“Ma, yo no intenté quitarme la vida”: Michell Coronado

Al centro, Rodolfo Epifanio Adame Alba, jefe del departamento Jurídico del Ayuntamiento de Tijuana
Edición Impresa lunes, 11 julio, 2022 12:00 PM

“Ella me llamaba, me decía todas las cosas que le hacía ese señor -Rodolfo Epifanio Adame Alba, jurídico de Tijuana- y yo le rogaba: aquí tienes tu casa, qué necesidad de estar ahí. Ella respondía que tenía miedo, que no quería perder su trabajo”, aseguró la madre de la joven. El funcionario rechaza dar su versión 

Michell, de 21 años de edad, falleció el jueves 30 de junio en el Hospital Guzmán de Tijuana. La causa de muerte, de acuerdo con el Servicio Médico Forense (Semefo), fue “edema agudo pulmonar y anoxemia por bronco aspiración”. Hubo una inflamación de los pulmones que dejaron de producir oxígeno, y luego un paro respiratorio.

La joven era pareja sentimental del jurídico del Ayuntamiento de Tijuana, Rodolfo Epifanio Adame Alba, de 60 años de edad, actualmente  investigado por la Fiscalía General del Estado por una denuncia de abuso sexual y otra por lesiones contra otra joven. Él y Michell vivían juntos desde el año pasado, en casa de Rodolfo.

Al entrar la nueva administración municipal de la morenista Montserrat Caballero Ramírez, a la joven de entonces 20 años le dieron el cargo de administradora en el Tribunal Unitario Contencioso Administrativo, como personal de confianza.

Su sueldo -de acuerdo con el portal de Transparencia- era de 12 mil pesos, que restándole los impuestos, el neto era de 10 mil, según consta en los recibos de nómina a los que ZETA tuvo acceso.

Michell era estudiante de la carrera de Derecho, con promedio de 95.8, de acuerdo con su boleta de calificaciones que ella envió a su madre el 27 de junio, días antes de su fallecimiento. El 28 de junio, ella recibió la buena noticia de que en el Consulado de Estados Unidos en Tijuana le aprobaron su visa. Le escribió a su madre y le dijo estar muy feliz.

El 29 junio, la chica fue internada por presunta sobredosis en Clínica Nueva Tijuana Grijalva, SA de CV, a cargo de la doctora Ana Rosa Palos Rosas -amiga de Adame Alba-, con dirección en Avenida José López Portillo número 317 en Otay Mesa.

De acuerdo a los primeros reportes, el día de su deceso, Michell había hablado con una de sus compañeras de trabajo para ponerse de acuerdo y verse más tarde en un café; la ropa que vestía entonces, era la que utilizaba para ir a laborar al Ayuntamiento de Tijuana, incluso portaba su identificador, según detalló la madre de la joven.

Como parte del expediente se pudo conocer que desde el 4 de junio, el doctor Héctor Molina Oviedo, psiquiatra, prescribió a Michell un antidepresivo llamado Escitalopram, una tableta después del desayuno por cuatro meses, para tratar su estado de depresión, el cual derivó de constantes agresiones por parte de Adame Alba, según la versión de la madre de ella.

El día de los hechos, la señora Susana llegó a la clínica donde inicialmente tenían internada a Michell y se la llevó a otro hospital, porque asegura, sólo le estaban introduciendo suero. Adame quería llevarla a la Cruz Roja, pero la madre logró trasladarla al Hospital Guzmán.

Cuando internaron a la joven, los doctores informaron que ya era muy tarde para practicarle un lavado de estómago, que debieron hacerlo en la clínica anterior; sin embargo, la mantuvieron con suero en el hospital donde finalmente falleció.

LEER NOTA:

Denuncian por violación a Jurídico de Tijuana; amenazó a víctima con suicidarse

 

 

Al morir, el Hospital Guzmán notificó a la Fiscalía General del Estado sobre el deceso de la joven, ingresada al Semefo Tijuana a las 22:30 horas del jueves 30 de junio. Entonces, la FGE inició una carpeta de investigación por homicidio culposo.

Aunque la investigación se encuentra en etapa inicial, los responsables ya descartaron que Michell consumiera drogas cómo cocaína, marihuana o metanfetaminas; se determinó que sí hubo la ingesta de dos tipos de medicamentos, el antidepresivo y otro, que de acuerdo con la madre, se trató de pastillas para la hipertensión que no le habían recetado a la muchacha, sino a su pareja.

Investigadores detallaron que ya se realizó un cateo en la vivienda del jurídico de Tijuana y la joven de 21 años. Se aseguró el teléfono móvil de la fallecida y una computadora portátil, los cuales están siendo examinados por los peritos. Han estado llamando a entrevistas a las personas que se encontraban en su entorno, incluso al propio Rodolfo Adame, pero aún no se ha presentado a declarar.

