El “arte” de Catalino

Foto: Cristian Torres
Columnaz lunes, 20 junio, 2022 12:00 PM

La frase de una célebre canción que dice “… a todos diles que sí, pero no les digas cuándo”, se ha convertido en el “arte” que caracteriza al hoy secretario general de Gobierno, Catalino Zavala Márquez, quien es experto en fingir que hace cosas, pero en realidad posterga cualquier problema hasta que se resuelve por sí solo o en su caso explote… también por sí solo. Para algunos podría ser una virtud, como cuando durante el gobierno de Jaime Bonilla Valdez, prometió pagos a maestros que nunca llegaron, o su indefinición (o traición simulada) en la que logró mantener vínculos con Bonilla, mientras fortalecía los nexos con el nuevo gobierno. Pero dicen que durante la actual administración de Marina del Pilar Ávila Olmeda, el “arte” de Catalino no le está resolviendo absolutamente nada más que postergar los problemas. El más reciente caso es el de los colectivos de búsqueda de personas desaparecidas que se dividen en el oficialismo de Fernando Ocegueda y Rafael León, y los que no han trabajado directamente con el gobierno -como el caso de Irma Leyva y “Madres Unidas y Fuertes”-, pero que veían en Rafael Hernández (nombrado nuevo comisionado por unos días) una posibilidad para abrir las búsquedas hacia todos los grupos relegados. El problema no es nuevo, pero precisamente la intervención de Catalino Zavala Márquez postergó el conflicto, hasta que el pasado primero de mayo estalló durante el desfile del Día del Trabajo, cuando colectivos reclamaron a la gobernadora que no se había renovado la Comisión Estatal de Búsqueda y que ya era momento de un cambio tras dos administraciones de Rafael León. Ávila Olmeda desconocía el caso que tenía meses gestionando Zavala Márquez, pero sin mover un dedo, sólo prometiendo. Entonces, ella prometió que el tema saldría de forma inmediata y en menos de un mes ya se había designado a Hernández como nuevo titular de la Comisión. El problema estaba resuelto. Sin embargo, las presiones de los grupos dirigidos por Fernando Ocegueda, cimbraron a Zavala Márquez, quien, para no meterse en conflictos -ni que fuera su trabajo resolverlos como secretario general de Gobierno-, optó por solicitar la renuncia de Hernández y ordenó -sin justificación- abrir una nueva convocatoria con la que se elegirá a un nuevo perfil, causando la molestia, ahora, de ambos colectivos, sobre todo de los que ya estaban trabajando con Rafael Hernández. Más allá de apoyar o cuestionar a los bandos, el manejo político de un tema tan sensible y donde todos son víctimas, le estalló nuevamente a Catalino Zavala, por el hecho de prometer, aparentar, pero no hacer absolutamente nada. Ese es el “arte” de Catalino Zavala: simular, fingir y hacer hasta lo imposible porque nada avance. El problema es que desde que llegó a la administración, todo le está estallando en la cara.

Comentarios

Tipo de Cambio