Cobrarán cuotas por obras de Respira

Edición Impresa lunes, 16 mayo, 2022 12:00 PM

Pese a que la gobernadora anunció obras viales para Tijuana, Mexicali y Ensenada aún no se sabe de dónde provendrá la inversión de más de 6 mil 600 millones de pesos. Cobro de tarifa y participación ciudadana, entre los esquemas que podrían financiar las obras

Con la promesa de mejorar el tránsito vehicular para que los traslados tomen menos tiempo para recuperar la calidad de vida y disminuir la contaminación en Tijuana, Mexicali y Ensenada, la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda puso en marcha el programa de movilidad Respira.

En su primer eje (de recuperación de flujo vial) contempla la rehabilitación, modernización y construcción de 20 obras viales en los tres municipios, cuya inversión requerida es de al menos 6 mil 600 millones de pesos; monto que representa el 10.5 por ciento del presupuesto total del Estado en 2022.

Foto: Jorge Dueñes.- El Puente Los Olivos fue cerrado temporalmente por determinación de autoridades de la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano y Ambiental (SDTUA), tras realizar una inspección en su estructura y encontrar daños.

Sin embargo, la administración estatal no cuenta con todo el recurso, por lo que busca mecanismos de financiamiento que permitan desarrollar durante este y el próximo año las obras anunciadas por Ávila Olmeda.

En entrevista con ZETA, Arturo Espinoza Jaramillo, secretario de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial, comentó que las primeras obras a desarrollar serán aquellas a pagar durante su ejecución con el flujo de recursos con que cuenta la Secretaría de Hacienda.

En Tijuana será el Bulevar Alamar, del Bulevar Terán al Corredor 2000, con una inversión de 700 millones de pesos (mdp). Se prevé que en 20 días más inicie el proceso de licitación de la obra con sus consideraciones financieras y técnicas, que puede llevar de tres a cuatro semanas más.

En Mexicali, las obras serían la remodelación del Bulevar Gómez Morín, de Anáhuac a Terán, con una inversión de 106 millones pesos, la ampliación de la carretera Islas Agrarias (192 mdp) y la ampliación del Bulevar CETYS (70 mdp).

En Ensenada será la continuidad de Avenida Ruiz (50 mdp), la integración vial Eje Reforma-Avenida Ruiz (200 mdp) y la construcción de la gaza de incorporación del Libramiento Ensenada hacia Avenida Ruiz (30 mdp).

El resto de las obras tendrá otro esquema de financiamiento que aún está por definir, y dependiendo de este, se licitarán en distintos bloques a finales dl año o principios de 2023, pero en términos generales, mediante un proceso de recuperación de cuota o por participación beneficiaria.

Un ejemplo del esquema de cobro de cuota por uso de la vialidad, es la construcción del carril confinado del Corredor (Bulevar) 2000, con una longitud de 12 kilómetros. El Gobierno del Estado debe organizar el proceso para que “tal vez un privado o el Fiarum (Fideicomiso Administrativo de la Rumorosa) lleve a cabo el financiamiento de esa obra”, y en un momento dado, “apoyar o respaldar un crédito, ya sea de un privado o el Fiarum”, indicó Espinoza Jaramillo, quien agregó que dicho fideicomiso contribuirá con otra obra en Ensenada y una más en Mexicali.

¿Se tiene una proyección de la tarifa del Bulevar 2000? , cuestionó ZETA.

“No, no  la tenemos. Todo depende también de los alcances de la misma obra. La obra no nada más va a ser el tercer carril de cada sentido, sino de una mejora de la vialidad, ya sea inclusive tramos que haya que reponer completamente, acceso, salidas. Estamos dimensionamos la inversión”.

De acuerdo con el funcionario estatal, en el otro esquema de financiamiento de participación beneficiaria o referente a un impuesto que le llaman de plusvalía -impuesto de mejora-, entraría la construcción del Bulevar Sánchez Taboada, la única nueva vialidad de la primera fase de Respira.

La construcción de esta vialidad de tres carriles que conectará al Bulevar Rosas Magallón con el Centro de Convenciones de Rosarito, requiere mil millones de pesos, siendo la inversión más elevada de las seis obras previstas para Tijuana.

Blvd Sánchez Taboada, blvd Rosasa Magallón – Centro de Convenciones

Dentro de ese esquema, una de las formas para financiar la obra es que los desarrolladores de fraccionamientos -propietarios de las tierras por donde pasará la vialidad-, “digan ‘yo hago este kilómetro’, y nos ponemos de acuerdo, cuesta tanto, es valor de tanto y tu derrama queda libre”.

Espinoza Jaramillo agregó que “otros pueden decir ‘yo no quiero saber nada, a ver cómo le hacen’, habrá que hacerse del derecho de vía en un momento dado. Si tiene el derecho de vía la persona, tratar de negociar y comprárselo, de todas maneras le llega a él una derrama, la cual se convierte, si hacemos todos los pasos como debe ser, en un crédito fiscal, y de alguna forma y otra lo tiene que pagar (…) conforme a  Ley de Urbanización”.

Con base en datos de Catastro y del Registro Público de la Propiedad, el Gobierno del Estado ya cuenta con un censo de más del 80% de los propietarios, y si bien, no se ha tenido una reunión formal, ha habido “algunos contactos con desarrolladores de vivienda que tienen terrenos ahí, y ellos están completamente de acuerdo que se lleve el proceso que te acabo de decir, la aportación del derecho de vía, y en un momento dado,  la parte que les tocaría de aportación para la construcción de la obra”.

Otro proyecto que entrará en este esquema de financiamiento por participación de beneficiarios, será la ampliación de la carretera Ejido Puebla en Mexicali (112 mdp).

 

OBRAS VIALES NO RESUELVEN PROBLEMA A LARGO PLAZO

Tito Alegría, investigador de El Colegio de la Frontera Norte, considera que obras viales como las planteadas en Respira, con una visión más ingenieril que de planeación urbana, ayudarán por un corto plazo a disminuir la congestión de las zonas donde se ejecutarán, pero no son una solución de fondo ni a largo plazo para mejorar la movilidad de las ciudades.

En Tijuana, la última encuesta “respetable” de transporte data de 2005, la cual indica que casi la mitad de los viajes en automóvil eran de la casa al trabajo, y en segundo lugar, de la casa hacia las escuelas de todos los niveles. De modo que la congestión de vialidades se debe a que más de la mitad de los empleos están concentrados territorialmente en el área conformada por la Zona Centro, Zona Río e Hipódromo.

Las obras planteadas por la gobernadora no están modificando esa concentración de la actividad económica, y por tal razón, esas nuevas vías o ampliaciones se van a congestionar al cabo de un tiempo, afirmó el especialista en planeación y desarrollo urbano.

“Normalmente, cuando se amplían las vías, las vías tienden a absorber el flujo. La gente prefiere ir por avenidas de mayor velocidad cuando las vías se amplían, y eso significa que puede ser por un rato la solución, pero luego esas mismas vías van a estar congestionadas”, observó.

Para lograr una solución de largo plazo, se requiere una política coordinada entre los tres niveles de gobierno, liderada por el gobierno municipal, el cual tiene la facultad reglamentaria del uso de suelo, en aras de crear subcentros donde haya clase media con capacidad de compra, al haber centros de empleo y escuelas suficientes.

En esa estrategia, es relevante la participación del Gobierno Federal, dado que es quien da los subsidios de vivienda principalmente a través de  Infonavit.

Sin embargo, “los alcaldes duran tres años y una política de este tipo lleva diez años, entonces no les interesa. Tenemos una contradicción entre el objetivo político de un alcalde y qué le conviene a la ciudad”, destacó el investigador de El Colef.

Foto: Jorge Dueñes.- Arturo Espinoza, director Sidurt

Una acción de corto plazo para resolver la saturación de la Vía Rápida, es que la alcaldesa de Tijuana y la gobernadora pidan al Gobierno Federal insistir con el gobierno de Estados Unidos para que Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) abra más puertas en las garitas y agilice el cruce.

Para Alegría, otro problema en Tijuana es que no existe infraestructura adecuada para el peatón, ya que “miles de personas caminan sobre tierra para llegar a una parada de autobús” porque no hay banquetas. Y cuando existen, son tan pequeñas que el transeúnte choca con los postes y no cuenta con rampas de acceso para personas con discapacidad, lo que repercute en que se prefiera el traslado en un vehículo particular.

Tomás Pérez-Vargas Rosales, consejero del eje de Movilidad del Consejo de Desarrollo Económico, comentó que el plan de las seis obras para Tijuana es “ambicioso” y se prevé que beneficie a la entidad. No obstante, “si lo que se hace es incentivar el uso de automóviles, vamos a provocar más automóviles, probablemente nos dure el gusto de tener el tráfico ligero un par de meses”, pero a la larga volverá a congestionarse.

En su opinión, es necesario que Respira incluya proyectos de movilidad alterna al uso del vehículo particular. “Nos hubiera gustado ver la rehabilitación de banquetas donde están completamente inapropiadas”, así como espacios para bicicletas en las calles.

La importancia de priorizar al peatón radica en que con ello se promueve una movilidad más eficiente, toda vez que en un espacio donde caben 60 carros particulares, caben más camiones, más bicicletas y peatones.

Refirió que en Tijuana existe un vehículo por tres habitantes, lo que “es un muy alto grado de motorización”, incluso que en Ciudad de México, donde por cada vehículo hay ocho habitantes, y eso se debe en parte a la facilidad para conseguir automóviles usados que “desechan de lado americano”.

Cuestionado respecto a por qué no se contempló algún proyecto más enfocado al peatón o al uso de otros medios de transporte que no sea el vehículo particular, el titular de la Secretaría de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial (SIDURT) dijo que dentro del gabinete se consideró que primero se debe resolver el flujo vial, para que el transporte público pueda brindar un mejor servicio. “Si no resolvemos eso, estamos fomentando que existan más vehículos de transporte público en la ruta”, pues una unidad queda varada 40 minutos en un punto, generando que haya siete unidades circulando en vez de cinco, para cerrar el circuito de la ruta.

Aseguró que las obras previstas por SIDURT contemplan vialidades completas: banquetas, el cruce peatonal bien señalizado, la rampa de personas con alguna discapacidad y paradas de camión para transporte público. “No es una acción específica, sino que se está tomando en cuenta al momento de llevar a cabo cada obra”, expresó.

 

REORDENAMIENTO DE TRANSPORTE EN LAS MISMAS ZONAS

“A todos nos conviene un transporte público de calidad y eficiente”, aseguró la gobernadora de Baja California, Marina del Pilar Ávila Olmeda, cuando presentó el segundo eje del programa Respira, relacionado con el reordenamiento integral de transporte público.

Sin embargo, esta medida no implica que haya un reordenamiento, por ejemplo, de paraderos con más rutas, como la Zona Centro o la conocida como “5 y 10” en Tijuana.

Foto: Julieta Aragón.- Tomás Pérez Vargas Rosales, consejero sobre el eje de Movilidad en el CDT

A decir del director del Instituto de Movilidad Sustentable (IMOS), Jorge Alberto Gutiérrez Topete, “la idea es trabajar con los mismos transportistas que tenemos, nada más cambiar la manera en que se opera”, favoreciendo a unidades más grandes (microbuses) en lugar de utilizar camionetas tipo van.

“Lo que hicimos en Mexicali es invitarlos a que se organicen, que combinen sus unidades de transporte y fusionen sus rutas, de tal manera que sobre ese corredor circulen menos unidades, pero moviendo el mismo número de gente de manera más eficiente, y los choferes que salgan de esos corredores, darán servicio en zonas de la periferia de la ciudad donde falta cobertura”, agregó.

Para esto se requiere que los transportistas se recuperen financieramente de los estragos causados por la pandemia de COVID-19, así como hacer modificaciones legales acorde con la Ley de Movilidad federal, apuntó el funcionario.

