Bebés nacen adictos en BC; autoridades omisas

Fotos: Enrique Botello
Edición Impresa lunes, 16 mayo, 2022 12:00 PM

La mayoría de los embarazos donde hay drogas de por medio terminan en mortinatos o abortos; sin embargo, estas muertes quedan en la clandestinidad

En los últimos tres años, por lo menos 323 bebés fueron atendidos por sufrir alguna dependencia a drogas ilícitas debido al consumo “abusivo” de la madre, de acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Salud en Baja California.

Aunque los registros de los hospitales son imprecisos y poco claros, mediante las respuestas obtenidas a la solicitud de Transparencia DG-UDIAT-000052-2022, se puede establecer que durante 2021, sólo en Tijuana, atendieron a 89 neonatos en circunstancias relacionadas con el consumo de este tipo de sustancias.

Cada semana, los servicios de salud pública del Estado atienden casos de neonatos hijos de adictos, principalmente a drogas como la heroína y metanfetaminas.

Las cifras de Playas de Rosarito son distintas: médicos y enfermeras atendieron a 43 pequeñas y pequeños entre enero de 2020 y el mismo mes de 2022, quienes nacieron con síndrome de abstinencia a las drogas.

En Tecate no se tiene un registro de bebés con ese síndrome, pero desde  2015 han atendido a 77 personas que recibieron atención médica urgente.

Las madres tenían entre 15 y 36 años de edad y se les detectó consumo de anfetaminas y metanfetaminas. Entre el 10 y 15 % de este sector son menores, mientras que el 80% va de los 10 a 30 años de edad.

En el caso de Ensenada, de enero de 2018 a la fecha hubo un registro de 187 nacimientos relacionados con padecimientos de síndrome de abstinencia, de los cuales cinco perdieron la vida. De otras morbilidades, ocho bebés tuvieron complicaciones porque la madre consumió alcohol durante el embarazo; de ellos, uno fue por tabaquismo.

Conforme a la información médica, un recién nacido es afectado por la influencia de alguna sustancia nociva, transmitida a través de la placenta o de la leche materna; esto incluye un color amarillento en la piel y defectos congénitos.

Otros trastornos originados en el período perinatal, son las convulsiones al nacer, alteraciones cerebrales, problemas de la ingestión de alimentos, reacciones e intoxicaciones. Le siguen trastornos del tono muscular y muerte fetal de causa no especificada. Paralelamente, existe el síndrome alcohólico fetal, que se da cuando el feto es afectado en su desarrollo cuando la madre es dependiente del alcohol.

 

BEBÉS DE ADICTOS MUEREN EN LA CLANDESTINIDAD

La mayoría de los embarazos donde hay drogas de por medio terminan en mortinatos o abortos. Sin embargo, estas muertes se quedan en la clandestinidad porque las autoridades sanitarias no se enteran en la mayoría de los casos.

Luis García Martínez, director del Hospital General de Playas de Rosarito, respondió a las solicitudes de información con datos que mantienen al municipio en alerta:

“Todo bebé que nace y tiene antecedente de ser hijo de madre que consume sustancias ilícitas, ingresa a terapia intensiva para una valoración durante las primeras 72 horas”.

Otro factor para determinar el tiempo de hospitalización necesario para el bebé, son las sustancias que haya consumido o se haya aplicado la embarazada, así como el tiempo que tenga consumiendo drogas antes de un parto.

Sobre las secuelas que podría generar este padecimiento, García Martínez detalló que los neonatos que ingresan con este síndrome presentan una sintomatología clínica variable, “en su mayoría les va a ir bien y, de acuerdo a los estudios a largo plazo, dentro de los padecimientos, son problemas de desarrollo intelectual”.

El médico aclaró que para que sea una persona 100% sana y funcional, dependerá del tipo de droga usada por la madre.

“De acuerdo con los estudios a largo plazo, se ha descubierto ciertas características donde los niños quedan mermados en el aspecto de inteligencia”, lamentó.

Sobre el tiempo que tarda el proceso de desintoxicación de un bebé, enfatizó que el síndrome de abstinencia puede ser muy agudo, pues puede presentarse en las primeras horas o tomar un poco más de tiempo.

“Mínimo se les dan de 48 a 72 horas. Si no hay clínica de abstinencia, se pueden egresar sin tratamiento y tiene una duración prolongada de estancia hospitalaria”, estimó.

 

DROGADICCIÓN, UNA METAEPIDEMIA

Las drogas duras son aquellas de diseño o sintéticas. Se usan para evitar el antidoping, por lo que son creadas mediante fórmulas nuevas y cada componente tiene diferentes efectos.

El doctor Ángel Iván Alvarado López, subdirector del Hospital General de Ensenada, advirtió que las adicciones están catalogadas como “un problema metaepidemiológico”, no sólo como una “epidemia”.

“Va más allá de una epidemia porque es tan multifactorial que determina cómo un individuo, por las condicionantes económicas, familiares o sociales, puede llegar a usar una sustancia ilícita o lícita”, alertó el servidor público.

Una vez que el paciente intoxicado entra a la unidad en medio de una crisis, se hace una evaluación dependiendo de la droga.

“La enfermedad de las drogas es tan compleja que requiere de un equipo multidisciplinario para atender a estos pacientes: al ingresar tienen a su disposición a promotores de salud, enfermeras, médicos de primer contacto, especialistas en salud mental o psiquiatra, además de toxicología clínica. Los opioides, como la heroína o las metanfetaminas (también conocida como cristal), son los más comunes y requieren de medicamentos fuertes”, recordó el especialista en toxicología.

“Para calmar la crisis, es necesario usar drogas reanimadoras o antídotos, como la naloxona, un medicamento usado en estados donde hay epidemias por consumo de opioides, como lo es el caso de Colorado (Estados U nidos)”, refirió el médico.

En Baja California los doctores están acostumbrados a que los pacientes adictos sean reincidentes y busquen, en más de una ocasión, ser atendidos por los servicios de salud pública.

Alvarado López agregó que la mayoría de los pacientes son personas en situación de calle, quienes carecen de una red de apoyo.

A diferencia de las drogas duras, los pacientes con un problema de alcoholismo requieren de una menor estancia hospitalaria, a menos que sea crónico, con cirrosis hepática o alcohólico nutricional con secuelas graves.

Uno de los daños más severos que enfrentan estos enfermos es el de tipo hepático, aunque un paciente con sobredosis de heroína podría fallecer por un paro respiratorio o de hipotermia si se somete a temperaturas bajas o hipoglucemias.

“Hay síndromes post consumo que se relacionan con esquizofrenia, que es una secuela orgánica de tipo mental”, reveló.

Otras complicaciones son de tipo gastrointestinal o la necesidad de rehabilitación en las articulaciones, debido a lesiones ocasionadas por las agujas.

Sobre la atención médica, Alvarado López detalló que la Jurisdicción Sanitaria se divide en atención de primer y segundo nivel; por eso, quienes están en el Hospital General son atendidos en la cuestión médica, mientras que la otra instancia se encarga de la prevención y promoción de la salud.

El presupuesto para atender a estos pacientes adictos se sale del presupuesto anual de cada hospital, aunado a que depende de la demanda que hayan tenido en cuanto a intoxicaciones.

 

POLICÍAS SON EL PRIMER CONTACTO

Las y los agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) de Ensenada conforman otro grupo de servidores públicos que deben lidiar con los padecimientos de las mujeres adictas. En algunos casos las trasladan a los hospitales de la ciudad, con el fin de que reciban la atención médica en las áreas de maternidad.

La agente María Elena Monreal Mendoza, subdirectora de Prevención al Delito en la DSPM, explicó que como primeros respondientes otorgan los primeros auxilios psicológicos y al momento que la persona se presenta ante el juez calificador, sin que amerite una sanción por haber cometido una falta administrativa.

En el caso de la ciudadanía adicta a una sustancia ilícita, se les canaliza al lugar correspondiente, dependiendo si es por alcoholismo, crisis de ansiedad o drogas no legales, por lo que también pueden optar por un especialista o institución adecuada.

Monreal Mendoza reconoce que como oficiales no están capacitados para suministrar algún tipo de medicamento a quienes estén en medio de una crisis, en este caso por sobredosis, pero siempre pueden contar con los médicos legistas dentro de la comandancia.

 

Comentarios

Tipo de Cambio