Émulo de Bonilla, Darío Benítez va contra empresarios y “adversarios”

Edición Impresa lunes, 4 abril, 2022 12:00 PM

Personalmente, acompañado de sus funcionarios, el presidente municipal de Tecate ha clausurado por lo menos dos empresas. La última vez, incluso despidió a nueve elementos de Bomberos y Protección Civil, por presuntamente (pues ninguno de esos elementos estuvo ahí) no respetar sus órdenes, lo cual implicaba dejarlo entrar sin protección adecuada a una empresa de manejo de desechos tóxicos

Al mero estilo del ex gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, el presidente municipal de Tecate, Edgar Darío Benítez Ruíz, tensiona la relación entre su gobierno, funcionarios del mismo y empresarios del Pueblo Mágico.

Pasaban apenas dos meses de asumir el cargo, cuando en octubre de 2021, Benítez, acompañado de algunos de sus directores, se apersonó al interior de las instalaciones del Hotel Kumiai, uno de los más prestigiosos del municipio que encabeza, para clausurarlo.

Argumentó que la operación del hotel era a través de una licencia no vigente. En ese momento los representantes legales del hotel, convidados por el propio alcalde mediante una invitación engañosa, donde informaba que desde esas instalaciones emitiría

“importante información para el reordenamiento de nuestra ciudad”, dijeron haber realizado los trámites correspondientes, pero que en varias ocasiones, los encargados de emitir los permisos -especialmente en la Dirección de Reglamentos encabezada por Natalia Hernández- se habían mostrado renuentes para el proceso de estos.

No fue el único lugar que a inicios del gobierno municipal sufrió presión por parte de autoridades locales, quienes arribaban a los comercios señalando alguna irregularidad para después clausurar o notificar de una sanción.

Ante estas acciones, representantes de organismos empresariales y comercios locales, quienes prefieren omitir su nombre por temor a las presiones oficiales, se dicen intimidados ante el actuar de la Dirección de Reglamentos y del presidente municipal.

“Fueron dos largos años de hostigamiento a empresarios del Estado por parte del gobierno estatal anterior, donde encabezados por Jaime Bonilla, los funcionarios actuaban cono gánsteres, hoy volvemos a vivir la misma situación, pero en el gobierno municipal”, resaltaron los empresarios.

El viernes 25 de marzo, la empresa Recicladora Temarry, SA de CV fue clausurada por el alcalde Darío Benítez en persona, un día después de la contingencia por derrame de líquidos que generaron una nube de gases y un olor que se extendió por varios kilómetros en Tecate. Los hechos abrieron la caja de Pandora.

Benítez llegó hasta la recicladora, acompañado de funcionarios como Alicia Rabelo, de Protección al Ambiente; Dora Nidia Ruiz Chávez, secretaria del Ayuntamiento; y Elsa Macías, encargada de despacho de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Tecate. Exigieron entrar a la empresa sin equipo de protección, ni orden expedida por alguna autoridad, sin conocimiento de los gases que se habían generado. Por ello, directivos de la empresa les negaron el acceso, lo que generó una serie de declaraciones por parte del primer edil, quien a través de un enlace en vivo en redes sociales, señaló la presunta existencia de irregularidades al interior de la empresa, además de informar que se emitió una orden de contingencia al Director de Protección Civil y Bomberos Municipal, Francisco Joaquín Mercado de Santiago, resaltando que este habría hecho caso omiso, cuando al momento de los hechos se encontraba fuera de la ciudad.

Un día después, Edgar Darío Benítez Ruíz asistió de nueva cuenta a Recicladora Temarry, SA de CV, acompañado de los mismos funcionarios, agregando al asesor jurídico municipal para llevar a cabo la clausura de la empresa, alegando haber realizado un recorrido al interior de la misma y observar procesos irregulares.

Directivos de Temarry dijeron contar con la documentación que permite la correcta operación de las actividades de manejo de residuos peligrosos, certificaciones y normas que exige el Gobierno Federal, al cual rinden cuentas.

Mientras, el alcalde señaló que elementos de Protección Civil no respetaron sus órdenes al no permitir su entrada a la empresa, cuando ni él ni sus acompañantes portaban equipo de protección para atender dicha contingencia, lo que implicaba poner en riesgo a los elementos y al propio Benítez.

Salvador Cervantes, director de Protección Civil de Baja California, comentó que en todo momento tanto la empresa como los elementos de Protección Civil y Bomberos de Tecate, actuaron apegados a los protocolos y procedimientos establecidos, vigentes y aprobados que establece la Ley, informando que esta obliga a todas las empresas a contar con un programa y una brigada de Protección Civil al interior de esta, facultada para actuar ante sucesos como los ocurridos. Destacó que de haber existido una condición de riesgo como la que en días pasados señaló el alcalde, hubieran sido inmediatamente evacuados los lugares aledaños.

Dos días después, Benítez suspendió a nueve elementos de Bomberos y Protección Civil, aunque ninguno de ellos estuvo presente físicamente en los hechos, incluso uno se encontraba de vacaciones cuando se daba a conocer su baja, con la justificación emitida por el alcalde de pertenecer al equipo de Joaquín Mercado, director de Bomberos y Protección Civil, quien además es suplente del alcalde.

Ante las presiones internas, en menos de 24 horas, cinco de los elementos fueron restituidos al no encontrarse una justificación exacta del por qué fueron dados de baja.

El miércoles 30 de marzo, el coordinador y su equipo de trabajo comparecieron ante la Comisión de Bomberos de Cabildo, donde se montó un tipo juicio en el que aparentemente el coordinador Joaquín Mercado, era juzgado. En el trasfondo -comentaron a ZETA– está el hecho que tanto suplente como alcalde, pertenecen a corrientes distintas dentro de Morena.

Por último, se informó que habrá nueva fecha para conocer las consecuencias de lo ocurrido en Temarry, y las acciones a tomar por la comisión para el actual director.

Lo único favorable, es que por lo menos una comisión del Cabildo, la de Bomberos -integrada por tres regidores-, el alcalde y la secretaria del Ayuntamiento, sesionó, ya que no ha habido reuniones del pleno de Cabildo desde el 27 de enero.

Comentarios

Tipo de Cambio