Los inocentes

Internet
Cultura lunes, 30 mayo, 2022 12:00 PM

El principio de raíz de la película de Eskil Vogt es escalofriante: los niños también son capaces de cometer atrocidades. El problema es que no lo hacen por falta de poder. Entonces, qué podría suceder cuando lo adquieren. Esa es la fuente del horror de esta modesta obra maestra que forma parte de la Selección Oficial de Cannes y puede verse a través de Amazon.

Todo parte de Ida (Rakel Lenora Fløttum), una niña de 8 años que lidia con Anna (Alva Brynsmo Ramstad), su hermana autista. Debe hacerlo porque sus padres están muy ocupados, además, porque acaban de mudarse de ciudad.

Ida conoce a Ben (Sam Ashraf), que tiene habilidades psíquicas, y Anna empieza a hacerse amiga de Aisha (Mina Yasmin Bremseth Asheim), con quien se comunica por telepatía.  Curiosamente cuando están juntos tienen más fuerza y por sus edades no parecen conocer límite moral alguno.

A ratos las escenas se vuelven repetitivas y la frialdad de los personajes contribuye a una especie de monotonía que no se rompe fácil, pero hay que esperar ese gran final.

La falta de empatía y la noción de que en la infancia hay un mundo impenetrable para los adultos, que rara vez se confiesa, es la base de esta historia lograda, primero que nada, porque el reparto es muy convincente, y después, porque en realidad nunca sabemos a dónde nos llevará Vogt, quien, además, es el audaz guionista que supo aquí exponer lo trivial que puede ser el mal, y de ahí lo espeluznante que resulta. ****

Punto final.- Por qué será que los superhéroes de los años 30  y 40 volvieron a ser necesarios ahora…  

Comentarios

Tipo de Cambio