para construir otra central generadora.

LA ESTRATEGIA ENERGÉTICA  

En 2019 iniciaron los problemas para Baja California Sur, en un verano donde las fallas en el sistema energético no discriminaron y dejaron sin servicio a cientos de colonias en todos los municipios. Todos los sectores reportaron pérdidas y afectaciones severas.

Aunque los hoteles de Los Cabos cuentan con plantas de electricidad, esta problemática no pasó desapercibida para los empresarios, que observan como la oferta empresarial para turistas en su totalidad quedaba rebasada.

Los días del verano sobrepasaron 40 grados centígrados en ese año; el aire acondicionado se convierte una necesidad en ese contexto tanto para las empresas como para los hogares.

Las casas, negocios e instituciones se quedaban sin energía por horas, con apagones programados por las autoridades, debido a que el consumo de electricidad era mayor a la capacidad de generación de la CFE.

La problemática ya se había reportado en años anteriores, asociaciones como CERCA señalaban desde antes la complejidad e inflexibilidad del sistema de energía de la entidad que llevaría a los principales destinos a sufrir la falla en el servicio.

Los motores de las turbinas de las centrales de energía, que se encuentran casi en su totalidad en La Paz, trabajan a sobrecarga, por su inflexibilidad, el sistema siempre tiene que estar prendido y funcionado a tope.

Remontando a este año, la directora de CERCA recordó que con el gran número de apagones que hubo en el estado en un periodo de julio a septiembre, se registraron más de 250 mil afectados.

Por ese fenómeno es que el Gobierno Federal volteó a ver a Baja California Sur y presentó un plan en diversas etapas, que se ha llevado a adelante, pero no de manera ejecutiva y exacta.

Para mitigar los apagones, de inmediato se trasladaron unas unidades móviles que se tenían en el Estado de México, las cuales llegaron a finales del 2019 para poder reforzar la generación de electricidad.

“Posteriormente, como parte del plan, era la adquisición de 4 turbinas aeroderivadas, que sí se cumplió; incluso llegaron 6. Digamos que ahí el paso 2 se cumplió para reforzar la capacidad instalada”, agregó.

El tercer punto era reconvertir la central de Punta Prieta a una de ciclo combinado, planta que ya entregó su vida útil y que fue construida en 1980. La reflexión de la CFE es aumentar la capacidad al doble, que funcionará con gas para el 2022.

“Ya cerramos 2022 y eso no pasó; podemos decir que hay un retraso en ese plan específico porque fue solo hasta este 2022 que la central se adjudicó a un particular. Sí se va a hacer, pero se va a iniciar en 2023 (si bien nos va). Está lejísimos de operar en 2023”, manifestó.

Esto abrió la puerta para el escenario actual: adquirir dos centrales privadas con las que la CFE ya tenía un contrato, firmado bajo el contexto de los apagones con New Fortress Energy, y en este año se asoció para comparar la central suministradora y generadora de gas.

“Si hacemos cuentas, el hecho de que Punta Prieta no haya sido reconvertida a ciclo combinado se compensa -voy a decirlo entrecomillas- con una generación que ya estábamos esperando que entrara. Ahora será con New Fortress”, expuso.

El plan también consideró una nueva chimenea para la Central de Combustión Interna CCIVI; la última información que recibió la asociación indica que este proyecto ya fue descartado.

“Lo que tenemos que ver con la capacidad instalada actual, que creció en estos tres años alrededor del 30 por ciento; tenemos mil 100 MW instalados de capacidad. Este crecimiento es muy buen crecimiento, pero contempla porcentaje renovable solamente el 13 por ciento, que son las centrales que empezaron a operar en este periodo”, señaló.

La especialista no dejó a un lado el hecho de que tres centrales de energía renovable, como Eólica Coromuel y Aura Solar, fueron los factores que incrementaron la capacidad generadora del sistema en la entidad, en un mercado eléctrico mayorista donde la CFE es el único comprador.

- Publicidad -spot_img

Autor(a)

Gilberto Santiesteban
Reportero sudcaliforniano, egresado de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS). Me dedico sobre todo a dar voz y cobertura a las causas ciudadanas en mi estado. Ante todo creo en la libertad de expresión y la libertad de prensa, incluyendo las responsabilidades y retribuciones que estas conllevan.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas