19.6 C
Tijuana
martes, octubre 4, 2022
Publicidadspot_imgspot_imgspot_img

BCS sin reserva de agua

El abasto de líquido vital ya escasea en los cinco municipios. La Paz es el de mayor crisis, y aun así, desperdicia el 47% del recurso que extrae

En Baja California Sur el agua es lo que más hace falta y lo que menos se tiene. De acuerdo a la última evaluación al volumen de almacenamiento de todas las presas en su conjunto en los cinco municipios por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la entidad sólo tiene en reserva 26.31%.

“Estamos dependiendo únicamente del agua que está actualmente en nuestro acuífero, depende de la zona de recarga, no es que el agua que llovió la semana pasada ya llegó y está en el acuífero”, reconoció Lucía Frausto Guerrero, directora de Observatorio Ciudadano Cómo Vamos La Paz.

Las reservas de agua dulce que alimentan los acuíferos están en lo más bajo de su historia.

El municipio de La Paz cuenta con almacenamiento de sus presas de la Buena Mujer y Santa Inés a poco más del 17% de capacidad, siendo el de menor disponibilidad actualmente.

En Los Cabos, sus presas están al 28.5%, sólo San Lázaro se recuperó en más del 84% y La Palma al 7.32%. En Comondú, La Higuerilla y El Higuail están al 34.96% de capacidad.

“Aquí limpian los arroyos para que se vaya el agua de lluvia más rápido al mar, entonces, pues eso es agua de tormenta que se vuelve, además de más peligrosa de esa manera, el agua de mejor calidad que pudiéramos tener para utilizarla, y menos costosa. Estamos impidiendo que este agua dulce sea utilizada, la mandamos al mar a que se sale y luego queremos desalarla de regreso, más caro”, lamentó Frausto Guerrero.

Desde que Víctor Castro Cosío estaba al frente del Ayuntamiento de La Paz y su antecesor Víctor Guluarte detectó un mal manejo de recursos públicos, la Conagua vetó al Organismo Operador Municipal del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (OOMSAPAS), generando el no ejercicio de 400 millones de pesos en inversión en infraestructura, es decir, de la red de distribución u obras de recarga de agua que favorecieran al acuífero paceño y dotaran de un mejor servicio.

El Ayuntamiento de La Paz desperdicia el 47 por ciento del agua que inyecta a la red por la falta de inversión en infraestructura

“Se necesita empezar a invertir ya en esa infraestructura de recarga y  en la cultura de eficiencia en el uso de agua, somos uno de los estados que más consume per cápita, no tenemos una conciencia ni una cultura de dónde estamos parados y tampoco se nos cobra el agua; no la estamos cuidando ni se está midiendo cuánta llega a cada domicilio”, planteó la directora del Observatorio Ciudadano Cómo Vamos La Paz.

 

LA PAZ DESPERDICIA 47% DEL RECURSO NATURAL

El Frente Ciudadano en Defensa del Agua y la Vida se manifestó en la explanada del Palacio de Gobierno para exigir al mandatario Víctor Castro y a la alcaldesa de La Paz, Milena Quiroga Romero, cumplir con los compromisos de campaña para resarcir los problemas de agua de la ciudad.

En voz del Frente, Óscar de Anda Trasviña denunció que la Capital del Estado desperdicia más de 27 millones y medio de litros de agua al día en la distribución a través de la red de agua potable, lo cual representa el 47% de lo que se extrae a diario del acuífero.

“La Paz extrae de 800 a 900 litros por segundo del acuífero, mientras que la pérdida en la red de tuberías que la distribuyen por toda la ciudad se estima hasta un 47%. Cada día en La Paz se extraen del acuífero 609 millones 120 mil litros, pero sólo se distribuyen 41 millones 472 mil litros, porque en la red se pierden 27 millones 648 mil litros por día. Esta pérdida equivale a 2 mil 764 pipas de 10 mil litros”, lanzó De Anda Trasviña.

Mientras el Ayuntamiento de La Paz crucificó a alrededor de 100 piperos que distribuyen el agua de manera particular, el Frente Ciudadano asegura que la autoridad municipal desperdicia más de 2 mil 700 pipas al día en fugas de agua potable, de manera que, si se trabajara en mejorar la distribución a través de la red,  el agua que se desperdicia en fugas alcanzaría para brindar el servicio a más de 138 mil 200 personas adicionales.

“Estableciendo que en promedio una persona consume 200 litros diarios, ¿cuántas personas podrían tener agua? Si no se perdiera este 40% de la red de distribución en La Paz, la impactante respuesta es que 138 mil 240 personas podrían tener más acceso al agua”, apuntó De Anda Trasviña.

