Confusión en restaurantes al exigir certificado de vacunación anti Covid en BC

Foto: Ernesto Eslava
Destacados miércoles, 5 enero, 2022 3:52 PM

 

En los restaurantes no saben qué hacer con los certificados de vacunación, pues aún no quedan claros algunos aspectos de la normatividad de Coepris contra la contingencia sanitaria.

 

Este 5 de enero, los restaurantes en Baja California empezaron a solicitar certificados de vacunación anti Covid o pruebas negativas para permitir que los comensales ingresaran a los locales comerciales y consumir alimentos. La Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris) determinó las nuevas reglas de operación sin un lapso de familiarización, por lo que torpemente se aplican los nuevos lineamientos contra la contingencia sanitaria.

“Sabemos que la cepa del ómicron es más contagiosa y tenemos que cuidarnos”, explicó Alan Bautista, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimenticios Condimentados (Canirac) en Playas de Rosarito. “Es el tema principalmente de la vacunación o prueba Covid para trabajadores, comensales y proveedores. Todo mundo está en su derecho de vacunarse o no y aún no sabemos en el marco legal que estamos parados por ejemplo con un empleado que no se quiera vacunar”, explicó.

El sector restaurantero tiene las mismas inquietudes que les impide la aplicación de la nueva norma. A grandes rasgos no se sabe cómo verificar la autenticidad de los certificados de vacunación o comprobar la veracidad de los análisis clínicos. Tampoco queda claro si las multas se aplicarían en contra de los empresarios o contra los comensales que engañen a los trabajadores en la recepción de los restaurantes.

“Ese es uno de los temas que no está definido y junto con la autoridad vamos a discutirlo y definirlo. Por ejemplo, si recibo una mesa de diez personas, y dos no están vacunados los dejo pasar o no, la multa es para ellos o para nosotros. Es algo que debe definirse”, explicó Bautista a ZETA.

La Coepris se ha reservado dar respuesta a los cuestionamientos del Semanario ZETA. La única tranquilidad de los restauranteros es que la nueva norma carece de sanciones, por lo que esperarán que durante la primera semana de enero se resuelvan los detalles para permitir la operación de restaurantes y bares, incluso de comercios ambulantes.

“Hay una bitácora para llevar un registro y de quienes están entrando a los establecimientos, aunque no es obligatoria, pero si es para poder contactar a los clientes en caso de que se dé un brote, poder llamarles”, dijo el presidente de Canirac Rosarito.

La Coepris anunció la nueva medida durante el lunes 3 de enero y se aplica desde la apertura de los restaurantes de este miércoles 5 cuando el semáforo de riesgo se encuentra en Amarillo, lo que les permite un aforo del 75% de su capacidad en comensales.

 

Comentarios

Tipo de Cambio