Ejecuciones y cuerpos en la vía pública: la inseguridad en Tecate

Edición Impresa lunes, 9 mayo, 2022 12:00 PM

Cuatro hombres fueron ejecutados en la zona conocida como San Pablo. Mientras ingerían bebidas alcohólicas, desde dos vehículos los acribillaron; en la escena, investigadores encontraron 128 casquillos percutidos. El asesinato, justifican autoridades, se debe a la pugna criminal que, en esa región, llevan el cártel de Sinaloa y el de Jalisco. La violencia arrojó a otro muerto, este calcinado. Todo, en el preámbulo de la incorporación del Capitán Saúl Arellano Soto, a la Dirección de Seguridad Pública de Tecate

Duro recibimiento tuvo el recién nombrado encargado de despacho de la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal en Tecate, el Capitán Saúl Arellano Soto, luego de que a unas horas de su incorporación, se presentara la ejecución de cuatro masculinos en el fraccionamiento la Hacienda, también conocido como San Pablo, donde testigos señalaron que dos vehículos, tripulados por hombres identificados como integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación, abrieron fuego contra los cuatro, que ingerían bebidas alcohólicas sobre la calle Bugambilia.

“Por más de cinco minutos se escucharon detonaciones de armas largas y cortas, sin que autoridad alguna arribara a la zona; se reportó varias veces lo que estaba sucediendo, pero nadie vino”, señalaron los vecinos de la colonia, quienes además comentaron que desde el día viernes, el domicilio donde ocurrieron los hechos contaba con música, cerveza y visitas constantes de vehículos.

Cerca de 20 minutos después de que se registrara el atentado unidades de la policía municipal, Guardia Nacional, Ejército, así como peritos de la Fiscalía arribaron al domicilio, donde tuvieron a la vista, sobre la banqueta, tres cuerpos sin vida; uno más debajo de un vehículo, con lesiones producidas por proyectil de arma de fuego.

En el lugar se localizaron 128 casquillos percutidos de arma larga, 9 de arma corta, además de viviendas con daños en la fachada y vehículos, como una GMC Yukon color negra con palcas de circulación 8HPY217 y una Nissan X-Terra color verde con placas 7AHV480 de California. Los hombres fueron identificados por sus familiares como José María N, de 26 años, Jesús N, de 28 años, Roberto N, de 34 años (nacionalidad estadounidense) y uno más sin identificar.

Uno de los ejecutados, de nombre José María Oropeza, cuenta con dos averiguaciones previas por violencia familiar, informó la Agencia Estatal de Investigación a Semanario ZETA; incluso se señala que el lugar contiguo fungía como picadero, en donde se manejaba la venta y consumo de estupefacientes durante algún tiempo en el 2021.

Por su parte, el identificado como Roberto, un joven residente del poblado de Cerro Azul, quien también falleciera en el lugar, laboraba en Estados Unidos y los fines de semana arribaba al municipio con sus familiares; si bien no es señalado de dedicarse a actividades ilícitas, sí mantenía relación cercana con personas identificadas como dedicadas a la venta y trasiego de drogas.

Es al Cártel Jalisco Nueva Generación a quienes se les atribuye el hecho, esto como consecuencias de problemas en la distribución del territorio de San Pablo, zona en la que, informan las unidades de inteligencia en el estado, es territorio en disputa entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel de Sinaloa.

Luego de estos hechos, el lunes 2 de mayo, pocas horas más tarde del nombramiento del Capitán como encargado de despacho de seguridad pública, un cuerpo fue abandonado en la delegación de Valle de las Palmas, zona rural de Tecate, sobre el callejón Benito Juárez. El cuerpo sin vida, localizado por vecinos del lugar y confirmado por autoridades de los tres órdenes de gobierno, habría sido abandonado en la zona, pero proveniente de Tijuana; su ejecución, arrojan investigaciones realizadas por autoridades estatales, se habría dado en Valle de San Pedro, un fraccionamiento que conecta al Valle de las Palmas con Tijuana.

“No es la primera vez que nos vienen y tiran cuerpos”, resaltaron los residentes del lugar, “desde 2019 han sido constante encontrarlos por esta vereda. Pasamos como todos los días, rumbo al trabajo, y nos lo encontramos en el camino; muchos lo vieron, pero nadie se animaba a reportarlo”.

Hasta el momento no se ha identificado el cuerpo y se desconoce quién o quiénes pudieran haber realizado la violenta ejecución. Investigadores de la Unidad de Homicidios han desplegado un operativo en Valle de las Palmas, sin que hasta el momento se tengan resultados.

Los hechos han sido constantes, a pesar de que, desde hace unos meses, en la entrada del poblado se ha colocado una base militar integrada por un grupo de elementos del ejército mexicano, quienes recorren la zona en operativos constantes.

Hasta este jueves, por parte de la Dirección de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal de Tecate, solo una unidad -con entre tres y cuatro elementos- ronda las inmediaciones del poblado de Valle de las Palmas en algún momento del día, y tarda un aproximado de 20 a 40 minutos en arribar al área si la unidad no se encuentra en el poblado para atender un hecho.

Comentarios

Tipo de Cambio