El llamado es también al gobernador, a cumplir sus compromisos de campaña: la reconstrucción de la pared de la Laguna ubicada en la parte baja de la Reserva de la Biosfera Sierra de la Laguna.

Adicionalmente, exigen que publique en el Boletín Oficial del Estado las reformas al Artículo 56 de Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente que se hicieron en 2019 y sólo falta su publicación oficial.

“Este Frente propuso la reforma al Artículo 56 y la adición del 56 bis a la Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente del Estado, que establece que grandes consumidores de agua, como hoteles, plazas comerciales, desarrollos y similares, tendrán la obligación de efectuar el tratamiento de sus aguas residuales para reciclarlas y darles uso en áreas verdes o en inodoros”, afirmó Arturo Rubio Ruiz, representante legal del Frente.

 

SIN OBRAS DE FILTRACIÓN

En 2011, el Ayuntamiento de La Paz, a través del entonces director del OOMSAPAS, Germán Ruiz Padilla, dio a conocer la denuncia LPZ/96 SPB/2011 “en contra de quien o quienes resulten responsables, por la aplicación de recursos destinados a fines distintos a los autorizados por el Programa de Devolución de Derechos (PRODDER) en los ejercicios 2003-2007”.

Toda el agua de lluvia es encaminada a alta velocidad hasta el mar, es mínima la que se aprovecha

Las observaciones hechas por la Secretaría de la Función Pública al PRODDER, fueron  mediante expediente BCS/PRODDER/09:

“1. Detectando un monto irregular de $3,206,192.77 (tres millones 206 mil ciento noventa y dos pesos y 77 centavos).

“2. Monto irregular de $20,906,716 (veinte millones, novecientos seis mil setecientos dieciséis pesos)”.

Lo observado generó que la Conagua cerrara la puerta al Ayuntamiento de La Paz para acceder a recursos federales para inversión en infraestructura.

“Cuando tenemos lluvias torrenciales como las de la semana pasada, necesitamos empezar a invertir, esto es diez años atrás, 30 incluso atrás, se tiene este conocimiento y esta sabiduría local, estas investigaciones locales, que hay que empezar a retener la velocidad del agua sierra arriba,  evitar la erosión y que empiece desde ahí a infiltrarse poco a poco, regresar al acuífero. Depende en qué zona, puede tardar cinco, nueve o hasta 15 años en llegar a nuestro acuífero”, comentó Lucía Frausto.

Hasta la administración federal de Enrique Peña Nieto, tanto la extinta Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol)  como la Comisión Nacional Forestal (Conafor), implementaron un programa para construir represas en las zonas de rancherías y serranías.

La función principal era contener un poco el agua de lluvia para el ganado e infiltrar el recurso líquido “aguas arriba” para así favorecer al mantenimiento del acuífero, pero el gobierno de Andrés Manuel López Obrador desapareció dicho programa.

“Se estuvieron haciendo pequeños gaviones, represos, incluso con material natural de ahí, con ramas, hojas secas, y ves la gran diferencia que existe en ese terreno. En lugar de que cuando llueve ves cómo se deslavan los cerros y reduce la cantidad de tierra que puedas tener, se hacen unos zanjones. Donde se han hecho estas obras de retención, recuperas la tierra,  llueve y en lugar de ver más profundos esos zanjones, se van llenando y en dos tres avenidas ves cómo se recuperó la tierra, cómo se va infiltrando el agua”, externó la representante de Cómo Vamos La Paz.

 

ACUÍFERO SOBREEXPLOTADO EN FÍSICO Y EN PAPEL

El agua en papel se sigue entregando a concesionarios a través de la Conagua, supuestamente salió a relucir una nueva concesión para la extracción mediante un pozo en la comunidad El Carrizal en La Paz. Presuntamente la concesión estaría a nombre de María Elena Hernández Lezama, esposa del ex gobernador Marcos Covarrubias Villaseñor.

A través de documentación filtrada en redes sociales, se establece el permiso para extraer 150 mil metros cúbicos de agua al año por los próximos cinco años para la beneficiaria, entregada el 11 de febrero de 2022.

“En nuestros acuíferos los estamos sobreexplotando, hay una gran diferencia en los números de las concesiones que se otorgan y la existencia de agua, del recurso que hay en el acuífero; hay una diferencia en papel, y si te vas a la existencia de ese agua que no está en papel, sino qué es lo que existe, es mucho mayor porque no se monitorean en realidad los millares de agua de los que se hablan en las concesiones, no se monitorea en realidad cuánto se extraen”, afirmó Lucía Frausto.

