Monseñor Isidro Guerrero, la muerte de un polémico Obispo

José Isidro Guerrero Macías "Chilo".- Obispo de Mexicali, enero de 2007
Destacados viernes, 25 febrero, 2022 11:00 AM

Considerado como un representante religioso apegado al poder y férreo defensor de las causas conservadoras, el rechazo al matrimonio igualitario y a la despenalización del aborto, José Isidro Guerrero Macías, Obispo de Mexicali, perdió la batalla contra la COVID-19, luego de un mes y 12 días internado en un hospital particular de la Capital del Estado. Sus allegados le reconocen la expansión en la promoción de sacerdotes, pero también resulta innegable que se trató de un personaje polémico en varios momentos importantes

 

Después de 24 años de representar las causas eclesiásticas al frente de la Diócesis de Mexicali, el Obispo José Isidro Guerrero Macías falleció a los 70 años de edad por complicaciones derivadas de la COVID-19 que contrajo a inicios del año. Su muerte fue prolongada, pues permaneció hospitalizado durante un mes y 12 días, de los cuales la mayor parte del tiempo se mantuvo intubado.

El Monseñor Obispo de Mexicali, se convirtió en el sacerdote número once en perder la batalla contra la pandemia y el número 40 en contraer la enfermedad, según cifras oficiales. El golpe a la comunidad religiosa en México se da a escasos 20 días del deceso de Francisco Raúl Villalobos Padilla, Obispo Emérito de Saltillo, considerado el más longevo a nivel nacional, con 101 años de edad.

El Obispo José Isidro Guerrero Macías fue un personaje repleto de claroscuros; por un lado es reconocido por sus propios compañeros como un impulsor de la promoción sacerdotal, y por otro, se le identifica como claro opositor a causas sociales identificadas como Derechos Humanos, como lo son el matrimonio igualitario y el aborto. Hechos que rechazó tajantemente y por los que incluso promovió una acción activa de protestas.

Durante casi un cuarto de siglo que dirigió las actividades religiosas en Puerto Peñasco, San Luis Río Colorado y Mexicali, el Obispo Guerrero Macías se relacionó con el poder político de Baja California, teniendo estrecha cercanía con personajes como el ex interno del “Hongo”, Jorge Hank Rhon; además de los alcaldes Jaime Rafael Díaz Ochoa y Gustavo Sánchez Vásquez, entre otro gran número de funcionarios, dueños de medios de comunicación y empresarios de renombre en la localidad.

En su último año de vida tuvo que ver un frenético declive de varias de sus luchas y de su condición de salud, pues, aunque mantenía una actividad laboral intensa, los estragos de la edad ya le impedían realizar ciertos actos, según narraron sacerdotes con los que conversó ZETA.

En tan sólo un año vio la aprobación del matrimonio igualitario en Baja California, la despenalización del aborto y recibió una sentencia condenatoria por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, y la posibilidad de una sanción penal por su abierto mensaje propagandístico en favor del ex candidato del Partido Encuentro Solidario y amigo suyo, Jorge Hank Rhon; y a la aspirante a la alcaldía Eva María Vásquez, durante dos misas realizadas -aparentemente- durante el periodo electoral.

Es importante recordar la noche del 17 de octubre de 2013, fecha en que fue asesinado el agente Antonio Ruiz Varga, a las afueras de la casa del Obispo, ubicada en la colonia Nueva. El elemento ministerial fue designado custodia del Monseñor durante las noches y fue ahí donde delincuentes armados abrieron fuego en su contra, terminando con su vida mientras protegía al representante de la Iglesia Católica.

Según información oficial de la Diócesis de Mexicali, poco antes de su deceso en una cama del Hospital de la Familia en la Capital del Estado, el Obispo recibió los “sacramentos de la Reconciliación y Unción de Enfermos como fiel cristiano”; desde el 19 de febrero se reportó con un estado de salud “muy grave” y expiró poco después de las 10:00 horas del miércoles 23.

José Isidro Guerrero Macías

LA CARRERA DEL OBISPO

Originario de Iraguato, Sataya, Sinaloa, Monseñor Guerrero Macías formó parte de las filas de la Iglesia hace más de 50 años y, desde el 25 de junio de 1977, fue ungido sacerdote en la Catedral de Culiacán, luego de años de estudio en Filosofía en Guadalajara y posteriormente cumplir con la licenciatura en Teología Pastoral y Moral, en las Pontificias Universidades Romanas Lateranense y Alfonsina, en Roma, Italia, lo cual cumplió cuando ya era sacerdote.

Durante estos años realizó estudios de Arqueología Sagrada en Israel, y fue nombrado Prefecto de disciplina en el Seminario Menor de la Inmaculada Concepción en Culiacán, Sinaloa: también fue director espiritual.

Para 1984, recibió el cargo de Promotor Vocacional Diocesano de la Diócesis de Culiacán y dos años después lo nombraron secretario general del Seminario de Culiacán, para después ser rector del Seminario de la Inmaculado Concepción.

