Haitianos hallan refugio y se integran en Ensenada

Fotos: Enrique Botello
Edición Impresa lunes, 4 abril, 2022 12:00 PM

A partir de octubre, el albergue Por Amor a las Calles, concebido para apoyar a personas en situación de calle, comenzó a recibir migrantes hondureños y guatemaltecos; entre noviembre y marzo han arribado otros 203 haitianos, con casi nulo apoyo gubernamental

Ella y su familia, integrada por su esposo de 27 años y su hija de 3 años, al igual que otros 200 ciudadanos de la nación caribeña, han encontrado refugio en el albergue Por Amor a las Calles, dirigido por Rogelio Castro, quien con muy escaso apoyo gubernamental se las ha arreglado para brindarles techo, comida, cobijo y servicios.

Mientras deja un momento a su pequeña, la joven de estatura baja, pelo grifo y amplia sonrisa comparte con ZETA que ella y su esposo ya están trabajando en la maquiladora Rapid Manufacturing; él lo hace en el turno de la mañana y ella por la noche, así se alternan para cuidar a la niña.

Dice, hablando en “portuñol”, haber llegado a México buscando trabajo después de estar un tiempo en Brasil, donde nació su hija, laborando -ella- en pollos y su esposo en la construcción.

Marie salió de su país al no haber trabajo ni comida; ahora piensa establecerse en Ensenada, y aunque no tiene claro si permanecerá en el albergue o buscará una casa para rentar, asegura que “Rogelio ayuda muito”.

Rogelio, ex candidato independiente a la alcaldía de Ensenada, opera las instalaciones de Por Amor a las Calles desde hace tres años. En un principio, el lugar fue concebido para ayudar a personas en situación de calle. A la fecha, por el albergue han pasado unas mil 200 personas en situación de calle.

Castro presume que 27 de esas personas en situación de calle -“tesoros”, como los llaman en su equipo-, hoy han formado una familia, están trabajando y tienen su casa.

Albergue migrantes haitianos en Ensenada

Pero a partir de octubre de 2021 hubo un cambio radical, cuando DIF Estatal pidió a Rogelio recibir a cien migrantes hondureños y guatemaltecos, ya que en Tijuana y otros puntos fronterizos estaban saturados.

Se fueron los hondureños y llegaron los haitianos, solos, no enviados por las autoridades, porque en Tijuana escucharon que en Ensenada había un albergue para migrantes; primero llegaron cuatro, esos cuatro les hablaron a otros seis y así se fue haciendo la cadena hasta alcanzar los 203 atendidos en meses recientes.

Ahora, entre el 60 y 70 por ciento de los haitianos que se han establecido en la ciudad, tienen trabajo y donde vivir. Pero en este momento hay entre 50 y 67 que siguen en el albergue, algunos desde noviembre, de los cuales Rogelio se hace cargo.

Tiene conocimiento que en próximos días emprenderán el viaje hacia Ensenada otros 40 haitianos.

Los haitianos ingresan a México por Chiapas, van recorriendo el país y en el trayecto varios de ellos -algunos profesionistas o mano de obra calificada- se quedan en diversos lugares.

 

A PUNTO DE ESTAR EN NÚMEROS ROJOS

“Estoy a punto de entrar en números rojos, mi negocio es el que está soportando a veces, al último me voy a quedar sin negocio y sin albergue”, avizora Rogelio Castro ante lo caro que le resulta mantener el refugio y a los migrantes.

Reconoce que Gobierno del Estado le apoya con despensas, sin embargo, quedan pendientes de cubrir la renta, agua, luz, entre otros servicios.

“Realizo una labor que no me corresponde, pero si los migrantes vienen, no les puedo negar la atención ni cerrar las puertas, al contrario, puede servir como vínculo con las autoridades”, indica.

En este momento Rogelio tiene una deuda de 40 mil pesos con la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (CESPE) por consumo de agua. “No me cortan el agua, pero se necesita que la gobernadora y el secretario (del agua) condonen la deuda”, refiere.

Al mes, señala, se hace una cuenta de 22 mil pesos para sufragar los gastos del albergue, recurre a amigos y organiza rifas para poder salir adelante. Hay gente que ayuda, pero no es su obligación, “necesito apoyo del gobierno”, clama.

Por Amor a las Calles, ubicado en el ex Ejido Chapultepec, no solamente está funcionando como albergue para personas en situación de calle y migrantes, sino como refugio de perros y para mujeres violentadas.