Tanto OOMSAPAS como Conagua no cuentan con la tecnología ni la capacidad para administrar un recurso tan importante, entregan el líquido a la buena voluntad de las grandes empresas, sobreexplotado del recurso para que lo administren.

“Se solicitan estas concesiones de millares de agua, los Organismos Operadores de Agua dentro de los cinco municipios tienen concesiones para dotar el servicio público de agua doméstico, industrial, comercial; pero también existen y esos están sobreexplotados y no alcanza para la distribución de la población y del servicio comercial. Existen muchísimos otros pozos, muchísimas otras concesiones: de uso agrícola, industrial. Quién supervisa esto, cuánta agua efectivamente está extrayendo. En los mismos Organismos Operadores de Agua no tienen completos sus macromedidores para saber de una manera oficial, precisa, exacta, lo que tienen concesionado y están extrayendo”, observó la activista.

Los funcionarios públicos tanto de La Paz como de la Conagua, incluso del Gobierno Estatal son de oficina, pues afirman que la Capital cuenta con recurso suficiente para satisfacer nuevos requerimientos de industrias y empresas agrícolas, pero lo entregan sin conocer físicamente el acuífero.

“No hay una exigencia  hacia las concesiones que se dan, hay un déficit en papel, pero lo que estamos sobreexplotando es mucho más de lo que nos imaginamos, y es un dato que no tenemos; lo que sí tenemos es una realidad en los pozos, entonces, esa realidad nos dice que el agua que tenemos ahorita, ya no nos alcanza para dotar a toda la población que tenemos con el derecho al agua suficiente para todos los días, de uso habitual”, remató Lucía Frausto Guerrero.

 

AYUNTAMIENTO COMPROMETIÓ EL AGUA

Para que los ciudadanos entiendan el grave problema, durante la administración municipal de La Paz en 2011, los funcionarios públicos vendieron más de dos mil conexiones de agua potable para inmobiliarias, para que al construir conjuntos habitacionales, pudieran hacerlo con conexión a la red y recibir el servicio.

Pero como bien plantea el Observatorio Ciudadano Cómo Vamos La Paz, el agua de 2011 no es la misma en 2022, es menos y no alcanza para atender la demanda de nuevas conexiones, ya que se la quitan a otras familias.

En La Paz sus presas de la Buena Mujer y Santa Inés están a poco más del 17% de capacidad

“Dar una nueva concesión, una nueva conexión de agua para uso doméstico, para un nuevo desarrollo que va a utilizar agua para 200 casas, es agua que en el acuífero ya no existe, entonces hay que quitársela a la población que está recibiendo esta agua. En administraciones anteriores se podía comprar agua para uso futuro, conexiones; en 2011 se vendieron hasta dos mil conexiones de agua en papel, y las están haciendo, las están exigiendo en este momento. El agua ya no está,  se vendieron esas conexiones y,  los desarrolladores que compraron entonces, exigen que se les dé su agua en este momento”, detalló la responsable del Observatorio.

Por décadas se ha dejado de invertir en obras de retención de agua potable. Ahora se buscan alternativas como la desalación, que es dañina para el ambiente.

“Se comprometió un recurso, no se ha invertido una infraestructura, si hace once o quince años estuviéramos infiltrando toda el agua de lluvia a nuestro acuífero, no sólo estaríamos pudiendo dotar de agua a los habitantes actuales, a los desarrollos, a los comercios actuales, sino planear un desarrollo, un crecimiento, pero no se invierte en infraestructura para tener mayor captación de agua y estar infiltrando para tener a nivel nuestro acuífero, no se invierte; se deben las conexiones, se hacen obras, pero los particulares a través de cisternas”, añadió Lucía Frausto.

Los problemas que se generaron al desviar 24 millones de pesos de 2003 a 2007 desde Conagua al Ayuntamiento de La Paz, dieron como resultado la falta de inversión en obras hidráulicas. A la fecha cualquiera puede solicitar una conexión de agua potable o una concesión sin problema, ya que ni las autoridades tienen estudios concretos del estado de la cuenca hidrológica, “de las normas con las que se gestiona y administra el agua desde los Organismos Operadores y la Conagua, qué estudios se hacen para otorgar una concesión de agua; son los estudios para dictaminar, dar una conexión nueva de agua desde el Organismo Operador. No hay una claridad en estos criterios que toma el Organismo Operador de Agua para dar una nueva conexión”, finalizó la directora de Cómo Vamos La Paz.

Autor(a)

Antonio Cervantes
Antonio Cervantes Antonio Cervantes Antonio T 42 antonio@zetatijuana.com
- Advertisement -spot_img

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

Destacadas