Los Cabos: 20 mil en zonas de riesgo

Puerto Nuevo y Chula Vista son la evidencia del desastre que puede generar un huracán si no hay una verdadera planeación
Edición Impresa martes, 16 noviembre, 2021 12:00 PM

Entre los principales implicados en invasiones figura el Grupo Los Cabos, encabezado por Los Agúndez

Por años los gobiernos de Los Cabos permitieron el asentamiento de familias en zonas de alto riesgo. Al día de hoy estiman alrededor de 20 mil personas que deben ser reubicadas, según el presidente municipal Óscar Leggs Castro.

Por décadas los políticos han jugado con la necesidad de la gente de Los Cabos. A los más vulnerables los han utilizado como capital electoral, atrayéndolos a la comuna cabeña con la esperanza de un mejor futuro.

Una vez traídos a Los Cabos, los sitúan en zonas de alto riesgo, como arroyos, zonas bajas y propensas a escurrimientos pluviales, y en cada temporada de huracanes son desalojados ante la creciente del cauce que pone en riesgo la vida de las familias. Tal es la herencia que se ha dejado al gobierno municipal.

“Estamos hablando de alrededor de 20 mil personas que necesitan reubicarse”, reconoció Leggs Castro.

Entre los principales implicados en las movilizaciones para generar invasiones y ampliamente conocido en el ámbito público, destaca Grupo Los Cabos, encabezado por Los Agúndez, entre ellos el ex gobernador Narciso Agúndez Montaño, presunto asesor del actual gobernador Víctor Manuel Castro Cosío.

El problema de las invasiones ha crecido por años, han invadido y estrangulado cauces de arroyo, predios de particulares, incluso reservas territoriales de gobiernos. No sólo se trata de invasores, son ciudadanos que, al asentarse, requieren de servicios públicos de calidad.

“Somos un municipio autosuficiente, pero no es suficiente lo que se tiene para abatir el enorme rezago social que nos han dejado los gobiernos anteriores, y en veinte años de retraso en obra social, tenemos que estrechar esa brecha, pero con el apoyo de todos, con el empresariado estamos trabajando con ellos, ya estamos trabajando con el Gobierno del Estado, recursos propios y Gobierno Federal, para hacer un paquete”, expresó el alcalde.

“Hemos hecho un diagnóstico de qué nos falta para la pavimentación de todas las calles pendientes en Cabo San Lucas, que arrojan un total de 90 kilómetros, y eso nos da una cantidad aproximada de 2 mil 500 millones de pesos que se requieren en los tres años para pavimentar todo Cabo San Lucas, es un reto y lo vamos a empezar”, adelantó.

Pareciera una broma, pero conforme pasan los días, grupos de personas están adueñándose de terrenos y conformando nuevas invasiones. Ya exigen servicios públicos, pavimentaciones y todo lo que un centro de población requiere para su crecimiento y desarrollo.

La recién creada Colonia Unida López Obrador (CULO) en Cabo San Lucas, se ha convertido en una población generadora de problemas a sus colonos vecinos de Chula Vista. En enero de 2021, a través de una carta dirigida al Ayuntamiento anterior de Los Cabos, expresaron su molestia porque los habitantes de dicha colonia estaban robando el agua potable, al no contar el recurso entubado, drenaje, luz y vigilancia, parte de los compromisos de Leggs Castro.

Cada asentamiento humano, regular o irregular exige servicios públicos de calidad, así como agua y luz

“Estamos trabajando en pláticas con el ejido, ya tenemos un primer acercamiento para destrabar el tema de la Tamaral, que se pavimente, no solamente porque por la vía principal, para las diferentes colonias que están formado y la que ya están, las que se siguen formando de diario; también es importante por cuestiones de salud se tiene que pavimentar, y estamos transitando con ellos, hay algunos terrenos con los ejidatarios que estamos viendo los costos para tener reserva territorial y trasladar a la gente que vive en la zona de riesgo, darles las facilidades de un terreno, un poquito retirado, pero también hemos trabajado con el transporte para que cuando se abran asentamientos humanos, el transporte público esté presente”, adelantó el funcionario.

San José del Cabo cuenta con al menos 10 zonas de alto riesgo por inundaciones, entre estas invasiones y colonias colocadas en la cartografía municipal que en la mayoría de los casos requieren de reubicación para evitar problemas en caso de un fenómeno tropical.

La temporada ciclónica inició el 15 de mayo y culmina el próximo 30 de noviembre, Los Cabos de nuevo sintió los embates de un huracán, en septiembre “Olaf” generó lluvias y fuertes vientos que dejaron a miles con graves afectaciones, muchos habitantes vivieron días en albergues.

Respecto a las invasiones en San José del Cabo, “vamos a adquirir reserva territorial o con ellos mismos ver la opción de que puedan facilitarles que ellos vendan los terrenos y reubicar a las personas que viven en zona de riesgo, porque en la zona de alto riesgo jamás van a ser dueños de esa parte; si quieren construir su patrimonio en un lugar seguro, tendrán que hacerlo como lo estamos planteando”, advirtió Óscar Leggs Castro.

El Ayuntamiento de Los Cabos está en conversaciones con autoridades del orden federal para llegar a acuerdos en beneficio de los habitantes, con programas de vivienda; de entrada, se estima un acuerdo que brinde hogar a mil 500 familias.

“Estamos en pláticas con Infonavit nacional, lo hicimos después de julio y agosto, aquí se van a construir mil 500 casas en los próximos meses a bajo costo y bien hechas para un nuevo desarrollo, una nueva ciudad dentro de la ciudad, para que nuestra gente tenga un lugar, acceso a la vivienda y un lugar digno dónde vivir. También en Cabo San Lucas, en la reserva que consigamos, se van a meter al programa de Infonavit”, informó el mandatario municipal.

 

RIESGOS EN LLUVIAS

En 2017, las advertencias en zonas de alto riesgo se hicieron realidad en Los Cabos. Los tres órdenes de gobierno tardaron en reaccionar, al tratar de evacuar a los habitantes que estaban invadiendo las zonas de arroyo. Muchas familias ignoraron la advertencia, pues como hubo escaso movimiento, en las instituciones creyeron que, como en otros fenómenos, el impacto sería mínimo.

Lo peor se registró a inicios de septiembre de ese año, cuando una noche, los habitantes sintieron los efectos de la fuerza de las corrientes, arrastrando a muchas personas. Algunas vivieron para contarlo, golpeadas, pero con vida, otras simplemente desaparecieron.

“Lidia” dejó oficialmente 14 fallecimientos, sin embargo, los habitantes reportaron gran número de personas desaparecidas, en otros casos testigos informaron que familias enteras fueron arrastradas junto con sus casas o en sus autos.

“Para nosotros es preferible invertirles a los terrenos, comprarles (ejidos) y darles la opción de que empiecen a construir, pero en terreno propio, donde cuando llueva no tenga ningún problema y no les afecte en nada, pues la venida de arroyos puede crear un peligro y llevarse su patrimonio”, indicó Óscar Leggs.

La necesidad de vivienda es una de las principales tareas para Los Cabos, algo que no se había hecho. Hoy se ha dado el primer paso, buscar reservas territoriales para la construcción de vivienda.

Un año después de la tragedia, el 15 de mayo de 2018, el entonces Presidente de México, Enrique Peña Nieto, emitió un decreto por el cual se expropiaron 33 hectáreas del Ejido Cabo San Lucas a favor del Instituto Nacional del Suelo Sustentable, el cual los destinaría a su regularización y titulación legal. Sin embargo, poco se ha sabido de dichos predios y las acciones de vivienda para reubicar las invasiones. Hoy se sabe que alrededor de 20 mil personas se encuentran en condiciones de reubicación urgente.

“Debemos tener reserva territorial para ir reubicando a las personas en esas zonas de riesgo, no podemos quitarlos y no darles opción, porque en algún lugar tienen que estar, y si no se han preocupado las autoridades anteriores, ni siquiera los desarrolladores que han venido a invertir y hacer negocio de dónde queda su gente, nosotros lo vamos a hacer y será juntos, porque sus trabajadores deben estar bien, seguros, para construir su patrimonio propio”, confirmó el presidente municipal.

Por años se permitió el asentamiento de las familias, y cada año es el mismo cuento: las unidades de Protección Civil y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) deben recorrer la zona, primero para anunciar la evacuación, enseguida, con transporte movilizar a todas las familias.

Si bien, las familias asentadas en sitios irregulares lo hacen por necesidad, hay falta de sensibilidad de los empresarios, quienes mantienen laborando a los trabajadores de la construcción, pero no se percatan de las necesidades de sus empleados.

