Discordia por municipalización de Zona Este de Tijuana

Dip. Araceli Geraldo
Edición Impresa lunes, 13 diciembre, 2021 11:00 AM

El planteamiento de la legisladora de Morena, Araceli

Geraldo Núñez, encaminado a municipalizar el Este de

Tijuana y votado la misma semana en que fue

presentado, no fue bien visto por la alcaldesa Montserrat

Caballero Ramírez, quien afirmó que esa parte de la

ciudad no tiene sustentabilidad y que el gobierno de la

ciudad atendía los rezagos atribuibles a esa circunscripción.

Previo a la votación de la proposición en el Congreso, el 9

de diciembre, la presidente municipal acudió a la Zona

Este a celebrar sesión de Cabildo, sin embargo, ante la

inasistencia de no pocos regidores, la sesión de trabajo

no tuvo lugar

Tres días después de que la diputada Araceli Geraldo presentara su propuesta de municipalizar el Este de Tijuana (una reforma a la Ley de Regimen Municipal de Baja California), el tema se sometió a votación el 9 de diciembre, en la XXIV Legislatura de BC. Sobre la prontitud con que el planteamiento se subió al pleno del Congreso, la legisladora de Morena argumentó en entrevista con ZETA que “se tiene que investigar muchísimo” para ver si es viable escindir esa zona del municipio fronterizo.

“Tiene que haber un trabajo extenuante y contratar a la gente adecuada para que se haga toda la investigación para ver si hay viabilidad, que se consulte a la gente principalmente, el plebiscito es lo principal”, indicó Geraldo Núñez sobre los procedimientos que vendrían, en caso de que el  proyecto legislativo prosperara.

Recalcó que en razón de no ser pocas las labores a emprender para determinar si procede la municipalización, presentó una “proposición con punto de acuerdo”. En ese tenor detalló: “Es para que en directo se vayan a hacer (las diligencias correspondientes), si hay viabilidad o no”. De ahí que reconociera que, previo de la remisión de la propuesta al presidente de la Comisión de Gobernación, Legislación y Puntos Constitucionales, Juan Manuel Molina García, no se llevaron a cabo proyecciones formales.

“Hemos tenido estudios, pero es de manera externa, por gente que nos hemos reunido, por las asociaciones que están ya basadas en este tema, pero formal, formal, debe de dictaminarlo la junta que se va a hacer en el Congreso del Estado, la Comisión especial”, reveló.

También expuso que ese grupo de trabajo, establecería la fecha para llevar a cabo el plebiscito.

A raíz de que Geraldo Ramírez presentó la proposición a Molina García, la presidente municipal de Tijuana, Montserrat Caballero Ramírez, opinó que los ciudadanos no van a estar de acuerdo con “hacer dos Tijuanas”. Estimó que “el Congreso y la diputada son libres de presentar sus iniciativas” y, de cualquier manera, la consulta referente a la municipalización no resultaría favorable al planteamiento. “No conozco un solo tijuanense que haya dicho que esté de acuerdo” con dividir la ciudad”, dijo.

“La municipalización va en razón de lo que quieren los ciudadanos, San Quintín lo quería, Rosarito lo quería, pero en este momento Tijuana, yo nunca he escuchado, en lo que he recorrido las colonias del Este, del Norte, todo Tijuana, nunca me habían dicho eso los ciudadanos, entonces, creo que hay que escuchar un poquito más a los ciudadanos”, aseveró.

En contraparte, Geraldo Núñez estableció: “La ciudadanía necesita la municipalización de la Zona Este. Yo no estoy de acuerdo en el sentido de que a toda la gente que se le pregunta no está a favor. Yo creo que hay que ir a preguntarle a la gente de la Zona Este si está a favor o no, y yo creo que el plebiscito es para eso, precisamente para que ellos nos den su opinión”.

Según dio a conocer el Congreso de BC, Araceli Geraldo argumentó que el Este de Tijuana (que comprende las delegaciones La Presa, La Presa Este, parte de la delegación Otay Centenario y de la subdelegación Los Pinos) carece de servicios públicos como alumbrado, escuelas, hospitales, áreas recreativas, unidades deportivas, además de presentar asentamientos irregulares en pendientes a orillas del Bulevar 2000, así como altos índices delictivos, que incluyen “un homicidio por día” y consumo de drogas.

Además, arguyó que en México, un municipio promedio se compone de 50 mil habitantes. De acuerdo con datos publicados por este medio (en ediciones del 3 de diciembre y 22 de noviembre), La Presa Este comprende 400 mil 857 residentes, en tanto que La Presa, 380 mil (aproximadamente); mientras que Otay Centenario (en cuyo caso sólo una porción corresponde al Este) se compone de alrededor de 200 mil habitantes.

La legisladora por el Distrito 14 local (que en conjunto con el 7, el 8 y parte del 13 se sitúa en la Zona Este), manifestó en enlace telefónico que las autoridades municipales no se han dado abasto para atender las necesidades y problemas en esa circunscripción.

“Creo que (la problemática) las rebasa, pienso que rebasa el tema de parte de ellos, yo siento que todo se está centralizando, el tema del presupuesto se canaliza a la zona dorada, a la Zona Río, a la Zona Centro, entonces la gente de la Zona Este queda en total abandono todo el tiempo. Basta con darse una vueltecita para que se den cuenta”, afirmó.

