“El Cora”, hijo de “El Azul”, se ampara; pide que Gobierno le devuelva casi 4 mdp

Destacados miércoles, 29 diciembre, 2021 1:19 PM

José Juan Esparragoza Jiménez, alias “El Cora”, hijo de Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, uno de los fundadores del Cártel de Sinaloa, interpuso un amparo con el que busca que el Gobierno Federal le devuelva un millón 15 mil 800 pesos, y 131 mil 344 dólares (aproximadamente 2 millones 713 mil 632 pesos según el tipo de cambio actual).

Juan Mateo Brieba de Castro, titular del Juzgado Sexto de Distrito de Amparo en Materia Penal en Ciudad de México otorgó una suspensión definitiva al hijo del capo sinaloense, luego de que “El Cora” promovió la demanda de garantías el pasado 6 de diciembre, para impugnar el auto del 7 de noviembre de este mismo año, mediante el cual la autoridad le negó devolver las cantidades aseguradas.

Esparragoza Jiménez busca que no se enajenen, remate, extinga o adjudique el numerario asegurado en favor de terceros o causen favor a la utilidad pública, ni se realice acto alguno que lo afecte. El amparo promovido por el hijo de “El Azul” estará vigente hasta que el titular del Juzgado Sexto de Distrito de Amparo en Materia Penal de la capital de la República, determine si se puede otorgar o no el recurso jurídico.

El juez señaló que no es procedente conceder la suspensión a “El Cora” para los efectos solicitados, es decir, para que se haga entrega material y jurídica del dinero, ya que dijo que, de otorgarla en esos términos, se darían efectos restitutorios a la medida cautelar, lo que es propio de la resolución que en su caso se dicte en el juicio de amparo.

“El Cora” fue detenido en agosto del 2014 por elementos de la Secretaría de Marina (SEMAR), en un domicilio ubicado en el Fraccionamiento Interlomas, en Culiacán, Sinaloa. Según las autoridades, el hijo de Esparragoza Moreno coordinaba para el Cártel de Sinaloa la producción y trasiego de cristal, cocaína y marihuana hacia Estados Unidos.

Esparragoza Jiménez permanece recluido en el Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO), No. 1, El Altiplano, ubicado en el municipio de Almoloya de Juárez, en el Estado de México. La entonces Procuraduría General de la República (PGR) le imputó el delito de delincuencia organizada por sus presuntos nexos con el Cártel de Sinaloa.

“El Cora” fue detenido junto con Joel Vázquez Valdenegro, en posesión de dos bolsas con 27 y 47 gramos de hierba verde, con las características de la marihuana; un paquete con 369 gramos de polvo blanco, al parecer cocaína; un arma larga, un arma corta y 75 cartuchos útiles, así como 26 kilos y 50 miligramos de lo que parecía ser metanfetamina, así como con dos millones 746 mil pesos en efectivo.

“Esparragoza Jiménez presuntamente pertenece a un grupo delictivo que opera en Sinaloa y las supuestas actividades que tenía era coordinar la producción y trasiego de cristal, cocaína y mariguana hacia Estados Unidos; mantenía un bajo perfil”, según informó la PGR en su momento.

Tras su detención, Esparragoza Jiménez admitió ante un juez ser hijo de “El Azul”, quien, afirmó, está muerto. Sin embargo, el Buró de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés), mantiene activa su recompensa por 5 millones de dólares, ya que considera que el capo sinaloense aún sigue con vida.

Elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) le realizaron exámenes periciales a “El Cora”, para tratar de confirmar sus lazos sanguíneos con “El Azul”. Sin embargo, “no fue posible realizar un cotejo positivo, toda vez que no se cuenta con información genética que permita establecer la relación de parentesco”, ya que Esparragoza Moreno nunca fue detenido.

¿QUIÉN ES EL CAPO “EL AZUL”?

Por su parte, “El Azul” es buscado por autoridades federales de México y Estados Unidos, aunque en algunas versiones señalan que falleció en mayo del 2014, por un infarto provocado por las lesiones que sufrió tras un accidente automovilístico, lo que no ha sido confirmado.

La muerte de Juan José Esparragoza Moreno -quien fungió como comandante de la Dirección Federal de Seguridad (DFS)- fue desmentida por el entonces procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, así como por el entonces gobernador sinaloense, Mario López Valdez, conocido también como “Malova”.

En EE.UU., durante la década de 1990 y 2000 al capo sinaloense se le conoció como “El Conciliador”, debido a que reportes de inteligencia indicaban que fue él quien organizó diferentes encuentros para acabar con las disputas entre el Cártel de Sinaloa, el Cártel de Juárez, el Cártel de Tijuana y el Cártel del Golfo.

En enero de 2016, elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la entonces PGR, detuvieron en Zapopan, Jalisco, a Mario Sánchez Garza, identificado como el principal blanqueador o lavador de dinero de “El Azul”, uno de los fundadores del Cártel de Guadalajara en la década de 1970.

CARO QUINTERO, “LA RANA” Y “EL AQUILES” MANDAN FLORES A “EL AZULITO”, QUIEN FALLECIÓ POR COVID

A mediados de enero del 2021, el capo sinaloense Rafael Caro Quintero -alias “El Príncipe” o “Rafa”, fundador del extinto Cártel de Guadalajara-, envió una corona de flores a la funeraria donde era velado Juan José Esparragoza Monzón, alias “El Negro” o “El Azulito”, hijo de Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, supuestamente falleció por consecuencia del coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), en una clínica de Culiacán, Sinaloa.

