Zacatecas se desangra

Cartaz lunes, 2 mayo, 2022 12:00 PM

Zacatecas se desangra

por la muerte de sus hijos;

lleva en el pecho una herida

por todos los que se han ido.

Presurosos se van yendo

con boleto sin retorno;

de su tierra se despiden

y se humedecen sus ojos.

 

Su gente es trabajadora

solidaria y respetuosa;

de verdad aman su tierra

y al irse lejos la añoran.

 

Como cinta de colores,

en su mente van pasando

los recuerdos de su infancia,

sus padres y sus hermanos.

 

En esa tierra bendita

donde crecía el maíz,

el frijol y calabaza,

un día feliz viví.

 

Con la música muy alta

regresaba el hijo ausente

para que todos supieran

que vino a ver a su gente.

 

Hoy, mejor que nadie sepa

que llegó alguien de visita,

porque lo ven con recelo

y también a la familia.

 

Ya nada es como en antaño

que estaba la puerta abierta,

pues no había desconfianza

entre gente de esa tierra.

 

Se han quedado pueblos solos

pues las familias se marchan,

aterrados y en zozobra,

con gran tristeza en el alma.

 

Las madres no quieren irse,

bajo tierra están sus hijos;

no podrán llevarles flores

y alejarse es cruel suplicio.

Un éxodo doloroso

en aquel lugar ocurre;

no hay nadie que lo detenga,

muy negras se ven las nubes.

 

Zacatecas se desangra

por el dolor de sus hijos;

la inseguridad es grave,

no se ve claro el destino.

 

Al Dios del Cielo le pido

que descienda en Zacatecas,

y ayude a toda la gente

que es trabajadora y buena.

 

Que haya paz en esa tierra

y que llueva agua bendita,

que mejore el temporal
para todas las familias.

Lourdes P. Cabral.

San Diego, California.

Comentarios

Tipo de Cambio