Mario Iván Martínez personifica a Vincent Van Gogh

Foto: Cortesía Jesús de Nazareth Ramírez Hernández
Cultura lunes, 13 junio, 2022 12:15 PM

“Es para mí un reto, en esta versión unipersonal, interpretar a Vincent Van Gogh y a su hermano Theo”, expresó a ZETA el actor que presenta en Tijuana la obra “Van Gogh. Un girasol contra el mundo”

Una versión unipersonal, con proyección multimedia, sobre el célebre artista Vincent Van Gogh, es lo que el escritor, productor y actor comparte en la obra de teatro “Van Gogh. Un girasol contra el mundo”, bajo la dirección de Luly Rede, misma que protagonizará el jueves 16 y viernes 17 de junio en la Sala de Espectáculos del Centro Cultural Tijuana (CECUT).

Mario Iván Martínez contó a ZETA que en 2016 tuvo oportunidad de doblar al español para América Latina el documental “Van Gogh. Pinceladas de un genio”, dirigido por Peter Knatt y François Bertrand, y producido por Camera Lucida y La Géode Productions en colaboración con el Museum Van Gogh, Amsterdam Musée d’Orsay, París Kröller-Müller Museum y Oterlo.

“Estamos muy complacidos de regresar al sitio donde se gestó todo esto. El licenciado Pedro Ochoa, quien fuera director del Centro Cultural Tijuana, en 2016 me invitó a formar parte de los festejos del XXXV Aniversario del CECUT; se programaron varios documentales europeos para los festejos a lo largo de 2017, y uno de ellos era ‘Van Gogh. Pinceladas de un genio’, y requerían a un actor que doblara la voz de Van Gogh”, rememoró Martínez, a la vez que contó cómo lo atrapó el personaje en el proceso del doblaje y presentación del documental:

“‘Van Gogh. Pinceladas de un genio’ se centra sobre todo en la evolución pictórica de Van Gogh. En el estreno, en marzo de 2017, el licenciado Pedro Ochoa me invitó a estar presente, y se nos ocurrió que me caracterizara y presentara un prólogo escénico. Me di a la tarea de investigar más sobre el pintor y escribir un prólogo escénico de quince minutos para dar pie a la presentación. Pero yo ya acariciaba la posibilidad de escribir un texto muy personal, una obra de teatro, y al descubrir a detalle la obra y la evolución pictórica de Van Gogh, me percaté que era la temática idónea; entonces, me puse a escribir”, así surgió la pieza “Van Gogh. Un girasol contra el mundo”, para tres actores, pero la pandemia traería otros planes.

“Realicé un viaje a Europa a los lugares donde Vincent conoció el color, donde realizó la mayor parte de su producción pictórica en Francia, Inglaterra y Países Bajos. Al regresar monté la obra de teatro, que originalmente era para tres actores, en el Teatro Helénico y en el Teatro Libanés; pero se nos vino la pandemia y entonces adapté esa obra -que fuera concebida para tres actores- para un solo actor, ante las restricciones que padecíamos; la adapté para transmisión en línea, en versión unipersonal. Ahora hemos retomado esa versión unipersonal para el formato presencial”.

La pieza se presentó recientemente en el Teatro Universitario Bicentenario de San Luis Potosí, y ahora en Tijuana.

¿Cuál es tu versión del personaje o cuál Van Gogh recreas en la obra de teatro?

“Ciertamente, la vida de Van Gogh es a todas luces pletórica de contradicciones, mitos, leyendas, casi eventos de la nota roja como el momento donde se cercena su oreja después de la confrontación con Gauguin, pero lo que he querido plasmar es precisamente ir más allá de la nota roja, más allá de lo que la gente relaciona con la figura de este pintor, pilar del postimpresionismo.

“Van Gogh fue un hombre que sufrió casi, casi la indigencia, no vendió un solo cuadro en vida y, de pronto, había semanas donde sobrevivía simplemente con tazas de café y pan fiado, porque lo poco que le enviaba su hermano Theo para sobrevivir, se lo gastaba en pinceles y lienzos. En el hospital intenta quitarse la vida comiendo su propia pintura y bebiendo aguarrás; entonces, vive una vida que a mi juicio vale la pena subir a escena por lo interesante, por lo paradójica, por lo novelesca”.

En cualquier caso, Mario Iván Martínez remite a la bibliografía en la que sustenta la recreación de Vincent Van Gogh (Países Bajos, 30 de marzo de 1853-Francia, 29 de julio de 1890):

“Mi trabajo encuentra inspiración en libros como ‘Anhelo de vivir: La vida de Vincent Van Gogh’ del escritor norteamericano Irving Stone; la obra fue llevada al cine en los años 50 con Kirk Douglas en el papel principal de Paul Gauguin, incluso ganó un Oscar como actor de reparto por esa actuación. ‘Cartas a Theo’ funde un papel muy importante: naturalmente, la parte medular de mi estudio proviene del escrutinio muy cuidadoso de la correspondencia de los hermanos Van Gogh.

“También hubo otro libro que complementó mi estudio: ‘La viuda de los Van Gogh’, del argentino Camilo Sánchez; lo que hace ese libro Camilo Sánchez, es compartir el diario de Johanna Van Gogh-Bonger, que fue la artífice de que nosotros conociéramos a Van Gogh, porque hay que recordar que cuando muere Van Gogh, seis meses después muere Theo y ella se queda con 900 pinturas, infinidad de acuarelas y de dibujos que nadie quiere, pero que no nada más nadie quiere, sino que incluso repudia; hubo un movimiento importante en París que aseguraba que las obras de Van Gogh son capaces incluso de causar la locura”.

El actor concluyó: “Es para mí un reto, en esta versión unipersonal, interpretar a Vincent Van Gogh y a su hermano Theo, y a varios de los personajes que fueron trascendentes en su vida como Clasina María Hoornik, como Gauguin, naturalmente, con quien tiene el enfrentamiento en la Casa Amarilla de Arles. Mi tarea es tratar de brindarles humanidad con sus virtudes y flaquezas a cada uno de estos personajes”.

Después de Tijuana, “Van Gogh. Un girasol contra el mundo” tendrá temporada del 2 al 24 de julio en el Teatro del Centro Cultural Helénico de Ciudad de México.

Comentarios

Tipo de Cambio