Los ejecutan en Tecate, los “tiran” en otros municipios

Edgar Omar Hernández Buenrostro / Samuel Hernández Buenrostro / Gabriel Madrigal Ortiz
Edición Impresa lunes, 1 agosto, 2022 12:00 PM

Pacto criminal en el Pueblo Mágico para “bajar” estadísticas de homicidios dolosos: entre cárteles y con autoridades de gobierno, para no dejarlos mal parados

“Dentro del pacto que se ha hechos entre los que trabajamos en esto, es que los cuerpos de los ejecutados no aparezcan en territorio de Tecate, porque pues eso deja muy mal parado al Gobierno y, si ellos quedan bien, a nosotros nos dejan más tranquilos”, así es como un integrante de un cártel delictivo que impera en el Pueblo Mágico bajacaliforniano, explicó a investigadores, que algunos cuerpos estén apareciendo en los límites de Tijuana, Ensenada y Mexicali durante los últimos meses. La  instrucción es, dijo, ayudar a mantener las cifras bajas.

En lo que va de 2022, aproximadamente una decena de cuerpos han sido localizados en los límites de Tecate con municipios colindantes. El 6 de marzo se dieron a notar los primeros cadáveres en un mismo modus operandi, en el Ejido Carmen Serdán de la zona rural de Tecate, justo en los límites con el territorio ensenadense. Los cuerpos de dos hombres sin vida fueron localizados a las 08:00 horas, maniatados, con visibles huellas de violencia y con una navaja clavada en uno de los cuerpos que sostenía una cartulina en la que se leía: “Esto les va pasar a todo el que ande robando en Tecate y sigues tu gabo atte el 300 del CDS”.

Horas después, se localizó un cuerpo más en la delegación Cerro Azul, semidesnudo, también con huellas de violencia. Se le atribuyó al Cártel de Sinaloa (CDS), particularmente al  identificado como “El 300”. Eran residentes de la Nueva Colonia Hindú.

Después, en otro de los mensajes escritos en cartulina y también clavado con un arma punzocortante en el pecho de un masculino sin vida en las inmediaciones de

la delegación El Hongo, se inscribió: “Empezó la limpia ratas esto les va pasar a todos los que anden robando”, cartel también firmado por Sinaloa.

Hace apenas unas semanas, los cuerpos de tres hombres fueron localizados en un camino vecinal que colinda con Vallecitos. Todos, torturados y ejecutados, uno de ellos relacionado con el domicilio que fue baleado en Testerazo, sobre la carretera Tecate-Ensenada, donde se dejó un mensaje firmado con las siglas del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Luego de quemar una vivienda en Valle de las Palmas, días después fue torturada y ejecutada Dámaris Moreno Pérez al interior de su domicilio. Tenía heridas de arma blanca en el rostro, así como por arma de fuego. En una de las paredes, la firma CJNG, quienes por lo visto han dejado claro no estar interesados en mantener la tregua, pues son provenientes de San Pedro.

Por ello, en los últimos días el CDS ha sido señalado de dejar entrever el avance en territorio tecatense, particularmente en Cerro Azul, bajo el liderato del “300”, a quien se relacionó cercanamente con el ex cabecilla Dany Ortiz Covarrubias alias “El Moreno”, ejecutado en enero de 2022.

Tras la muerte de Ortiz, “El 300” tomó las riendas de una parte del territorio y de la gente que integraba los puntos tácticos. El mismo que firmó las cartulinas anteriores mencionadas en las ejecuciones y quien durante los fines de semana “recorre las inmediaciones de la zona en Tanamá, Cerro Azul, Nueva Colonia Hindú y Cañón Manteca para amedrentar a quienes consideran están pasándose de listos”, se informó a ZETA.

“A ellos les solicitan identificarse, los revisan y muestran sus armas, y se les deja claro que no anden haciendo relajo o haciendo arrancones porque el terreno está controlado, porque sienten que se les meten los contras”, agregó la fuente.

Por el lado de La Rumorosa, los levantados han aparecido en territorio de Mexicali, como ocurrió el 22 de julio al costado de un canal, a la altura de la colonia La Rosita -a unos metros de la empresa SuKarne-, donde tres hombres privados de la libertad fueron localizados sin vida, maniatados con cinta adhesiva, amontonados, con huellas de violencia, semidesnudos y con una bolsa negra sobre sus cabezas. Todos residentes de Tecate. A dos se les identificó como hermanos, Samuel y Edgar Omar Hernández Buenrostro.

Samuel tenía antecedentes ante las autoridades por el delito de lesiones, robo con violencia, incumplimiento de obligaciones de asistencia familiar y violencia familiar. Edgar Omar, por robo de vehículo y robo simple en dos ocasiones.

El otro masculino era Gabriel Madrigal Ortiz, con antecedentes por el delito de

uso de documentos falsos, uso de vehículo de motor con placas robadas, manejo en estado de ebriedad, robo a lugar cerrado, lesiones culposas, daño en propiedad ajena culposa, robo con violencia y portación de arma prohibida. Fue uno de los principales operadores del “Moreno”, al cruzar estupefacientes a Estados Unidos en vehículos por las garitas, o por la región serrana. Cercano además a “El Tacubayo”, quien opera en colonias como Colosio y La Coyotera en Tecate.

De acuerdo a la investigación, todos ellos se alinearon, ya que “a principios de año se tuvo acercamiento entre los meros meros y un contacto con el gobierno de aquí (Tecate), se llegó al acuerdo de que ya no anduviera la gente matando aquí porque se nos calentaba el terreno, las cosas se enfriaron y cada quien se quedó con su terreno; de repente los de Tijuana quieren entrar, pero ya estamos acomodados”.

Comentarios

Tipo de Cambio