“El crecimiento ha sido desbordado totalmente, las personas que viven ahí, vienen a trabajar en la industria de la construcción, o al sector informal, vienen a probar fortuna al sector hotelero y nadie se ha preocupado en darles vivienda a estas personas. Nuestro Presidente es lo primero que nos ha venido diciendo, ‘Primero los pobres’, pero se nos ha olvidado por décadas que no es un problema de ahorita”, lamentó Gilberto Lira, representante del Colegio de Ingenieros Civiles de Los Cabos.

En algunos casos, los trabajadores del sector turístico laboran en la Zona Dorada, en exclusivos fraccionamientos como El Pedregal de Cabo San Lucas y viven en zonas de alto riesgo. Durante su jornada laboral gozan de servicios de primera, mientras que en sus hogares sus familias carecen de todo.

“Qué es lo que vamos a hacer para proveer a esas personas de vivienda digna y útil, no tienen dónde vivir. Las familias van ahí y se acomodan porque no pagan servicios, no pagan nada, pero son áreas que no nos merecemos en Los Cabos, tenemos que ayudarlos, los créditos que dan instituciones como Infonavit u otras, no les alcanza para nada, siempre y sencillamente dicen ‘no me alcanza’ y, como son trabajadores eventuales de la construcción, van y vienen, y muchos de ellos se quedan, pero no les alcanza para pagar una vivienda digna. Se van a los arroyos y a los lugares que les venden a 10 mil pesos el terreno”, explicó Lira.

Al menos 17 colonias de Cabo San Lucas se encuentran en zonas de riesgo por inundación según programa hidrometeorológico de BCS

ORDENAR LA TIERRA

Actualmente el Ayuntamiento de Los Cabos ha dispersado un programa especial de atención a todos los ciudadanos, incluyendo las invasiones, dotando de agua potable gratuita en pipas, además de camiones recolectores de basura y vigilancia constante.

Sin embargo, no se pretende desviar los servicios de esta manera, ya que generan mayores gastos, por ello buscan la adquisición de reserva territorial, legalizarla y otorgar mejores oportunidades y calidad de vida a estas familias asentadas de manera irregular.

“Los Cabos tiene como actividad económica el turismo, somos a nivel internacional uno de los centros turísticos con mayor demanda en el país y somos conocidos por las bellezas naturales, como el Arco, Cabo Pulmo, sus famosas playas y litorales; por lo tanto, eso trae demandas de servicios para los habitantes de Los Cabos, exigiendo servicios municipales, transporte, seguridad pública. Es importante la inversión en la actualización cartográfica, que ha resultado ser una herramienta eficaz para la detección de nuevos asentamientos humanos, permitiendo contar con información actualizada para la toma de decisiones”, comentó Roberto Jiménez Moreno, XI regidor de Los Cabos.

En su opinión, se debe reubicar a esas 20 mil personas, pero antes de pedirles que abandonen, buscarles un destino específico y reordenado, donde puedan construir una vivienda en suelo regularizado.

En diversos foros de consulta, previo al inicio de la administración de Óscar Leggs Castro, especialistas llevaron diferentes ponencias y estrategias que podría seguir el Ayuntamiento de Los Cabos y resolver el problema de las invasiones. Ya se gestionan algunos proyectos para solucionar el problema.

“El ordenamiento territorial es un tema de tenencia de la tierra, no solamente desarrollo urbano, requerimos regularizar los asentamientos humanos que fueron provenientes del ejido, particularmente aquí en Cabo San Lucas, el cual fue uno de los principales factores para la realización de este plan de ordenamiento”, apuntó el ingeniero Alejandro Flores.

La Asociación de Ingenieros Civiles de Los Cabos presentó una solución muy fiable, a través de la creación del Instituto Municipal de Uso del Suelo y Vivienda para el municipio, el cual funcionaría de manera autónoma, actuando como gestor de proyectos de construcción de vivienda ordenada y regular, desde luego con el apoyo de los gobiernos.

La propuesta ya está sobre la mesa, sólo falta que el alcalde Leggs Castro la retome y termine de una vez por todas el problema de riesgo de inundación y muerte en los arroyos.

