Inflación histórica en BC: 9.13%

Fotos: Jorge Dueñes
Edición Impresa lunes, 15 agosto, 2022 12:00 PM

Con la inflación más alta en los últimos

20 años, motivada por el alza de

alimentos, combustibles y vivienda, ante

el regreso a clases, Canaco-Servytur de

Tijuana pide a familias comprar lo más

esencial y no sacrificar comida para su

hogar por adquirir útiles escolares.

Maestros deben que ser flexibles con

familias de bajos recursos

El inicio del ciclo lectivo 2022-2023, en el que regresarán alrededor de 900 mil alumnos de educación básica, media superior y superior a las aulas en Baja California, significa un golpe a la economía de las familias, de por sí ya afectadas por la alta inflación registrada en la entidad.

Sufragar cuotas, inscripciones, uniformes, útiles escolares y libros, representa un gasto que va desde los mil 500 hasta los 15 mil pesos por cada menor de edad, dependiendo el nivel educativo y si la escuela es pública o privada. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) estimó que el gasto promedio será de entre 4 mil y 5 mil pesos por alumno.

Rubén, padre de una menor que cursará el tercer grado de preescolar en la escuela pública “Paseos del Pacífico”, calculó que gastará al menos mil 500 pesos, de los cuales 400 serán para la cuota voluntaria y el resto para útiles escolares.

“El uniforme es opcional por lo pronto. Nos dijeron que no hay necesidad de que lo lleve, que se puede comprar en el transcurso del ciclo escolar”, expuso.

En contraste, Claudia Domínguez, ama de casa con dos hijos en edad preescolar en una escuela privada, desembolsará alrededor de 15 mil pesos por cada uno. “De útiles escolares fueron 2 mil pesos por cada niño, de uniformes 3 mil 500; de inscripción, 4 mil pesos, más la primera mensualidad de 3 mil 300 por cada uno. Más mochilas, loncheras y libros”, comentó.

Mirna, madre de una joven de 18 años que estudia en CBTIS, estimó que invertirá casi 3 mil pesos en el uniforme de su hija: “El semestre pasado los dejaron entrar nada más con una sudadera básica y pantalón de mezclilla, pero ya están exigiendo el uniforme”.

Además, debe pagar mil 600 pesos de cuota semestral, a la que se sumarán cuadernos y libros.

Para Mirna, el desembolso de este ciclo escolar es “más pesado” porque ya tienen que ir a clases presenciales, agregando el gasto del lonche al que le destinan al menos 100 pesos a la semana, así como 100 pesos de transporte público, pues “aunque sea tarifa estudiantil, no todos los camiones hacen el descuento”.

Compartió que en su hogar implementan el reúso de útiles escolares como una forma de ahorro. “Le digo a mi hija, ‘si está bueno, úsalo, a lo mejor a medio semestre, cuando pueda comprarlo, lo hago’, porque todo está carísimo. El pegamento más barato te sale en 20 pesos”, ejemplificó la madre de familia.

En algunos establecimientos las libretas universitarias se venden hasta en 150 pesos, el juego de geometría hasta en 120 pesos, plumones en 59 pesos, paleta de plástico para mezclar colores 15 pesos, mandil 80 pesos, lápices blandos (H) y duros (B), 5 pesos cada uno.

Julián Palombo Saucedo, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) Tijuana, indicó que se ha registrado un alza anual de entre 10 y 15% en el costo de los útiles escolares, uniformes y mochilas, principalmente en aquellos productos que requieren de materia prima de importación y que por esa razón registran una oferta limitada, al haber escasez.

Refirió datos de la Asociación de Libreros y Papelerías de esta ciudad, que indican que hasta el 9 de agosto, las ventas en establecimientos relacionados con el regreso a clases han repuntado entre 20 y 25%. “Tenemos la expectativa que en los siguientes días, antes del regreso a las escuelas, se dispare el consumo de esos productos con todo y que conlleva el sacrificio que tienen que hacer las familias”, estimó Palombo.

Llamó a los comerciantes a sacrificar márgenes de utilidad de acuerdo con sus posibilidades y no afectar la economía, para propiciar que los tijuanenses compren en la ciudad. Pidió a los maestros ser flexibles, sobre todo con hijos de padres que no cuentan con recursos económicos, y a las familias a que “compren lo más esencial o lo más prioritario; que no sacrifiquen llevar comida a la casa por adquirir útiles escolares”.

Por su parte, Guillermo Díaz Orozco, presidente de la Asociación de Comerciantes de la Zona Centro, anotó que el precio del calzado escolar va de 200 a mil pesos.

Las zapaterías han visto un incremento inferior al 5% en sus ventas, ya que los padres de familia “no pueden pagar todo de un golpe, van desembolsando conforme lo más urgente, inscripción, luego los útiles, la compra de uniformes, y al último dejan los zapatos”, observó.

Roberto Valero Berrospe, presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California, consideró que el nivel de gastos por el regreso a clases que enfrentan las familias, se puede equiparar al de la cuesta de enero, por la alta inflación que se registra en México, particularmente en la entidad.

En julio de 2022, Tijuana registró una inflación de 9.61%, la más alta en 22 años. Fue la séptima ciudad con mayor incremento a nivel nacional. Mexicali tuvo una variación de 8.59% y, con ello, la inflación a nivel estatal se ubicó en 9.13% a tasa anual, la mayor en dos décadas.

Datos del Banco de México (Banxico) indican que “llevamos once meses con pérdida de poder adquisitivo en los salarios contractuales, que son los más importantes, y este año tuvimos las tres caídas reales más altas de los últimos 27 años”.

