El interés privado criminaliza a los trabajadores en el Alto Golfo de California

Cartaz lunes, 25 abril, 2022 12:00 PM

Que los representantes políticos de la propiedad privada inventen delitos para máximo beneficio del gran propietario privado y que los trabajadores sean criminalizados como resultado de esta práctica, se trata de una institución antigua.

Ya Carlos Marx, en algunos de sus artículos para la Gaceta Renana (1842-1843), demostró eso al analizar los debates de la sexta Asamblea provincial de Renania a propósito de la recolección de leña suelta; limosna de la naturaleza la denominó Marx, y su consideración legislativa y legal como robo de leña.

En la Dieta Renana, que reunía como legisladores a nobles y burgueses, el derecho consuetudinario del pueblo a recolectar leña suelta en el bosque para mitigar el hambre y la falta de techo fue no solo ignorado, sino convertido en delito y castigado con gran dureza. Así se comportaban las clases dominantes de Prusia, que en su bravía transformación del interés privado en ley suprema mancillaban al hombre sencillo y a la misma ley; dando testimonio adelantado de un hábito político de los monopolios en los modernos países que gobiernan.

Viene a cuento la anécdota porque así como en el viejo Reino de Prusia, que décadas después sumando industrialización con guerra imperialista y concentración de capital, derivó en la moderna Alemania, en el México actual el derecho consuetudinario a la pesca por parte de los trabajadores de las costas del Alto Golfo de California no solo es ignorado, sino criminalizado con leyes y medidas que emparentan a los gobiernos federales de Carlos Salinas de Gortari, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador.

En treinta años la pesca popular ha sido vuelta un delito por el Estado burgués, con leyes que son excepciones a la ley o que vuelven lícitas cualquier disposición excepcional oficial.

De esta forma, los trabajadores que a través de la pesca alimentaban a sus familias, son expulsados del mar progresivamente, reservando así sus abundantes recursos naturales para los monopolios, mientras son forzados a reconvertirse en mendigos o futuros esclavos legales del salario en hoteles, minas e industrias de la región.

Esta decisión de la burguesía (ejecutada antes por el PRI o el PAN y ahora por Morena) se ha impuesto por todos los medios pese a la lucha de los trabajadores de la pesca contra los grandes propietarios privados de los tres países del T-MEC, la legalidad burguesa que los respalda, las ONG y la misma Secretaría de la Marina.

Defendiendo al medio ambiente y a las especies marinas, denunciando consecuencias de la minería y asesinatos impunes, los trabajadores eligieron como su dirigente a Sunshine Antonio Rodríguez.

Sunshine Rodríguez es un preso político de la Cuarta Transformación. Detenido sin cargo en noviembre de 2020, es conservado en prisión sin el derecho a una audiencia y con base a una ley heredada por el gobierno de Calderón al gobierno de AMLO: la prisión preventiva oficiosa.

Exigimos su libertad incondicional, que solo podrá lograrse con una combinación de formas de lucha y la solidaridad del proletariado, en unidad con los sectores populares en contra del Estado como representante del interés privado de los monopolios.

 

Atentamente,

Célula Martha Galindo.

Partido Comunista de México, en Baja California.

Comentarios

Tipo de Cambio