“Como Ingenieros Civiles Sección Los Cabos, estamos tratando, llevamos años tratando, presentando la propuesta del Instituto Municipal de Uso del Suelo y Vivienda, todos los que se dedican a la urbanización y edificación, y desarrolladores, saben que lo único que tenemos que hacer es tener un gestor de tiempo completo, un instituto autónomo. Así como estamos haciendo calles, que estemos haciendo vivienda digna para la gente que no tiene alcance de esto”, argumentó Gilberto Lira, representante del Colegio de Ingenieros Civiles de Los Cabos.

“Se requiere la creación de un instituto que genere las acciones necesarias para acceder a reserva territorial, regularización de predios, así como la creación de proyectos arquitectónicos, sustentables, factibles en vinculación con todos los factores”, añadió.

La gestión que ha realizado el alcalde será el primer paso, de ahí se tiene que asesorar con los especialistas para llevar alternativas viables para que los ciudadanos puedan acceder y mejorar su calidad de vida.

“Es cuestión de conseguir la reserva territorial, buscar qué es lo principal, las edificaciones que podemos hacer son verticales y horizontales. El problema aquí es financiero, hay que buscar fuentes de financiamiento para ver cómo le hacemos, para que ellos puedan pagar 2 mil pesos a lo mejor, pero eso no puede ser politizado; deben participar el INVI (Instituto de Vivienda), Secretaría de Asentamientos Humanos, Secretaría de Desarrollo… todas esas instancias deben participar”, lanzó Gilberto Lira.

Adicional al programa de vivienda, el presidente municipal Óscar Leggs externó a la población que será vigilante del desarrollo de Los Cabos, primeramente, obligando a que todo proyecto se desarrolle con estricto apego a la Ley, principalmente en el ámbito turístico, ambiental y social.

“Sé que vamos a hacer las cosas bien, debe quedar muy claro a todos, que vamos a trabajar con estricto apego a la Ley, nadie que venga a desarrollar a Los Cabos, va a pasar por encima de la Ley y por encima de lo que está legalmente establecido, tenemos que poner y lo vamos a hacer, mano dura en todo aspecto de la planeación urbana y de ordenamiento territorial. No vamos a flaquear en decirlo y hacer públicas las cosas que están haciendo mal, lo que se ha hecho mal y, si queremos que Los Cabos avance, lo tenemos que hacer de manera ordenada, sostenida y respetando el medio ambiente”, puntualizó Leggs Castro.

 

LAS ZONAS DE RIESGO

Entre las zonas de riesgo y alto riesgo por inundación en Los Cabos, según lo publicado en el Programa Hidrometeorológico, el Gobierno del Estado de Baja California Sur ubica a alrededor de 45 mil habitantes en esas condiciones.

Las personas en riesgo por inundación se localizan en colonias establecidas, invasiones y asentamientos irregulares en:

Cabo San Lucas

Colonia Lagunitas I

Colonia Lagunitas II

Colonia Lagunitas Premiere

Colonia La Esperanza

Parte sur de la colonia Los Cangrejos

Colonia Caribe Bajo e invasión Arroyo Salto Seco

Parte de la colonia Tierra y Libertad

Colonia Ampliación Progreso

El Tezal (Zona del puente y City Express)

Colonia Chula Vista

Parte baja de la colonia 4 de Marzo

Colonia Lomas del Sol

Colonia Cerro de Los Venados

Ampliación Mariano Matamoros

Parte Oriente de Colonia Miramar

Colonia Las Palmas

 

San José del Cabo

Asentamientos ubicados en márgenes del Arroyo Doña Chepa

Asentamientos ubicados en Cañada Los Perros

Zona conocida como El Tildillo (Calle Morelos/Libramiento y Obregón)

Parte del poblado La Choya, colindante con Arroyo San José

Colonia Puerto Nuevo

Parte sur del poblado Santa Anita

Parte sur del poblado San Bernabé (Arroyo Los Limones)

Asentamientos humanos y comerciantes en cauce de Arroyo El Saltito

Parte de la colonia Guaymitas

Arroyo Aguajillo (asentamientos ubicados en márgenes y hasta el puente)

Santiago

Colonia Zacatal

Asentamientos aledaños al zoológico

Colonia El Cantil

Las Cuevas.

Asentamientos ubicados en márgenes de Arroyo Santiago

Miraflores

Asentamientos aledaños a Interno

Comentarios

Tipo de Cambio