Los litigios de Lourdes

Foto: Jorge Dueñes.- Lourdes Maldonado en la vigilia por el homicidio de Margarito Martíne
Edición Impresa lunes, 31 enero, 2022 3:30 PM

* Asesinos organizados le quitaron la vida a Lourdes Maldonado; la esperaron una hora en la escena

* La mataron de un solo balazo a la cabeza, se llevaron el casquillo y huyeron en un taxi libre

* Tres son las líneas de investigación que está agotando la FGE:

– Un pleito laboral contra el ex gobernador Jaime Bonilla ganado después de nueve años

– Un litigio por la prescripción de una casa con Edgar M. Martínez

– Las denuncias de la periodista contra delincuentes en el fraccionamiento Las Villas

El homicidio contra la periodista Lourdes Maldonado, ocurrido en Tijuana el domingo 23 de enero de 2022, fue ejecutado por criminales organizados. Lo planearon, la esperaron afuera de la privada en la cual residía, aprovecharon cuando la comunicadora abrió con su control la puerta de acceso y usaron el tiempo que tarda en cerrar, para entrar, matarla, salir y huir.

El asesino descendió de la parte trasera de un taxi libre blanco con franjas naranjas -hecho en el que la Fiscalía del Estado de Baja California sustenta la tesis de que fueron varios participantes-, el número económico del vehículo es ilegible, debido a la baja calidad de las imágenes de las cámaras y a la velocidad del auto.

El sicario ingresó al conjunto habitacional, acercó la pistola calibre 45 a la ventana del piloto y le disparó a Maldonado, quien permanecía en su auto aún encendido. Su cuerpo quedó recargado hacia el lado derecho como resultado del impacto.

Todas las armas 45 aseguradas se están revisando con minuciosidad y la instrucción es que los delincuentes detenidos en Santa Fe, colonias, delegaciones y municipios aledaños, sean interrogados exhaustivamente en búsqueda de información.

De acuerdo con la autopsia, fue un disparo de corta distancia, “herida producida por proyectil de arma de fuego con orificio de entrada en la región cigomática (pómulo) del lado izquierdo, sin orificio de salida”, y la causa de muerte, “herida penetrante de cuello (le fracturó las vértebras) por disparo de proyectil de arma de fuego”. Le dispararon desde su costado izquierdo, ligeramente por detrás y de arriba hacia abajo.

“No hace falta mucha destreza para cumplir su cometido a esa distancia, pero lo que destaca es el hecho de que (el asesino) se llevara el casquillo”.

Evidentemente lo hicieron para evitar que sucediera lo mismo que con el arma usada contra el fotoperiodista Margarito Martínez, que fue detectada en la base de datos en otros cinco homicidios perpetrados por matones del Cártel Jalisco Nueva Generación que se cambiaron al Cártel Arellano Félix, bajo las órdenes de David Jiménez López “Cabo 20” y tenían la huida muy organizada.

El ataque contra Lourdes se reportó en Calle Vista Dorada, Privada Chalco, fraccionamiento Las Villas en Santa Fe, a las 18:20 horas del domingo 23 de enero, a los números de Emergencia. Se confirmó como atendido a las 18:30 horas, pero de acuerdo con la versión de los vecinos, ocurrió alrededor de 40 minutos antes, aproximadamente a las 17:45 horas.

Unos minutos antes, la jefa policiaca de la zona había hecho un recorrido al Oxxo cercano, le firmaron y acudió a hacer una revisión de la casa de Lourdes, no estaba el auto de la comunicadora y reportó sin novedad.

No le llamaron la atención los sujetos en el taxi libre blanco con franjas naranjas con vidrios polarizados, quienes, según información recabada en cámaras cercanas a la escena del crimen, habían estado esperando en la zona a la periodista durante una hora antes de su arribo, justo cuando la jefa policíaca pasó por el lugar.

Lourdes estaba bajo el Mecanismo Estatal de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos desde el 12 de abril de 2021, aunque el acuerdo y las medidas específicas se documentaron hasta el día 30 del mismo mes.

Las solicitó después que el vidrio trasero de su auto sedán fue quebrado con una piedra, y presentó una denuncia por daño en propiedad ajena. Durante aquel incidente, un hombre fue detenido, pero cuando se lo presentaron no lo reconoció, y declaró que no vio al atacante, pero que el presunto responsable era Edgar M. Martínez, el hombre con quien estaba peleando la propiedad de la casa en Santa Fe, quien la había amenazado en repetidas ocasiones que “haría cualquier cosa para sacarla de la casa”.

El Estado ordenó a la Policía de Tijuana acordar las medidas de protección y cumplirlas. Fernando Sánchez, secretario de Seguridad en Tijuana, informó que el gobierno anterior acordó la instalación de botón de emergencia en el celular de la periodista; entre dos y tres llamadas diarias del director del C2 para que informara cómo estaba; patrullaje en la zona en el transcurso del día y recorrido con registro del punto de control -la casa- de las 20:00 horas hasta las 06:00 horas. Ellos lo renovaron en octubre de 2021 al llegar a la nueva administración municipal.

Foto: cortesia.- el contenedor en Villas

“¿Cómo voy a saber qué pasa?”, preguntó Lourdes, y se dio la orden que en cada ocasión que fueran a revisar los agentes, sonaran el pato de la patrulla dos veces, en algunas ocasiones la reportera salía y los saludada, aseguran. Además, en cada supervisión, los agentes debían incluir en la bitácora una fotografía de la privada y de la patrulla en el punto.

Maldonado estaba atenta y sí uso el botón. Destacó una ocasión en que reportó un auto sospechoso que duró mucho tiempo estacionado afuera, y resultó ser la hija de uno de los vecinos. Como parte de su relación con los policías, también denunció, al igual que sus vecinos, a algunos delincuentes de la zona.

El día de su homicidio, el último recorrido formal se registró sin novedad a las 17:20 horas, y la última llamada fue más temprano, antes de las 15:00 horas, y duró casi tres minutos. Había recibido el reclamo de una vecina a quien ella había reportado, porque se fueron de vacaciones y dejaron a las mascotas sin líquidos ni alimentos, las cuales fueron llevadas a un albergue de K9 (perros).

 

TRES LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN; BONILLA, UNA DE ELLAS

Ante la presión de los representantes de la prensa, la mañana del martes 25 de enero, el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió a Tijuana al subsecretario de Seguridad Pública del Gobierno de México, Ricardo Mejía Berdeja; y al director general del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), General Audomaro Martínez Zapata, quienes se fueron y dejaron un equipo de más de 30 personas para coadyubar en la investigación de los asesinatos de Margarito Martínez y Lourdes Maldonado, incluidos personal de Inteligencia, elementos de la Marina y de la Policía Militar Federal habilitados para investigar y consignar.

La Federación mandó parte de la gente a campo y a otros a revisar las tres hipótesis que actualmente la Fiscalía General del Estado (FGE) investiga para agotarlas. A los agentes federales les dieron un primer plazo de diez días para resolver las carpetas o informar de avances significativos.

De las hipótesis en investigación, dos basadas están basadas en litigios judiciales, y la tercera en una denuncia. Por orden de aparición, la rencilla más vieja de Maldonado:

  1. El proceso laboral contra Jaime Bonilla por despido injustificado del consorcio PSN; denunció a Bonilla y a ex fiscal

Inició en 2013 y, la segunda semana de enero de 2021, finalmente un juez había dictado sentencia a su favor con un pago de 1.5 millones de pesos (en esta edición, se podrá leer un amplio reportaje que se estaba preparando desde el viernes 21 de enero, previo al ataque).

ZETA pudo conocer que, en este proceso, Maldonado había presentado una denuncia adicional el julio del año pasado ante la delegación de la Fiscalía General de la República (FGR) en contra del entonces gobernador Bonilla, por tráfico de influencias, y entre los mencionados incluyó al entonces fiscal estatal, Guillermo Ruiz Hernández, como abogado del dueño de PSN.

Declaró que a través de un abogado del despacho de Ruiz -a quien en ese momento no identificó y acordó llevar después el nombre- estaba sobornando en los Juzgados, razón por la que la justicia no la favorecía. Pasaron poco menos de dos meses y, en septiembre, la FGR se declaró incompetente para remitir el expediente al fuero común, para que el ex fiscal Ruiz investigara a los abogados de su despacho y a su compadre, el ex gobernador.

Tras la muerte de la periodista, el adinerado morenista declaró públicamente -después de darle largas por más de nueve años- que ya le pagaría.

“Con respecto a la pregunta si tenemos considerado llamar a rendir a cuentas a Jaime Bonilla, tenemos considerado llamar a cuentas a quien sea necesario cuando tengamos mayores datos para desarrollar una mejor función, un mejor trabajo para una entrevista técnica y profesional, y a nadie que se le vincule con esta investigación sea omitido; que sea requerido de manera oportuna y puntual”, expuso en conferencia de prensa el 26 de enero, el recién nombrado fiscal general, Ricardo Iván Carpio.

Adicionalmente, elementos de la Mesa de Seguridad informaron que, aunque no presentó denuncia formal por este caso, la FGE abrió una carpeta en la que se incluye el video de la mañanera del 26 de marzo de 2019, cuando Lourdes Maldonado externó al Presidente Andrés Manuel López Obrador:

“Vengo para pedirle apoyo, ayuda y justicia laboral porque hasta temo por mi vida. Se trata de un pleito que tengo seis años con él (…) Vengo a pedirle ese apoyo, esa justicia y lo hago porque se trata de un personaje fuerte en política que no pretende pagarme ni mucho menos”.

Respecto a esta línea de investigación, en la conferencia mañanera del 24 de enero de 2022, el mandatario confirmó: “Se está haciendo toda la investigación, no se puede así en automático vincular una demanda de tipo laboral a un crimen, no es responsable adelantar ninguno juicio, hay que esperar y ver quiénes estaban informados. No dejar de considerarlo político porque siempre hay confrontación, hay diferencias y siempre se busca perjudicar a adversarios, entonces se tiene que hacer una investigación a fondo se está llevando a cabo esta investigación, como todas”.