 

ENCUENTRAN TRABAJO EN FÁBRICAS Y OFICIOS

Al llegar los haitianos a Ensenada, hubo gente que quiso darles trabajo y surgió la duda si podían hacerlo, por lo que hubo acercamiento con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. “Nadie está ilegal”, sostuvo Rogelio Castro.

Los migrantes haitianos han encontrado trabajo en maquiladoras, haciendo trabajos de herrería, carpintería, mecánica, campo, de acuerdo con datos del propio Rogelio Castro y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

La dependencia estatal dio a conocer que Rapid Manufacturing contrató a 32 de ellos y en ICU Medical dieron cabida a otros cinco, aunque esta última tiene contemplado contratar al menos diez migrantes, ya que les crearon un espacio donde no se requiere tanto entrenamiento, como en el área de ensamble.

En la presente administración estatal se han efectuado tres ferias del empleo -en albergues de Mexicali y Ensenada, así como en San Quintín-, las cuales favorecieron la contratación de aproximadamente 400 migrantes. Se logró la vinculación de 388 haitianos a diferentes empresas que están en espera de obtener documentos para su contratación inmediata, con todas las prestaciones de Ley.

En estas ferias de empleo comenzó la preinscripción ante la página del Servicio de Administración Tributaria (SAT) para obtener el Registro Federal de Contribuyentes y programar citas ante las oficinas físicas para concluir su trámite.

Con el propósito de simplificar la inscripción de migrantes nacionales y extranjeros al Registro Federal de Contribuyentes (RFC), se brindó una capacitación de la Secretaría del Trabajo del Estado, el Servicio Nacional de Empleo y la oficina de SAT en Mexicali a empleadores de Baja California.

Uno de los principales obstáculos para la contratación de migrantes, es que no cuentan con RFC, y la Modalidad de Inscripción de Asalariados Masiva permite a los empleadores realizar el alta de manera digital en un archivo único.

A través de un convenio, el Servicio Nacional de Empleo y la Organización Internacional para las Migraciones, buscarán el acceso a oportunidades de empleo a la población migrante a través de ferias del empleo, bolsa de trabajo, talleres y capacitaciones, con la finalidad de vincular a los migrantes a trabajos que les brinden una seguridad y bienestar para ellos y sus familias.

La firma del convenio de colaboración se planea para marzo, una vez que el documento final sea analizado por oficinas nacionales e internacionales de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Castro subrayó que en el albergue estuvo una mujer que habla portugués, francés, inglés, criollo y español, por lo cual una maquiladora supo de ella y se la llevó a trabajar inmediatamente.

 

AUMENTAN SOLICITUDES DE ASILO

En 2021 incrementaron las solicitudes de asilo en nuestro país, hasta alcanzar 108 mil 195 peticiones, según datos de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar).

La cifra es casi tres veces más que la registrada en 2020, cuando se recibieron 41 mil trámites aproximadamente; apenas se han resuelto unos 31 mil 787 casos en lo que va del año.

Caribeños y sudamericanos arriban a México debido a la pobreza extrema que enfrentan en sus regiones de origen, cuestiones políticas, catástrofes naturales o inclusive una combinación.

En los años recientes, Baja California ha sido receptor de miles de migrantes haitianos, pero también ha habido arribos desde Honduras, Cuba, Salvador, Venezuela, Guatemala, Brasil y Colombia.

En su trayecto, los migrantes quedan expuestos a grupos delictivos. Según el Informe Especial sobre la Situación que Guarda el Tráfico y el Secuestro en Perjuicio de las Personas Migrantes en México 2011-2020, elaborado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), de 2018 a 2020 hubo 49 denuncias por secuestro. Durante ese periodo se reportaron 428 víctimas de tráfico ilícito.

 

RETÉN EN LAS CAÑADAS

El fin de semana del 25 al 27 de febrero se instaló un retén del Instituto Nacional de Migración en la Carretera Transpeninsular, a la altura del balneario Las Cañadas.

Ciudadanos que durante años han transitado por esa vía de comunicación, revelaron a ZETA que no les había tocado haber visto un operativo de ese tipo: al menos dos camionetas blancas con personal de la dependencia federal se estacionaron junto a la vialidad, colocando conos de tránsito para efectuar revisiones aleatorias.

Comentarios

Tipo de Cambio