Periodistas, “entre dos fuegos”; amenazas de la delincuencia y ataques del presidente: Adela Navarro

Foto: captura de pantalla
Destacados lunes, 21 febrero, 2022 11:39 AM

La periodista señaló aunado a las represalias de la delincuencia que pueden enfrentar los comunicadores por su labor informativa los ataques verbales del presidente de la república no generan un buen clima para ejercer el periodismo

 

La codirectora general de ZETA, Adela Navarro Bello, señaló que en México el gremio periodístico no sólo corre el riesgo de ser blanco del crimen organizado, sino que también debe enfrentar el contexto de adversidad que genera el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, con sus descalificaciones a comunicadores con cuya labor se muestra en desacuerdo.

“Tenemos y otra vez estamos los periodistas en México en este mortal binomio, amenazas de la delincuencia o grupos de poder y los ataques verbales del presidente, estamos entre dos fuegos”, manifestó este lunes 21 de febrero en sesión del Grupo 21 de Tijuana, en la que participó como invitada especial.

En alusión a los homicidios de los periodistas Margarito Martínez Esquivel y Lourdes Maldonado López, perpetrados en Tijuana el 17 y el 23 de enero de 2022, indicó que el reto para los comunicadores, así como para todo aquella persona que se desempeña en el ámbito profesional, “ya no nada más es sobrevivir, sino sobrevivir en condiciones de seguridad” y deploró que desde el ámbito del poder no se genere “un buen clima en este momento para el ejercicio del periodismo”.

A decir de la comunicadora, el 11 de febrero López Obrador “cruzó una línea muy delgada”, con “una irregularidad, un exceso a su investidura”, en razón de haber exhibido “el supuesto salario de un periodista”; cuando se supone que esa información debe ser reservada, dijo.

Navarro Bello remarcó que ello constituyó “una reacción” de López Obrador “a un reportaje que no elaboró Carlos Loret de Mola, pero sí contribuyó a su difusión, sobre la casa gris del hijo del presidente”, José Ramón López Beltrán, en Estados Unidos.

El estilo de vida que refleja habitar esa propiedad (valuada en cientos de miles de dólares) “es contradictorio a la política de austeridad” que el primer mandatario ha promovido desde que fue por primera vez candidato presidencial, en 2006, sugirió la periodista.

“(López Obrador) ha recomendado no ser aspiracionista y de repente hay esta narrativa distinta”, en el círculo de su familia, o por parte de sus hermanos, o de funcionarios como Manuel Bartlett, comentó.

Ante la publicación de reportajes referentes a casos de excesos en el ámbito del poder, “lo que hace (el presidente) es intentar matar al mensajero, no literalmente, pero matar su credibilidad, matar la confianza que los lectores, los radioescuchas, la audiencia le tiene a un periodista, Carlos Loret, Carmen Aristegui, Víctor Trujillo y medios como el Universal”, expuso.

Navarro Bello detalló que ZETA igualmente enfrenta “un señalamiento constante de las entidades de poder cuando les afecta (algún) reportaje” publicado por este semanario.

De acuerdo con la también columnista “no deben de ser los temas de la familia del presidente o del círculo cercano, de los colaboradores del presidente temas intocables”, pues “están ejerciendo el poder y la sociedad tiene derecho a saber cómo lo están ejerciendo”.

Adela Navarro deploró que en la República Mexicana los crímenes contra periodistas se resuelvan en un mínimo porcentaje. “Tenemos 98 por ciento de impunidad en la resolución de los casos de los periodistas”, advirtió.

En referencia al homicidio de Lourdes Maldonado recalcó que el caso “fue muy público” toda vez que la periodista recurrió a López Obrador para decirle que temía por su vida cuando el ex gobernador Jaime Bonilla Valdez, con quien sostenía un pleito laboral, fungía como senador. “A los asesinos les pagaron 15 mil dólares, 5 mil dólares a cada uno de ellos, no es posible que teniéndolos detenidos no hayan podido ir en la investigación más allá”, cuestionó Navarro Bello.

Lamentó que de parte del gobierno federal no exista “una estrategia integral” para combatir las células del narcotráfico. “No se está investigando tráfico de armas, a los criminales, ya no tenemos objetivos prioritarios para su aprehensión, generadores de violencia, asesinos, extorsionadores” y deploró que la labor de la Guardia Nacional no sea estratégica sino meramente disuasiva a base de rondines.

Si además se considera que en Baja California prácticamente se acaban de incorporar el fiscal del estado (Ricardo Carpio) y el secretario de seguridad (Gilberto Landeros), los criminales “ahorita tienen todos los elementos para seguir vulnerando a la sociedad” y para “adueñarse de las calles”, como en el caso de Tijuana, donde el promedio de ejecutados es “6 u 8 por día”, abundó.

Por otro lado, la periodista señaló que desde el gobierno “no está persiguiendo” a quienes presuntamente fueron adversarios de López Obrador.

“Él prometió perseguir la corrupción que fue rampante en el sexenio de Peña Nieto y no lo está haciendo (con la excepción de los casos de Rosario Robles y Emilio Lozoya)”, reclamó.

Finalmente, la codirectora general manifestó que no existen contrapesos políticos al gobierno la administración de AMLO.

“La oposición no existe, porque hay negociación, hay que negociar en la Cámara de Diputados, senadores, presupuesto en los estados, posiciones, embajadas, candidaturas, impera la negociación, no tenemos un liderazgo político como lo fue AMLO en su momento en la oposición, no tenemos unos partidos políticos fuertes porque todos incluido Morena, que ya es gobierno adolecen de abusos”, remató.

 

Comentarios

Tipo de Cambio