Candil de la calle…

Foto: Internet
Opinionez lunes, 29 noviembre, 2021 12:00 PM

De Trez en Trez

 

 

 

Uno.- Es uno de los refranes preferidos de mi nonagenaria y siempre sabia abuela, cuando se trata de indicar que alguien se muestra generoso, alegre y solidario con los de afuera, en tanto que con los de casa se comporta de manera distinta, sin importarle cómo se sienten: “Candil de la calle, oscuridad de la casa”.

Así, el Presidente López Obrador fue a Nueva York, al Consejo de Seguridad de la ONU (que preside México durante este mes) y su discurso pareció estar fuera de lugar, se centró en la atención a la desigualdad, la exclusión y la pobreza. En este último rubro, le reclamó: “Nunca en la historia de esta organización se ha hecho algo realmente sustancial en beneficio de los pobres…”; luego propuso su Plan Mundial de Fraternidad y Bienestar. Trató de vender sus programas de asistencia social.

Posteriormente AMLO viajó a Washington con motivo de la Cumbre de Líderes de América del Norte (CLAN) para reunirse con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el Primer Ministro de Canadá Justin Trudeau; usó cubrebocas y se vio fluido en la lectura de su discurso, que a ratos se tornó disperso. La reunión tuvo como objetivo lograr acuerdos sobre salud, competitividad y crecimiento equitativo, cambio climático, atención a comunidades marginadas, migración, delincuencia y terrorismo.

Aquí el Presidente López Obrador se vio tranquilo, tal vez demasiado; se puso más del lado de los Estados Unidos, elogió a Biden, volvió a la historia (en su muy personal visión), reconoció la conveniencia de estas reuniones; desaprovechó la oportunidad para hacer las exigencias que manifiesta en su mañanera. Ya se dijo que la segunda reunión será en México.

Doz.- Pero al regresar a tierras nacionales, se despachó “con la cuchara grande”. En el Diario Oficial de la Federación (DOF lunes 22 de noviembre de 2021, edición vespertina), el lunes pasado se publicó un acuerdo por el que “se declara de interés público y seguridad nacional la realización de proyectos y obras a cargo del Gobierno de México asociados a infraestructura de los sectores comunicaciones, telecomunicaciones, aduanero, fronterizo, hidráulico, hídrico, medio ambiente, turístico, salud, vías férreas, ferrocarriles en todas sus modalidades, energético, puertos, aeropuertos y aquellos que, por su objeto, características, naturaleza, complejidad y magnitud, se consideren prioritarios y/o estratégicos para el desarrollo nacional”.

Y -¡anda vete!- al ser la “seguridad nacional” una de las causales de reserva de información, que establece el artículo 110, fracción I, de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal podrían llegar a reservar la información relacionada con cualquiera de que este gobierno lleva a cabo. Como ya se ha hecho durante la 4T.

Lo que poco abona a la transparencia y a la legalidad con la que debe actuar todo gobierno que se precie de ser honesto e incorruptible.

Trez.-  Sin embargo, en su “mañanera” del martes López Obrador argumentó que “El acuerdo es para agilizar trámites y que por los trámites burocráticos no se detengan las obras (…) Esto no tiene nada que ver con la transparencia, todos estamos obligados a rendir cuentas. (…) Entonces aclarar que es un acuerdo y que todos en este Gobierno tenemos la convicción de actuar con honestidad, cero corrupciones y también cero impunidad; no somos iguales, eso es lo que les molesta mucho”.

Lo cierto es que el referido “acuerdo”, aunque se diga lo contrario, atenta contra la transparencia y tira hacia la opacidad que linda casi en la negrura total. Es de dudosa constitucionalidad; le da libertad al gobierno federal en obras que le interesan personalmente al Presidente. La agilidad en los trámites es mero pretexto.

Entretanto, cual mandatario taimado, López Obrador distrae y despista con una adelantada sucesión, con destapes entre sus “mascotas”, mientras en lo oscurito realiza acciones y acumula más poder. He ahí el riesgo. Candil de la calle…

P.D.- La gobernadora Marina del Pilar Ávila reconoce que “no funciona la estrategia de seguridad en BC”.  Y ahora, ¿qué sigue para poder sacar a la entidad de los seis estados del país que concentran 50% de las víctimas de homicidios dolosos? ¿Solo restablecer la Secretaría de Seguridad? ¿Qué más? Urge tranquilidad y paz para los bajacalifornianos…

P.D.2. No solo no los regresó a sus cuarteles y le ha dado toda su confianza, sino que AMLO le ha encomendado todo tipo de tareas al ejército. Ahora el general secretario hace invitación a sumarse a la 4T y AMLO envió el martes pasado al legislativo otro proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la ley Orgánica de Ejército y Fuerza Aérea; y de pasadita, fortalecer el papel del titular de Sedena.

 

Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana.

Correo: profeohe@hotmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio