Fue la mano de Dios

Foto: Internet
Cinemazcopio lunes, 3 enero, 2022 12:00 PM

Paolo Sorrentino es muy conocido por su obra maestra “La gran belleza”, película que en 2014 se llevó el Oscar en lo que entonces se conocía como el rubro de lengua extranjera.

Ahora está esta joyita en la oferta de Netflix y vaya que fue creada para gozarla. Esta cinta cuenta la historia de un chico llamado Fabietto Schisa, que vive en el Nápoles de los años ochenta, justo cuando Diego Armando Maradona se hizo leyenda por aquel milagroso gol.

Filippo Scotti es quien lleva el protagónico y lo hace maravillosamente bien. El adolescente vive con sus padres, un hermano y una hermana, pero también hay tíos, primos y, por supuesto, la abuela, además de la tía Patrizia (Luisa Ranieri).

Construido como la autobiografía que es, el filme tiene la visión nítida de Sorrentino, sin embargo, todo parece desprenderse de su memoria, y tal vez eso es lo que distingue a este largometraje, tejido de recuerdos, casi todos alegres, aunque de pronto está una inevitable tragedia personal que coincide con el surgimiento de Maradona.

En este proceso vemos nacer al director y ahí es donde Fabietto y Sorrentino se hacen uno solo, todo tiene sentido y una pieza que visualmente era rica, ahora también tiene un trasfondo imposible de olvidar. Por eso la apuesta cinematográfica de Sorrentino trasciende a tal grado que se vuelve interesante, amena y a la vez estrujante. Vaya director que es este genio, ya con una trayectoria más que probada. Por fortuna el cine italiano sigue dando al mundo estas producciones dignas del séptimo arte. ****

Punto final. – “Spiderman: No Way Home”, definitivamente divertida. En su género vale la pena, pues.

Comentarios

Tipo de Cambio