Morena hunde y relega a la oposición

Fotos: Tomada de Internet.- María Elena Hermelinda Lezama Espinoza (Morena), Quintana Roo / Américo Villarreal Anaya (Morena), Tamaulipas / Julio Ramón Menchaca Salazar (Morena), Hidalgo / María Teresa Fernández Esquivel (PAN), Aguascalientes / Esteban Alejandro Villegas Villarreal (PRI), Durango / Salomón Jara Cruz (Morena), Oaxaca
Edición Impresa lunes, 13 junio, 2022 12:00 PM

El partido de AMLO expande dominio a 22 entidades, pobladas por 69 millones de personas; oposición quedó restringida a 31% de gobernanza, en sólo diez estados de la República

Con las elecciones del 5 de junio, Morena se agenció 2 millones 325 mil 242 seguidores, quienes votaron por los candidatos que el partido oficial postuló por la vía de la alianza en Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas (Julio Menchaca, Salomón Jara, María Lezama y Américo Villarreal, respectivamente).

En las 16 entidades donde el instituto político ya se encuentra posicionado, 10 millones 825 mil 193 personas sufragaron en su momento por las candidaturas del oficialismo.

Considerando esa proporción, el movimiento de la Cuarta Transformación, impulsado por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a la fecha pudiera contar con un apoyo de aproximadamente 13 millones 150 mil 435 electores a nivel entidades federativas.

Ello sin contar a los ciudadanos que en los estados donde no gobierna Morena han votado por esta fuerza política.

Una vez que rindan protesta los contendientes oficialistas que el 5 de junio ganaron la gubernatura en sus respectivos estados, Morena tendrá presencia política en 22 entidades, considerando la adhesión de San Luis Potosí, donde gobierna el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), y la de Morelos, donde lo encabeza el Partido Encuentro Social (PES), lo que representa 68.75 por ciento de los territorios estatales que conforman la República Mexicana.

En esas entidades, en las que el instituto político estará al frente del gobierno estatal, habitan en total 69 millones 092 mil 042 personas, de acuerdo con el último censo poblacional levantado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En las elecciones del 5 de junio no se cumplieron las expectativas de López Obrador, de que Morena le ganaría “por paliza” a la oposición. De las seis gubernaturas en juego, el partido oficial ganó cuatro, con el pormenor de que en Tamaulipas el margen de diferencia con el segundo lugar fue sólo del 5.7952%, conforme al Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP).

El Partido Acción Nacional retuvo únicamente la gubernatura de Aguascalientes, con María Teresa Fernández Esquivel como contendiente. Con todo y que en Durango ganó en alianza con los partidos de Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática, el abanderado en este caso fue el priista Esteban Villegas Villarreal.

En esos términos, Acción Nacional dejará de ser gobierno en dos estados de la República, toda vez que igualmente perdió Tamaulipas.

En la reconfiguración de la cartografía política que tendrá lugar con la entrada en funciones de los nuevos gobernadores en el país, el PAN sólo se erigirá como partido en el poder en Aguascalientes, Chihuahua, Guanajuato, Querétaro y Yucatán.

María Teresa Fernández consiguió 199 mil 395 votos para el PAN, en tanto que 35 mil 036 para el PRI y 15 mil 033 para el PRD, lo que implicó un total de 249 mil 464 sufragios a favor de coalición opositora en esa entidad.

Con los votos que por sí solo concentró el partido blanquiazul (199 mil 395), superó la votación que obtuvo la candidata de Morena, Nora Ruvalcaba Gámez, consistente en 155 mil 531 sufragios.

En 2021, el PAN sumó 918 mil 958 votos en los estados en los que se hizo de la gubernatura: Chihuahua y Querétaro, respectivamente. En el 18, consiguió 931 mil 584 en la elección de gobernador. Mientras que ese mismo año obtuvo una votación 39.2173% en la competencia por la gubernatura en Yucatán, donde fue en alianza con Movimiento Ciudadano.

Tales proporciones constituyen el respaldo con que el panismo ha contado en los cinco estados que quedarán en sus manos -de acuerdo con el PREP-, con el detalle de que el dato referente a Yucatán es un porcentaje obtenido en coalición.

El PRI ganó en Durango, sin embargo, sólo gobernará en esa entidad, en Coahuila y Estado de México una vez se renueven formalmente las gubernaturas que estuvieron en disputa el domingo 5 de junio.

Al igual que el PAN en Aguascalientes, el PRI venció por sí solo a Morena en territorio duranguense. El candidato priista Esteban Villegas Villarreal le dio al priismo 215 mil 251 votos; al PAN y al PRD, 100 mil 158 y 16 mil 902, respectivamente; en tanto que la candidata de Morena, Alma Marina Vitela Rodríguez, nada más consiguió 188 mil 480 sufragios para su partido; 22 mil 272 para el Partido del Trabajo, 16 mil 283 para el PVEM y 13 mil 220 para Redes Sociales Progresistas, habida cuenta de la alianza que estos tres suscribieron con el oficial.

En los tres estados donde estará gobernando el tricolor (Durango, Coahuila y Estado de México), luego que entre el 5 de septiembre y el 1 de diciembre asuman el cargo los ganadores de las elecciones locales 2022 en la categoría de gobernador, el PRI, en fórmula con otros partidos, ha recibido una votación total de 2 millones 855 mil 911 sufragios (con el pormenor de que el dato referente a la última elección es el que arrojó el PREP).

En Hidalgo, la coalición PAN-PRI-PRD, la cual llevó como candidata a la gubernatura a la secretaria general del tricolor, Alma Carolina Viggiano Austria, obtuvo la segunda posición, con 320 mil 697 votos por debajo del candidato de Morena-PT-Nueva Alianza, Julio Ramón Menchaca Salazar, quien consiguió 653 mil 181 sufragios.

Para la elección de gobernador de Oaxaca, el PAN fue en solitario, con Antonia Natividad Díaz Jiménez. A su vez, PRI y PRD llevaron como candidato a Alejandro Avilés Álvarez, quien quedó en segundo lugar y fue derrotado por Salomón Jara Cruz, de Morena-PT-PVEM-PUP, en cuyo caso obtuvo 680 mil 752 votos. La diferencia de sufragios entre el oficialista y el aliancista opositor fue de 398 mil 273 sufragios.

En Quintana Roo, donde el PRI fue en solitario, la candidata de PAN-PRD-Confianza Q.R., Laura Lynn Fernández Piña, quedó 200 mil 148 votos por debajo de la contendiente de Morena-PT-PVEM-Fuerza por México, María Elena Hermelinda Lezama Espinosa, quien se hizo de la victoria con 280 mil 357 sufragios.

Quintana Roo es la única entidad en que el PRD es partido en el gobierno, de modo que en lo subsecuente, no ostentará una sola gubernatura.

En Tamaulipas, Morena enfrentó mayor reto para hacerse de la gubernatura, tal como en el mismo día de las elecciones reconoció el dirigente nacional de ese partido, Mario Delgado Carrillo, quien sostuvo que a juzgar por dos encuestas de salida, el partido aún estaba “en la pelea”, una vez que se habían cerrado las casillas y previo a que se emitiera el resultado oficial.

Ahí, el abanderado de Morena-PT-PVEM, Américo Villarreal Anaya, recibió 710 mil 952 votos (49.9952% de la votación), mientras que el de PAN-PRI-PRD, César Augusto Verástegui Ostos, 628 mil 541 (44.2000%).

Movimiento Ciudadano obtuvo tercer lugar en Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Quintana Roo, Tamaulipas y cuarto en Oaxaca.

Por lo que respecta a la jornada electoral en Hidalgo, con 32 mil 709 votos obtenidos el candidato de MC al gobierno estatal, Francisco Xavier Berganza Escorza protagonizó una caída estrepitosa, toda vez que en 2016 había buscado la misma posición al amparo de Acción nacional. Con todo y haber quedado en segundo lugar, logró concentrar 338 mil 762 sufragios. Igualmente resalta el caso de Tamaulipas, donde el PREP situó al partido naranja con 39 mil 841 votos menos que en 2016.

MC seguirá siendo partido en el poder en Jalisco, así como en Nuevo León. En tanto que PES en Morelos y PVEM en San Luis Potosí.

 

POR DEBAJO DEL UMBRAL

En parte de los estados donde se llevaron a cabo los comicios, los partidos Verde Ecologista de México, del Trabajo, Fuerza por México, de la Revolución Democrática, Redes Sociales Progresistas y Revolucionario Institucional quedaron por debajo de la votación mínima requerida (equivalente al 3%), de acuerdo con el PREP.

El partido que más fracasos de esa naturaleza tuvo fue el PRD, en cuyo caso no logró el umbral de votos en cuatro entidades: Durango, Hidalgo, Quintana Roo y Tamaulipas.

Casos extremosos también resultaron ser los de PVEM y PT, los cuales se quedaron por debajo del porcentaje en Aguascalientes e Hidalgo (ambos), y en Oaxaca (PVEM) y Quintana Roo (PT).