Las personas que ahí radican, dijo, tienen bien asimiladas las desventajas a las que ha hecho alusión como distintivas de ese entorno, de manera que la municipalización ni siquiera habría de concientizarse. Refirió que con la consulta popular sería suficiente para determinar su viabilidad o improcedencia.

“Hace rato me comentaban ‘oiga, ¿pero se va a hacer alguna consulta?’, claro que se va a consultar, le digo, porque la gente es la que va a decidir, ‘¿pero algún tema de concientización?’, nada de concientización, yo creo que la gente de la Zona Este ya está muy consciente de todo lo que está sucediendo y de todo lo que se adolece en la Zona Este, y más con el tema de la seguridad, el tema de la Zona Este, el tema de la violencia, los delitos de alto impacto. Acabamos de ver el tema de una familia, tres niños (asesinados), o sea, es increíble lo que está pasando, entonces, creo que sí, la gente ya está muy consciente, sólo vamos a informar del plebiscito, nada más”, sostuvo Geraldo.

Montserrat Caballero declaró que instaurar una nueva estructura gubernamental en esa parte de la localidad “afectaría, porque la Zona Este no tiene la sustentabilidad”.

Estimó que el gobierno de la ciudad debe trabajar con lo que tiene, “no hacer más burocracia, no hacer otro presidente municipal”, y refirió que “Tijuana no se puede dividir en una Tijuana de progreso y una Tijuana de segunda”.

A nombre del XXIV Ayuntamiento, expresó en referencia a los rezagos atribuibles a la Zona Este (en materia de servicios, infraestructura, seguridad): “atendemos la problemática, no la dividimos”.

Dijo no recordar “el nombre de la diputada” (con todo y que junto con ella formó parte de la XXIII Legislatura) y que los delegados de la zona le comentaron no conocerla. “Entonces, probablemente ella piensa que es positivo, sin embargo, aquí no importa lo que piense uno solo, hay que preguntarles a los ciudadanos”, resolvió.

¿Habilitar un aparato burocrático va a dejar margen presupuestal para atender esas carencias?, se le preguntó a Araceli Geraldo.

“Tú dime si dos horas y media de camino para poder llegar hacia las autoridades en el Centro es bueno, no, pues con eso claro que necesitan tener a su gobierno cerca, los ciudadanos merecen tener a su gobierno cerca”, asentó.

Abordado por ZETA, el consejero jurídico del Ayuntamiento, Rodolfo Adame Alba, quien acudió a un evento el miércoles 8 en representación de la alcaldesa Montserrat Caballero Ramírez, negó que el gobierno municipal estuviera rebasado por las demandas imperantes en la Zona Este: “Considero que no hay tal, es decir, se requiere una atención integral, a toda la ciudad, y hay zonas que requieren una mayor atención; la Zona Este pude ser que sea eso, que requiere un mayor énfasis, una mayor atención, el rebase. Tenemos que tener realmente cifras y números, es una sociedad que ha crecido mucho, Tijuana crece día a día, pero no por el hecho de que crezca la ciudad, significa que tengamos que escindirla o dividirla”.

Montserrat Caballero

El mismo jueves 9, Caballero celebraría sesión de Cabildo justo en la Zona Este, no obstante, la reunión de trabajo no tuvo lugar a falta de quórum. De cualquier modo, ante representantes de medios masivos, la alcaldesa reiteró su oposición a la municipalización. Dijo que si los residentes de esa parte del municipio la querían ver, ahí estaría: “Aquí estoy, estoy en la Zona Este, amigos, aquí estoy”, y anunció que a partir de entonces, las sesiones del cuerpo edilicio tendrían lugar a ese lado de la ciudad.

A la cita faltaron los ediles, según leyó la propia alcaldesa: “Miriam Patricia Echeverría Gastélum, PAN; Óscar Manuel Montes de Oca, Morena; José Refugio Cañada, PT; Enrique Anaya Mata, PAN; Rogelia Arcelia Santillán, Morena; Georgina Eréndira Cruz, PAN; Sandra Magaña, PAN; Juan Carlos Hank Krauss, PES; Édgar Montiel Velázquez”.

Además, quedó establecido que David Ruvalcaba Flores, del Partido Revolucionario Institucional, presentó justificante a su inasistencia.

 

REACCIONES

Mientras que el presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Tijuana, Jorge Macías Jiménez, opinó que en caso de escindirse la Zona Este no tendría que depender del municipio de Tijuana: “No podemos decir que un lado mantendría a otro, si hay economía en los dos lados, a lo mejor lo que sí no hay es que los gobiernos hayan atendido todas las necesidades, porque obviamente es la zona que ha ido creciendo”.

Y reiteró: “No creo que sea una carga el uno para el otro, dependemos las dos partes, para ser fuertes, necesitamos las dos partes de la ciudad”.

En contraparte, el ex alcalde de Tijuana, Héctor Osuna Jaime, consideró que la pretendida municipalización “es una ocurrencia”. Estimó que “es muy caro” crear un aparato de gobierno. Planteó que si Tijuana de por sí representa un problema, por lógica, dividirla representaría un par de problemas.

Criticó que la gobernadora de Baja California, Marina del Pilar Ávila Olmeda, haya opinado que a final de cuentas los ciudadanos decidirían por la vía de la consulta si quisieran que la ciudad se dividiera, tal como manifestó en conferencia de prensa el miércoles 8 de diciembre. “Le está dando cabida a una frivolidad, que no tiene ningún fundamento”, remató.

Comentarios

Tipo de Cambio