 

“MI HIJA SUFRÍA VIOLENCIA POR PARTE DE ESE SEÑOR”

La señora Susana Oloarte, madre de Michell, aseguró que desde hace poco más de cuatro meses, su hija le llamaba por teléfono llorando porque el señor de 60 años con el que vivía la corría de la casa, la maltrataba y la insultaba. Incluso, mostró a ZETA algunas conversaciones con la joven, en las que ella le externaba lo que estaba pasando.

La señora recuerda que como madre, rogaba a su hija volver a casa, pero ella decía tener miedo, porque Rodolfo Epifanio Adame Alba la tenía amenazada con que perdería su empleo en el Ayuntamiento.

“Ella me llamaba, me decía todas las cosas que le hacía ese señor y yo le rogaba: Michell, aquí tienes tu casa, qué necesidad de estar ahí; pero ella respondía que tenía miedo, que no quería perder su trabajo. Así era siempre, luego este señor volvía y la convencía de regresar a casa con él, así fueron por lo menos los últimos cuatro meses”, comentó la madre de Coronado Oloarte.

Cuando la señora llegó por su hija a la clínica donde la internaron primero, aún estaba poco consciente y la madre jura por Dios que “su Hija Favorita” -como la tenía agregada en WhatsApp- le dijo que recuperara su celular, ahí tenía toda la información, pruebas de lo que había sufrido con Rodolfo.

Michell, la víctima de 21 años

“Ella me decía: el teléfono, dónde está el teléfono, él lo tiene, va a borrar toda la información”, balbuceaba Michell.

Al escuchar esto, la señora Oloarte solicitó en múltiples ocasiones a Rodolfo Epifanio darle el teléfono de su hija, a lo que este se negó y se hizo el olvidadizo, hasta que llegó a manos del Ministerio Público, pero la madre nunca pudo tener acceso al aparato.

Luego, durante el traslado al Hospital Guzmán, la joven externó a su madre que ella no se quería quitar la vida, que no quería morir: “Ma, yo no intenté quitarme la vida”, citó entre lágrimas Susana Oloarte durante la entrevista con ZETA.

 

SOBREDOSIS DE ANTIDEPRESIVOS NO PRODUCE INFLAMACIÓN NI GENERA EDEMA PULMONAR: MÉDICOS

De acuerdo con tres médicos consultados por este medio de comunicación, que por el tipo de causa y por temor a represalias solicitaron omitir su nombre y cédula profesional, hubo muchas irregularidades en el proceso de atención médica a Michell.

Este Semanario pudo validar tal información y, según el diagnóstico y análisis a partir de la receta médica por el antidepresivo y la causa de muerte, los doctores consultados refieren que no hay relación entre la causa y una sobredosis del antidepresivo, ya que este provoca un estado de somnolencia, y la sobredosis, que la persona caiga en un sueño muy profundo.

“Si el caso consistió en la ingesta de estos medicamentos, lo primero que se tuvo que realizar es producir el vómito, llamar a una ambulancia, los paramédicos saben cómo hacerlo. En caso que no se pueda, en la clínica donde fue internada de inicio debieron practicarle un lavado de estómago de inmediato, no había más que hacer”, expuso uno de los doctores consultados.

Otra interrogante entre los médicos consulados fue: ¿Cómo llegó el agua a los pulmones? Una de sus hipótesis, es que hayan tratado de hacerle un lavado e intentaron meterle agua por la tráquea y se equivocaron. En lugar de llenar el estómago de la solución, llenaron los pulmones, lo que causó que se llenaran de agua.

También destacaron que si se combinó el antidepresivo con un medicamento para la hipertensión, esto pudo causar que el corazón de Michell redujera la velocidad de su bombeo, “como si le dijeras al corazón que ya no trabaje, pero aun así, esto no genera agua en los pulmones”, confirmaron los galenos.

 

ADAME SE NEGÓ A DECLARAR AL RESPECTO 

ZETA buscó y contactó al jurídico de Tijuana, Rodolfo Epifanio Adame Alba, para preguntarle sobre el caso de su ex pareja sentimental y las acusaciones en su contra por abuso y violencia; sin embargo, se negó a dar declaración alguna, argumentando que no confía en lo que se publica en este Semanario.

Al llamarle por teléfono, el funcionario municipal respondió que cualquier declaración al respecto será la que externe la autoridad competente, por lo que no otorgaría alguna a esta medio de comunicación.

Por otro lado, la Sindicatura de Tijuana -a cargo de Rafael Leyva Pérez- aún no inicia alguna investigación interna sobre la denuncia penal contra el jurídico del Ayuntamiento por abuso sexual y lesiones contra otra joven, caso que también se publicó y documentó en estas páginas.

Comentarios

Tipo de Cambio