A decir del consultor político Francisco Ruiz, asociado del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), suele hablarse “de que los partidos que tienen un registro federal pierden el estatal” cuando quedan por debajo del 3% de votación en comicios locales.

“Esto no es así, el registro es federal, lo único a lo que ya no van a tener acceso los partidos que no lleguen al 3 por ciento de la votación es a las prerrogativas, es decir, aquellos recursos que proveen los organismos electorales estatales para desarrollar sus actividades ordinarias, sin embargo, sí conservan su registro porque es a nivel nacional”, manifestó en entrevista con ZETA.

Expuso que los institutos políticos que sólo están inscritos a nivel estatal (como Fuerza Por México y Redes Sociales Progresistas, en cuyo caso perdieron registro nacional tras los comicios de 2021), quedan desarticulados de no alcanzar el consabido umbral.

Fuerza por México obtuvo 1.3893% y 1.6162% en Aguascalientes y Quintana Roo, en tanto que RSP 2.1382% en Durango, según establece el PREP.

En cuanto al rumbo de derrotas por el que el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, ha llevado al tricolor (partido que ha pasado de 12 gubernaturas a cuatro y en lo venidero tendrá tres), sugirió que el líder partidista debería renunciar a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional.

“En ocasiones anteriores los dirigentes nacionales presentaban su renuncia al no dar buenos resultados, vemos que Alejandro Moreno no está en ese ánimo, por el contrario, él se va a mantener y va a sacarle provecho a esa dirigencia hasta donde le sea posible y va a negociar con ella hasta donde le sea posible”, aseveró el entrevistado.

 

ALIANZA VA POR MÉXICO: “ÚNICA ALTERNATIVA”

El consultor político refirió que si bien el PAN, PRI y PRD no han sobresalido en las elecciones para la gubernatura (siendo que en 2021 no ganaron una sola bajo el formato de alianza, y en 2022, apenas se agenciaron dos), el año pasado “lograron posiciones muy importantes, particularmente en la Cámara de Diputados”.

Ello ha contribuido a “un sistema de contrapesos entre un Ejecutivo casi totalitario y una Cámara de Diputados que estaba completamente subordinada a la voluntad del Presidente de la República en la Legislatura anterior”.

Ruiz consideró que hoy en día se percibe una “Cámara mucho más plural”, de manera que “sin duda alguna sí tiene una funcionalidad y, más allá de la funcionalidad, me parece que es la única alternativa que queda”.

Para las elecciones de 2023, en las que se habrá de elegir gobernador en Coahuila y Estado de México (donde actualmente gobiernan figuras del PRI), debe sostenerse el proyecto aliancista opositor. “Si pretenden realmente competir contra la fuerza de Morena, es la única alternativa que tienen”, recalcó.

De la presencia de Morena en 20 entidades federativas, opinó que “el hecho de que se posicione” en esos territorios “le va a dar ventaja en las próximas elecciones al hacer uso de los recursos públicos, además de utilizar no sólo para programas sociales, sino que también lo utilizan para la parte de la imagen institucional de los gobiernos”.

 

OMAR FAYAD TRAICIONÓ AL PRI: REPRESENTANTE

Joel Abraham Blas Ramos, representante del Partido Revolucionario Institucional ante el Instituto Estatal de Baja California, refirió vía telefónica que la candidata del PRI en Hidalgo, Carolina Viggiano Austria (arropada igualmente por PAN y PRD) “sufrió el embiste de dos frentes”, pues “literalmente tuvo que competir contra un Gobierno del Estado y contra un Gobierno Federal”.

En Hidalgo, “el gobernador (Omar Fayad Meneses) operó para entregar a Morena el gobierno y muy seguramente le van a ofrecer una Secretaría de Estado o una Embajada, y el PRI va a reaccionar de la misma forma que ha hecho con el gobernador saliente de los demás estados, va a ser expulsado del partido”, estableció.

De igual forma, acusó “operación de Estado, movilización” y “muchísimo dinero que no sabemos de dónde salió” en la elección de gobernador en Durango.

A su modo de ver, probablemente el PRI vaya a las elecciones de 2023 en coalición con PAN y PRD.

Para finalizar, Blas Ramos refirió que en Quintana Roo y Oaxaca, donde el PRI no suscribió alianza con el PAN, “los resultados saltan a la vista”. De ahí que considerara que “el mensaje político de humildad hacia lo que viene” debe ser la coalición completa, con el blanquiazul y el PRD, como “una opción correcta para sacar a Morena del gobierno federal”.

Comentarios

Tipo de Cambio