El tercer eje del programa  -enfocado a la aplicación de nuevas tecnologías- pretende que en Tijuana (como ya se hizo en Mexicali) se implemente el uso de la tarjeta de recaudo, permitiendo definir patrones de consumo de dónde y a qué hora abordan los usuarios, y así “ir sacando solo las unidades necesarias para prestar el servicio en las diferentes horas del día”.

Actualmente, el IMOS trabaja en la recuperación de rutas que se perdieron en Mexicali y Tijuana a causa de la pandemia, De 40 que alguna vez existieron en la Capital del Estado, actualmente hay alrededor de 16. Mientras que en Tijuana se ha recuperado el 85%, con lo que están circulando 220 rutas, aunque algunas no en su totalidad.

Gutiérrez Topete abundó que otra acción prevista dentro de Respira es poner al día y modernizar los semáforos de Tijuana y Mexicali, lo cual requiere una inversión de 400 millones de pesos y “mejorará la movilidad en 10 por ciento”.

En opinión de Tomás Pérez-Vargas Rosales, consejero del Consejo de Desarrollo Económico de Tijuana (CDT), el sistema de transporte público local no ha funcionado porque “está muy pulverizado” con la gran cantidad de rutas que existen, por lo que debería apostarse a una reorganización con rutas troncales como el Sistema Integral de Transporte de Tijuana (SITT).

Sobre el transporte público, el investigador de El Colef, Tito Alegría, indicó que “el intento del SITT fue el mejor que ha tenido la ciudad, pero ha sido un intento fallido”, debido a que la ruta tiene baja densidad poblacional que no ofrece la cantidad de usuarios que den viabilidad financiera al proyecto.

Ante ello, una posibilidad que -habrá que estudiar- es que la misma empresa concesionaria implemente rutas transversales que lo alimenten de pasajeros, pero aun así, difícilmente se encontrará una solución a corto plazo, estimó.

Entretanto, Obed Silva Sánchez, encargado de despacho de la Secretaría de Movilidad del XXIV Ayuntamiento de Tijuana, reveló que la administración de Montserrat Caballero Ramírez contempla la posibilidad de que taxis de ruta puedan utilizar el carril confinado del SITT donde se haga cuello de botella, como Zona Río y Centro, sin que eso represente un problema legal, ni se deje de operar la Ruta Troncal.

ZETA cuestionó a Gutiérrez Topete sobre la coordinación que tienen con los ayuntamientos, en específico con el de Tijuana, así como las acciones a emprender para mejorar la movilidad. El funcionario refirió que se tenía una mesa de trabajo con el anterior secretario de Movilidad de Tijuana, y “ahora que está el licenciado Obed Silva, estamos restableciendo esas mesas de trabajo, hay buena coordinación, buena comunicación y esperamos en su momento hacer esos esfuerzos conjuntos para sacar adelante la movilidad”.

¿Cuáles temas se abordaron en la mesa anterior?

“Muchos puntos -entre los que se encontraba el tener instalados los paraderos donde deben estar, actividad en la que el gobierno estatal y municipal comparten responsabilidades-, nuestra intención es hacer un reordenamiento en conjunto, porque ellos tienen la facultad de dónde y nosotros de quién, estamos tratando de hacer un solo trámite que involucre a las dos instancias de gobierno”.

 

MUNICIPIOS VENDEN ÁREAS DONADAS

La multiplicación de áreas verdes, es el cuarto eje del programa Respira, con el que se pretende aumentar los espacios verdes en Tijuana, ya que actualmente “ni siquiera tenemos un metro cuadrado por habitante”.

Aunque aún no se presenta a detalle este eje, pese a la buena intención de la gobernadora, un problema frecuente para generar más espacio público, es que los ayuntamientos venden a los desarrolladores de vivienda los predios que les fueron donados por Ley, con el fin de obtener más recursos presupuestales.

“Cada vez que se vende un terreno (donado), se pierde una oportunidad de espacio público”, señaló Tito Alegría, quien agregó que durante años el gobierno municipal “se ha inhibido de prohibir que haya edificios en Playas de Tijuana que eliminen la vista del mar, que es un bien público”.

Comentarios

Tipo de Cambio