 

  1. Proceso por la prescripción de la propiedad de la casa que habitaba en Privada Chalco, Fraccionamiento Las Villas en Santa Fe

Iniciado el 18 de septiembre de 2020, cuando Maldonado demandó a Desarrolladora Vista Dorada por la propiedad del inmueble. El litigio seguía cuando en abril de 2021, Edgar M. Martínez demandó a Lourdes por la misma casa.

Consultados los vecinos de la privada, manifestaron que Maldonado llevaba viviendo en esa casa entre ocho y diez años.

El recibo del agua está a nombre de una mujer de apellidos Beltrán Figueroa, ninguno coincide con los de Edgar, pero él argumentó en su denuncia que eran sus parientes y que no era rentero de la reportera, pero ella les dejó de pagar e intentó quedarse con la casa.

Lourdes Maldonado contra denunció, señaló y pidió que investigaran al hombre, porque era parte de una mafia dedicada a prescribir casas abandonadas.

De acuerdo con las denuncias de Lourdes, en abril, Edgar se presentó a la privada a amenazarla, a tratar de desprestigiarla con los vecinos y tomar la propiedad. Dato que fue corroborado por los vecinos que informaron que el año pasado, un individuo llegó a la privada con la intención de desalojarla: “Le gritó y la quería sacar a fuerza de su casa”.

Ella dio parte en la línea de WhatsApp que usan los vecinos para comunicarse.

Explicaron que el hombre recurrió a la Mesa Directiva y solicitó un control del portón. Sin embargo, después de las dos ocasiones en que trató de amedrentar a la periodista, ya no se le vio por la privada.

En abril de 2020, cuando Maldonado fue integrada al Mecanismo Estatal de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos, fue tras sentirse amenazada por Edgar.

A pesar de los fotos y reportes de la vigilancia entregados por la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, los vecinos de la comunicadora consideraron que la supervisión de su seguridad no duró mucho.

“Hace dos o tres meses, policías estuvieron yendo a su casa, ella les firmaba y después pasaban en la noche y hacían sonar los códigos, sonaba como pato”, refirieron los vecinos respecto a las patrullas.

 

  1. Los residentes de El Contenedor

En la calle Vista Dorada se construyó un espacio, un cuartito con puertas en el que se puede colocar un contenedor de basura grande, pero fue tomado por jóvenes y no tan jóvenes que en algunas ocasiones ofrecían sus servicios para hacer arreglos en casas o lavar carros, pero que también eran reportados por cometer diversos delitos en la zona, usualmente robos, daños en propiedad ajena o venta de droga al menudeo. Incluso hubo vecinos que pidieron los investigaran cuando se cometían homicidios en el fraccionamiento.

La Policía los ha desalojado en distintas ocasiones, pero “se vuelven a meter y se apropian de nuevo del contenedor”, explican los residentes de la zona.

Una de las denunciantes había sido Lourdes Maldonado, y este grupo fue desalojado, nuevamente, una semana antes del crimen cometido en contra de la reportera, pero ella había señalado a dos sujetos en específico, por eso cuando se llevaban a otros jóvenes, “ella nos defendía, se acercaba a decir, ‘eso no’”.

Pero como en ninguno de los operativos policiacos relacionados con “El Contenedor” hubo detenidos, esta es la línea de investigación con menos información, porque sólo cuentan con dos apodos y están rastreando las identidades.

 

MATONES

“Estas son las líneas iniciales, no acusaciones, y no significa que no puedan surgir otras hipótesis o que sean mutuamente excluyentes”, aseguró a ZETA un investigador de la Mesa de Coordinación por la Paz y Seguridad de Baja California.

“Lo evidente en el caso de Maldonado, como en el de (Margarito) Martínez, es que se trató de asesinos con consigna, con un plan, y posiblemente con un pago. Y el gran tema es que, en cualquiera de las personas que forman parte de las líneas de investigación que se están agotando, pudo tener acceso a un homicida”.

Incluso el que se esfuerzan por presentar como el menos posible: el ex gobernador, quien tuvo entre su personal a un ex colaborador del Cártel Arellano Félix detenido, procesado, sentenciado y que cumplió su penalidad, y en su momento, varios años atrás, tuvo relaciones con operadores de esa organización criminal, recordó el entrevistado.

Con 188 asesinatos perpetrados en Baja California en los primeros 26 días del año -115 en Tijuana-, es evidente que a los autores intelectuales del asesinato de Lourdes Maldonado no les costó gran trabajo encontrar a un homicida material y sus cómplices.

De la posibilidad de ubicar el arma, “es difícil, pero no imposible”, porque se llevaron el casquillo, elemento del que se tienen archivos más completos, pero lo que rescataron del cuerpo de Lourdes fue una ojiva y de ese tipo de restos existe menos información para comparar.

Comentarios

Tipo de Cambio