De acuerdo con información proporcionada por la misma Diócesis de Mexicali, entre los cargos más destacados que cumplió el Monseñor, fue ser condecorado como Miembro del Consejo Presbiteral y del Consejo Pastoral; encargado diocesano del Club Serra; catedrático del Seminario de Culiacán de las materias como Italiano, Lógica, Historia de México, Ética Filosófica, Filosofía de la Historia, Moral, Estética Filosófica, Sacramentos, Ética Aplicada, Profetas, Orientación Vocacional, Teología Pastoral y Liturgia.

También fue vicario cooperador de la Parroquia de Badiraguato, Sinaloa; capellán de la Parroquia de San Rafael en Culiacán, y de diversas órdenes religiosas, según se establece en su currículum oficial.

A partir del 31 de mayo de 1997 fue nombrado Obispo de Mexicali y consagrado el 17 de septiembre del mismo año.

EL OBISPADO EN MEXICALI

José Isidro Guerrero Macías, fue el tercer Obispo de Mexicali desde que cuenta con representación eclesiástica en 1966, comentó el Padre Luis Antonio Valdez López, vocero de la institución religiosa.

En entrevista desde la Catedral de Mexicali, expuso que Monseñor Guerrero Macías dejó una importante huella en la comunidad de fieles en la Diócesis de Mexicali, donde encabezó seminarios, construyó edificios desde los cimientos, impulsó la última gran rehabilitación de la Catedral y construyó la Casa del Obispo.

“En la cuestión pastoral se ve el trabajo de Dios, tenemos la organización de varios grupos, impulsó fuertemente todo lo provida, en contra del aborto, a favor de la familia. Entonces, ha dejado como su huella palpable”, indicó.

De la misma Diócesis de Mexicali se pudo formar a dos padres que se convirtieron en obispos, como Monseñor Jesús José Herrera Quiñones en Nuevo Casas Grandes, Chihuahua en 2011; y José Fortunato Álvarez Valdés en Gómez Palacio, Durango en 2015.

Agregó que en los 24 años al frente de la institución, amplió el número de sacerdotes a 180 en toda la región que comprende la Diócesis.

Según su currículum, cuando fue consagrado como Obispo el 31 de mayo de 1997 por el papa Juan Pablo II, se celebró un evento en el estadio de beisbol “Nido de los Águilas”, teniendo a su dirección en ese entonces a 74 sacerdotes diocesanos, 29 sacerdotes religiosos y cinco extra diocesanos, 39 parroquias, siete rectorías y cuatro templos con asistencia.

José Isidro Guerrero Macías “Chilo”.- Obispo de Mexicali, enero de 2007

En 2020, cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) determinaron que Baja California cuenta con una población católica del 62 por ciento, lo que representa un desplome del 10% en comparación con el análisis realizado por la misma institución en 2010.

“El señor Obispo siempre fue una persona que trabajó mucho, no se daba la oportunidad de tomarse unos días, a él lo veías muy constante y era muy disciplinado, estaba en su horario y su turno, atendía a las personas y después la celebración, esto le caracteriza en sí, y, previo a estar enfermo, él se veía con ese ánimo de acuerdo a su edad. A veces se pierde debido a la edad, pero en él se veía con su energía”, refirió el Padre Valdez López.

A partir del jueves 24 de febrero comenzó la ceremonia fúnebre de Monseñor Obispo José Isidro Guerrero Macías, con velación a partir de las 08:00 horas en la Catedral de Mexicali, promoviendo misas cada dos horas en espera de que los fieles acudieran de manera libre a brindar su último adiós.

La ceremonia culminará al mediodía de hoy viernes 25, cuando se lleve a cabo una misa encabezada por el Arzobispo de Tijuana, Francisco Moreno Barrón.

La Diócesis de Mexicali informó que el cuerpo del Obispo será trasladado a su natal Sinaloa, para su eterno descanso.

 

Selección de nuevo Obispo podría tardar más de un año

 

El proceso para designar un nuevo Obispo de la Diócesis de Mexicali, podría durar hasta un año e incluso más, toda vez que -actualmente- la nunciatura se encuentra acéfala tras la salida del italiano Franco Coppola, quien fue enviado como representante del Vaticano en Bélgica.
Es precisamente el Nuncio Apostólico el encargado de enviar una terna de aspirantes, ya sean sacerdotes u obispos consagrados, a la Santa Sede, la cual tiene el derecho de aprobar o rechazar bajo sus propias observaciones.

En condiciones normales, tanto la nunciatura como la definición de un Obispo pueden tomar un tiempo considerable, pero con la ausencia de un titular, se prolongaría aún más.

La Diócesis de Mexicali ha contado con tres obispos desde su fundación en julio de 1966, cuando asumió el cargo don Manuel Pérez-Gil González, ocupándolo hasta 1984. A finales de ese año, José Ulises Macías Salcedo fue nombrado como su sucesor, pero en octubre de 1996 se le designó Arzobispo de Sonora; fue entonces cuando José Isidro Guerrero Macías asumió como titular de la Diócesis.

José Isidro Guerrero Macías “Chilo”.- Obispo de Mexicali, enero de 2007

 

 

Comentarios

Tipo de Cambio