“El Negro” fue velado en una de las sucursales de la funeraria San Martín, en el fraccionamiento Montebello, en la capital sinaloense, donde se ubicó una enorme corona fúnebre adornada con 500 flores, misma que tenía una cinta con el mensaje “De tu padrino Rafael C.Q”, escrito en letras doradas, sobre un listón negro que atravesaba el arreglo.

Esparragoza Monzón también recibió rosas rojas y blancas de los hermanos René y Alfonso Arzate García, jefes de plaza del Cártel de Sinaloa en Tijuana, Baja California. Los arreglos florales tenían cintas que decían “La Rana” y “El Aquiles”, los alias de ambos, respectivamente. Además, Ismael Zambada García, “El Mayo”, también mandó flores al hijo de “El Azul”.

LA MUERTE DE “EL AZULITO”

Juan José Esparragoza Monzón, alias “El Negro” o “El Azulito”, hijo de Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, supuestamente falleció por consecuencia del coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19), en una clínica de Culiacán, Sinaloa.

Según el semanario Ríodoce, Esparragoza Monzón, de 49 años de edad, ingresó con un nombre falso a al hospital Cemsi y posteriormente su cuerpo fue velado en la funeraria Moreh, a la cual llegaron agentes de la Fiscalía General de la República (FGR), quienes intentaban identificarlo, ya que era prófugo de la justicia.

Después, el cuerpo Esparragoza Monzón fue trasladado a la funeraria San Martín, del fraccionamiento Montebello, a donde llegaron decenas de coronas florales, según lo informó el mismo semanario.

Otra de las versiones, vertida por Línea Directa, apunta a que el hijo de “El Azul” habría permanecido durante dos meses en una clínica particular, debido a complicaciones de salud tras confirmarse que era portador del SARS-CoV-2.

Por su parte, Cristóbal Castañeda Camarillo, secretario de Seguridad Pública de Sinaloa, confirmó que elementos de la FGR realizan estudios periciales al cuerpo sin vida de la persona que podría tratarse de Esparragoza Monzón.

El funcionario estatal detalló que peritos de la FGR acudieron a la funeraria Moreh, ubicada en la colonia Almada, donde era velado el cuerpo de una persona del sexo masculino, el cual se presume podría corresponder al hijo de “El Azul”.

Castañeda Camarillo precisó que al ser Esparragoza Monzón un prófugo de la justicia, de inmediato se estableció comunicación entre autoridades del Centro Penitenciario de Aguaruto y la FGR. Asimismo, indicó que existía una orden de aprehensión contra el “Negro”.

El secretario de Seguridad Pública estatal dijo que de confirmarse que el cuerpo de esta persona corresponde al hijo de “El Azul”, su ingreso a una clínica privada para tratarse de la COVID-19, donde falleció, pudo darse con un nombre falso, para de esta forma pasar desapercibido.

“Suponemos que fue ingresado a un centro hospitalario con algún otro nombre y obviamente verificaremos a través de la Fiscalía General de la República, pues ellos tienen los peritajes para acreditar o no la personalidad de esta persona”, explicó el funcionario estatal.

¿QUIÉN ERA EL HIJO DE “EL AZUL”?

El hijo de “El Azul” había sido detenido el 19 de enero de 2017, en un operativo conjunto llevado a cabo por Secretaría de Narina (SEMAR) y la entonces Procuraduría General de la República (PGR), en Culiacán. Esparragoza Monzón era considerado por el Gobierno Federal como uno de sus 122 objetivos prioritarios.

Hasta antes de su captura, “El Negro”, originario de Culiacán, se desempeñaba como operador del cártel fundado por su padre en compañía de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo” -extraditado y condenado en Estados Unidos-, y de Ismael Zambada García, alias “El Mayo”.

En conferencia de prensa, el entonces Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, indicó que el hijo de “El Azul” coordinaba una red de distribución de drogas y administraba ganancias del Cártel de Sinaloa.

“Mismas que presumiblemente invertía en la compra de bienes inmuebles y en la creación de empresas en los estados de Baja California, Baja California Sur, Jalisco, Querétaro, Sinaloa, donde también mantenía actividades delictivas”, refirió el entonces funcionario federal.

Sales Heredia abundó que Esparragoza Monzón también era considerado uno de los generadores de violencia en las ciudades fronterizas de Mexicali y Tijuana, en Baja California. El hijo de “El Azul” fue detenido junto a Jesús Alfredo Beltrán Bojórquez, quien fungía como su escolta.

Durante su captura, a ambos le fueron aseguradas una arma larga y dos cortas, equipos de comunicación, así como paquetes y envoltorios con cocaína. Los detenidos fueron puestos a disposición del Ministerio Público de la Federación en Culiacán y, posteriormente, remitidos a un juez federal.

Sin embargo, el 16 de marzo del 2017, Esparragoza Monzón escapó, antes de ser extraditado a Estados Unidos, del Centro Penitenciario de Aguaruto, en Culiacán, de donde también se fugaron: Alfonso Limón Sánchez, “El Limón”; Jesús Peña González, “El 20”; Rafael Guadalupe Félix Núñez, “El Changuito Antrax”; y, Francisco Javier Zazueta Rosales, “El Pancho Chimal”, fallecido durante un enfrentamiento con las autoridades.

Esparragoza Monzón era hijo de Gloria Monzón Araujo, quien ha sido señalada por el Departamento del Tesoro de EE.UU. de haber creado una red de gasolineras en Culiacán, mismas que presuntamente servían de fachada para blanquear recursos, y que fueron incautadas por la entonces PGR.

Comentarios

Tipo de Cambio