Sentencian a 4 años de cárcel a científico mexicano acusado de espiar a EU para Rusia

Destacados martes, 21 junio, 2022 10:35 AM

El ciudadano mexicano Héctor Alejandro Cabrera Fuentes -especialista en cardiología molecular, originario de Oaxaca y residente de Singapur-, fue condenado, el 21 de junio del 2021, a cuatro años de prisión, durante una audiencia celebrada en una corte de Miami, Florida, Estados Unidos, tras haberse declarado culpable de ser reclutado por un funcionario de Rusia para localizar y obtener el número de matrícula del automóvil de una “fuente del gobierno estadounidense”.

“Estoy profundamente arrepentido por mis acciones y pido perdón a Estados Unidos”, declaró en inglés el bioquímico mexicanao, ante la Corte Federal del Distrito Sur de Florida, a la cual acudió junto con sus abogados, encarando el proceso judicial sin el acompañamiento de su familia.

Cabrera Fuentes se declaró culpable, el 15 de febrero del 2022, de haber sido reclutado por un funcionario de Rusia para localizar y obtener el número de matrícula del automóvil de una “fuente del gobierno estadounidense”. Vestido con uniforme de preso color beige y esposado, el mexicano compareció ante el juez Donald M. Middlebrooks, en una corte de la ciudad de Miami, Florida.

“Me declaro culpable”, le dijo Cabrera Fuentes al juez federal, después de que la Fiscalía leyera todas sus actuaciones en territorio estadounidense para espiar y entregar información sobre dicho país a un “agente del Gobierno” ruso. Acompañado de sus abogados, contestó en inglés a varias preguntas de Middlebrooks, en las que le advertía las consecuencias de declararse culpable, entre ellas que podía enfrentar una sentencia máxima de 10 años de cárcel.

Al término de la audiencia, los abogados de Cabrera Fuentes, quien trabajaba como investigador en la Universidad Nacional de Singapur y que antes de su arresto era parte de la Red Global de Mexicanos Calificados en dicho país asiático, no quisieron hablar con la prensa.

El mexicano fue arrestado el domingo 16 de febrero del 2020, tras llegar al Aeropuerto Internacional de Miami, junto a su esposa, para tomar un vuelo hacia Ciudad de México, según lo informó el Departamento de Justicia de EE.UU., en un comunicado.

Cabrera Fuentes llegó a Miami pocos días antes de su detención con una visa de turismo y negocios temporales junto a una mujer con la que está casado en México. Sin embargo, las autoridades estadounidenses lo reconocieron porque tenía otra esposa en Rusia.

El automóvil alquilado que usó durante su estancia en Miami fue visto en un condominio donde vivía un informante confidencial del Gobierno de Estados Unidos en cuestiones de seguridad nacional, según recordó este martes 15 de febrero la Fiscalía de EE.UU.

El Gobierno de Estados Unidos agregó que se encontró una imagen de la placa en el teléfono móvil de Cabrera Fuentes, cuando los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense (CBP, por sus siglas en inglés) inspeccionaron los dispositivos de la pareja en el Aeropuerto Internacional de Miami.

Durante un interrogatorio realizado en febrero del 2020, el científico mexicano mencionó que había conocido en reuniones llevadas a cabo en Rusia, a una persona que creía que trabajaba para el Gobierno ruso y con la que se reunió a solas con dicho individuo, por primera vez, en mayo del 2019, en Moscú.

El “funcionario” le dijo que podría ayudarle a que su esposa rusa y sus hijas pudieran salir de dicho país si él le ayudaba con algo. Según la Fiscalía de EE.UU., en septiembre del 2019 le pidió que alquilara un apartamento en Miami, en el mismo condominio donde residía el informante del Gobierno estadounidense, pero que no hiciera el contrato a su nombre, ni informara a su familia rusa de ello.

Una persona allegada a Cabrera Fuentes arrendó el departamento en diciembre del 2019, por lo que el científico mexicano le transfirió unos 20 mil dólares para pagar el depósito y el alquiler del inmueble.

Según los documentos citados por la Fiscalía en la corte, el siguiente encargo del funcionario ruso a Cabrera Fuentes fue localizar el vehículo del informante en el condominio y anotar el número de placa.

El funcionario le especificó a Cabrera Fuentes que no tomara fotografías del automóvil, pero el científico le pidió a su esposa que lo hiciera. Según el expediente, la próxima reunión con el ruso iba a celebrarse en abril o mayo del 2020 y en ella el mexicano le iba a pasar la información obtenida. Sin embargo, fue detenido en Miami.

El caso está siendo procesado por Michael Thakur, fiscal federal adjunto del Distrito Sur de Florida, y los abogados litigantes Thea Kendler y Matthew McKenzie, de la Sección de Contrainteligencia y Control de Exportaciones de la División de Seguridad Nacional.

¿QUIÉN ES HÉCTOR ALEJANDRO CABRERA FUENTES?

Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, originario de El Espinal, localidad del Istmo de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca, ha destacado en su área de estudio, por la cual ha ganado becas y premios internacionales.

El científico oaxaqueño cuenta dos doctorados, uno en Biología Humana por la Universidad de Justus Liebig Giessen de Alemania, y otro en Bioquímica y Microbiología por la Universidad Federal de Kazán, Rusia, donde estudió gracias a una beca que obtuvo en el año 2000.

Entre los reconocimientos que Cabrera Fuentes ha recibido están el premio Servier International Society of Heart Research Award, obtenido en 2016, y otro, en 2018, de la ciudad alemana de Giessen por sus estudios sobre aterosclerosis, en la Facultad de Medicina de la Universidad Justus-Liebig.

Además, en Rusia recibió el premio Young Investigator Award de Rusia por investigación cardiovascular, y es reconocido en Alemania, tras lograr impedir una muerte por infarto aplicando un baumanómetro.

Hasta antes de su detención, Cabrera Fuentes trabaja en la Universidad Nacional de Singapur y era parte de la Red Global de Mexicanos Calificados en Singapur, desde donde ayudó a la reconstrucción de viviendas en el Istmo oaxaqueño, tras el sismo del 7 de septiembre del 2017.

Aunado a esto, Cabrera Fuentes también dirigía el Centro de Biotecnología Femsa del Instituto Tecnológico de Monterrey (ITESM), donde encabezó un equipo que creó una pomada para regenerar piel de quemados o diabéticos.

El científico mexicano detenido por supuesto espionaje para Rusia, también asesoraba el proyecto de construcción de un Centro de Investigación Multidisciplinario en El Espinal, como parte de los proyectos alrededor del Corredor Interoceánico.

Comentarios

Tipo de Cambio