Desaprendiendo micromachismos

Foto: Internet
Uncategorized lunes, 18 julio, 2022 12:00 PM

Durante casi tres lustros pude recorrer comunidades y sectores de Baja California, donde, entre otras actividades, impartí pláticas orientadoras a madres y padres de familia, a estudiantes y a elementos policíacos.

Entre los temas abordados, estaba el del machismo, en el que mencionaba al auditorio que esa equivocada actitud era aprendida desde la infancia, donde podía darse el caso de que existieran privilegios para el padre e hijos varones, recibiendo trato diferenciado solo por razón de género.

Además de ese “aprendizaje” adquirido en el hogar, enseguida venía un reforzamiento en sociedad, puesto que hasta hace muy poco tiempo, en general, había tendencia hacia el machismo, lo cual se manifestaba tanto en forma evidente, como a través de otras formas no siempre vista o reconocidas como tales, pero constantemente presentes.

De acuerdo a la Facultad de Psicología de la Universidad de la República de Uruguay (según https://psico.edu.uy/hilo/micromachismos), en su publicación titulada “Micromachismos”, existen “pequeños gestos, actitudes, comentarios y prejuicios que se manifiestan en lo cotidiano contribuyendo a la inequidad y colocando a la mujer en una posición inferior al hombre en ámbitos sociales, laborales, jurídicos y familiares”.

Señalan que “algunas de estas prácticas son tan sutiles que habitualmente pasan inadvertidas y, cuando se denuncian, son tildadas de exageraciones o se les resta importancia. Mientras tanto, sus efectos repercuten en la salud mental de la mujer, minando su autoestima y desproveyéndola de energía y seguridad en sí misma”.

Mencionan que el término “micromachismos” fue propuesto por el psicólogo Luis Bonino Méndez en el año 1991 para dar nombre a prácticas que otras y otros especialistas llaman pequeños actos de “tiranía” y “violencia soterrada”.

Por su parte, Pierre Bourdieu lo llamó “neomachismo”. A diferencia de los actos evidentes de violencia contra las mujeres, los micromachismos son una forma de introducir el machismo de forma discreta en una sociedad que cada vez lo tolera menos.

Como todo problema, el camino para salir de él es detectarlo; pero por supuesto que el remedio no solo es advertirlo, sino resolverlo, lo cual no es algo simple.

Lo que complica más las cosas, es que el machismo fue aprendido por los machistas y por la sociedad, por lo que la tarea no resulta fácil. Es más sencillo enseñar o educar partiendo desde cero, puesto que para las personas y comunidades que ya tienen una formación, el reto es lograr que “desaprendan”, para luego que vuelvan a aprender en un nuevo contexto.

Esto último se apoya en la fuente www.PrevencionIntegral.com, que titula “Aprender a desaprender: la difícil asignatura, pendiente de aprobar”.

Señalan: “Hay una frase atribuida de Alvin Toffler que habla de que ‘los analfabetos del siglo 21 no serán aquellos que no sepan leer ni escribir, sino aquellos que no sepan desaprender’. O, mejor dicho, ‘…los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender’”.

“La mejor definición sobre desaprender es que no se trata de borrar y olvidar lo aprendido, sino se trata de no ser esclavo de ello. Es decir, habla de la capacidad de repensarse uno mismo. Y eso es difícil. Lo difícil no es aprender. Lo difícil es desaprender. Desaprender no es lo contrario de aprender. Desaprender es reprogramarnos. Desaprendemos para volver a llenarnos de cosas útiles y que nos orienten hacia el futuro. Para aprender hay que querer. Para desaprender hay que querer mucho más. Y para desaprender hace falta humildad. Para desaprender es necesario desterrar la arrogancia. Desaprender necesita apertura de mente, tener abiertas las ventanas”.

“Por tanto, ante la mochila debemos plantearnos: qué dejamos, qué quitamos, qué ponemos, qué cambiamos de sitio y qué recolocamos”.

Todo es cuestión de desaprender micromachismos.

 

Alberto Sandoval ha sido educador de adultos, profesor de bachillerato, catedrático universitario, servidor público, conferencista, deportista y activista ciudadano.

Correo: AlbertoSandoval@AlianzaCivil.Org Internet: http://albsandoval.blogspot.com/ Facebook: Alberto Sandoval.  Twitter: @AlSandoval

Comentarios

Tipo de Cambio