Cuando inició la actual administración de Andrés Manuel López Obrador se comenzó a recuperar el ingreso de las familias con el aumento de los salarios mínimos, pero la inflación causada por la pandemia de COVID-19 ha hecho que “otra vez tengamos el 80% de rezago en el poder adquisitivo de los ingresos de los hogares”, aseveró.

 

ALIMENTOS SUBEN 15.23%

En julio, la inflación de alimentos tuvo un incremento anual de 15.23% en BC, apuntó Roberto Valero, para quien el Gobierno de México tiene herramientas “muy limitadas” para controlar la inflación, al ser una situación que tiene que ver con el entorno internacional.

Esta semana, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) dio a conocer que el costo de los alimentos aumentó cerca de 20% respecto hace un año, como consecuencia del cambio climático.

“Europa trae un problema tremendo, porque se les quemaron las cosechas, y eso afectó los mercados porque tienen una participación importante”, refirió.

En un recorrido por diferentes establecimientos de tres cadenas en Tijuana (Soriana, Calimax y El Florido), ZETA registró que la cartera de huevo con 30 piezas, pasó de un precio promedio 65.43 pesos en enero de 2022, a 88.77 pesos al 8 de agosto. Esto es, 23.34 pesos más.

Mientras que el galón de leche aumentó 1.33 pesos durante los últimos ocho meses, al pasar de 73.93 a 84.53 pesos. En los vegetales, el costo del kilogramo de papa blanca y Russet incrementó 20.4% y 47.7%, respectivamente. El tomate Saladette subió 16% y el aguacate 26.52%

El aceite de soya subió 19.9%, pues en enero el precio promedio era de 45.45 pesos por litro y actualmente un envase de 850 mililitros asciende a 54.53 pesos. En algunos establecimientos, el precio del litro de aceite de canola alcanzó un precio máximo de 75 pesos.

Por otro lado, algunas tiendas de la ciudad registran un alza de hasta 2 pesos en el precio del kilogramo de tortilla, comercializándolo hasta en 25 pesos.

ALZA EN ELECTRICIDAD Y GASOLINAS

En Baja California, la inflación de la gasolina Premium llegó a 10.22% a tasa anual en julio, mientras que la de la regular fue de 8.8%, expuso el analista económico, quien consideró que los estímulos fiscales otorgados por la Federación han contribuido a que el costo de los combustibles crezca más lentamente que si no se hubieran aplicado la medida.

No obstante, el costo de las gasolinas en BC afecta en gran medida a la población, ya que un gran porcentaje de familias cuenta con al menos un vehículo por el deficiente transporte público.

En un recorrido de ZETA se observó que en muy pocas estaciones de la ciudad el precio del litro de la gasolina regular se ubica en 19.99 pesos, ya que la mayoría de negocios la comercializa en un rango de 20.60 hasta 21.99 pesos. En el caso de la gasolina Premium, el costo va desde21.59 hasta 24.89 pesos.

En entrevista, Valero observó que el costo de la energía eléctrica tuvo un incremento anual de 11.5% en la región, en tanto, un ama de casa compartió: “Hace dos meses pagué un recibo de 800 pesos, pero ahora me llegó de mil 200 pesos”.

 

AUMENTA 14% COSTO DE VIVIENDA EN BC

El costo de la vivienda en la región incrementó alrededor del 14% respecto al año pasado. La tendencia al alza no es nueva, data de hace un año y se debe al encarecimiento de suministros para la construcción provocado por los estragos de la pandemia de COVID-19. “Lo que está afectando también es que las cadenas de producción no se han podido restablecer”, apuntó Roberto Valero.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reportan que en julio, el precio de la varilla aumentó 19.51%, los tubos de plástico 17.45% y el cemento 17.22%, entre otros insumos usados en la construcción.

Fermín Kim King, presidente de la Asociación de Profesionales Inmobiliarios de Tijuana (APIT), estimó que el precio de las rentas en la ciudad se ha encarecido 20%, sobre todo en áreas cercanas a las garitas: “Otay Constituyentes, Otay Altabrisa, Colonia Libertad, Centro y Zona Río”.

En la colonia Libertad, la renta de un departamento de dos recámaras cuesta alrededor de 900 dólares al mes, mientras que en Otay, los precios oscilan entre 900 y mil 200 dólares. “Hemos visto también un incremento muy fuerte en la zona de Santa Fe. Hace dos años encontrabas casas de 6 mil pesos, ahorita las rentas van de 10 mil a 12 mil pesos”, dijo Kim.

Este fenómeno es causado porque personas de Estados Unidos han llegado a vivir a Tijuana ante la escasez de vivienda que enfrenta el Suroeste de California, “donde ciudades como Chula Vista, San Diego, San Ysidro, registran precios de renta de un departamento de una recámara del orden de mil 500 hasta 2 mil 500 dólares al mes”.

El encarecimiento de las rentas en Tijuana hace que la población local tenga que buscar rentas afuera de la mancha urbana de la ciudad, más hacia el Este, “donde puedes encontrar rentas de 3 mil pesos”.

Mientras en California haya escasez de vivienda, dijo, “alguna gente optará por venir a vivir a Tijuana a pesar de las líneas y todo el congestionamiento vial”.

En el segundo trimestre de 2022, Tijuana se ubicaba como la séptima ciudad en el país con el mayor incremento en el costo de la vivienda, según la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF).

Comentarios

Tipo de Cambio