Universidad de Columbia entrega Premio María Moors Cabot a Adela Navarro Bello

Destacados martes, 12 octubre, 2021 8:37 PM

La Escuela de Periodismo de la estadounidense Universidad de Columbia -misma que otorga el Pulitzer- entregó, este martes 12 de octubre a la periodista mexicana Adela Navarro Bello -directora general del semanario ZETA de Tijuana-, el Premio María Moors Cabot -el galardón internacional de periodismo más antiguo del mundo-, en su edición del 2021.

“El periodismo independiente es vital y fundamental para la rendición de cuentas […] tenemos que seguir combatiendo la propaganda y la desinformación en muchos canales”, señaló Steve Coll, decano de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Columbia, durante la ceremonia de premiación, misma que se llevó a cabo de forma virtual, debido a las restricciones sanitarias por la pandemia de la COVID-19.

Steve Coll, decano de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Columbia

Por su parte, Lee Bollinger, presidente de la Universidad de Columbia, destacó que México sigue siendo el país más peligroso para ejercer el periodismo en el hemisferio occidental, y que, por ello, los periodistas que reciben el Premio María Moors Cabot, en su edición 2021, son muy “valientes”, además de que merecen su admiración.

Lee Bollinger, presidente de la Universidad de Columbia

“Como reportera y editora, Adela Navarro Bello, de la revista ZETA, ha responsabilizado a las autoridades y ha expuesto a la corrupción, particularmente en relación a los cárteles de drogas en la frontera de México y Estados Unidos, nominada por el personal del semanario ZETA, por su coraje y su valor”, indicó Juan Enríquez Cabot, miembro del Consejo del Premio.

“Navarro Bello es reconocida por sus posturas independientes y críticas que ha tomado en sus reportajes. Por este trabajo, ella y el personal del semanario ZETA han sido intimidados y ha sido sujeta a actos extremos de violencia. En 1988 Héctor Félix Miranda, el cofundador de ZETA, fue asesinado, y otro cofundador [Jesús Blancornelas] sobrevivió a un atentado contra su vida en 1997”, recordó el familiar directo de Godfrey Lowell Cabot, quien fundó dichos galardones en 1938, en conmemoración de su esposa.

“En el año 2004 un periodista de la revista ZETA [el editor de Información General, Francisco Javier Ortiz Franco] fue asesinado. Siguen siendo atacados por esfuerzos de personas que buscan corromper al estado de Baja California, y hoy en día cubren las consecuencias de la COVID-19”, abundó Enríquez Cabot.

“Imagínense lo que es la descripción de este puesto [editora general de ZETA] Queremos que vengas y lideres un grupo de periodistas, en uno de los lugares de la frontera más controvertidos, más peligrosas. ZETA continúa como una de las tradiciones de periodismo independiente, más reconocidas en México”, insistió el miembro del Consejo del Premio.

“Por un lado, ha sido el centro neurálgico de la gente que busca entender qué es lo que está ocurriendo con los cárteles en la frontera. Hoy en día, muchas de las voces han sido silenciadas y muchos han dejado de reportar por miedo y no publican los nombres, algo que hace que el trabajo de Adela sea particularmente difícil, es que no hay nadie que la esté respaldando”, agregó Enríquez Cabot.

“Ella es igualmente poco popular para los gobiernos nacional y estatal, así como para los intereses de los cárteles. Cuando busca el presidente [Andrés Manuel López Obrador] desde Palacio Nacional, su equipo no se ha rendido y ella continúa con la tradición de la revista ZETA de demostrar lo que está ocurriendo, y ella es la abanderada de esa frase ya conocida, de que a pesar de todo, ella persistió y persiste”, finalizó.

“Por su valor y contribución al entendimiento de la frontera de México y Estados Unidos, la Universidad de Columbia tiene el honor de nombrar a Adela Navarro Bello, con el premio María Moors Cabot”, dijo Lee Bollinger, presidente de dicha institución académica, al entregar el galardón a la periodista mexicana.

Desde las oficinas del semanario ZETA -fundado en 1980-, Navarro Bello rindió homenaje a sus fundadores: Jesús Blancornelas, sobreviviente de un atentado en 1997, y homenajeado con la Maria Moors Cabot en 1998; Héctor Félix Miranda, asesinado en 1988; y, a Francisco Javier Ortiz Franco, editor asesinado en 2004.

“Dedico este premio a quienes han ejercido la libertad de expresión y el periodismo de investigación e independiente en estos locales durante más de cuatro décadas. Muchas gracias a ellos, por este honor que este año también fue otorgado a otras tres mujeres periodistas, cada una de ellas excepcional. Admiro a cada uno de ellas”, indicó la directora general de ZETA, en un discurso de agradecimiento.

“El periodismo prospera en tiempos de oscuridad y fatalidad. Hoy, más que nunca, la libertad de expresión está en peligro y la censura es un desafío innegable”, abundó Navarro Bello, quien recordó que durante la última década, al menos 937 comunicadores han sido asesinados a tiros en todo el mundo, y solo en los últimos tres años, 46 periodistas han sido asesinados en México, según datos del Gobierno Federal.

“Actualmente, en todo el mundo, los gobiernos populistas amenazan la libertad de expresión. En México, los periodistas y los medios de comunicación son constantemente atacados por nuestros gobiernos. Sobreviven a pesar de la amenaza del crimen organizado y el narcotráfico”, insistió la directora general de ZETA.

“En un mundo cada vez más orientado hacia la transparencia, países como el nuestro siguen siendo opacos, con gobiernos elegidos democráticamente que desarrollan rápidamente connotaciones dictatoriales y buscan dominar la agenda pública, manipular la sociedad y abusar de su poder. Y hacen un mal uso de las redes sociales, que son convertidas por gobiernos, políticos y partidos, en un abismo de información falsa para incidir en la opinión pública contra el periodismo de investigación”, destacó la periodista mexicana.

“Los periodistas de investigación, con su papel fundamental en una democracia, se han convertido en un contrapeso de los regímenes políticos, a veces con consecuencias letales, el exilio y el desplazamiento por la intolerancia de quienes detentan el poder, ya sea político, económico o social”, dijo Navarro Bello.

“Como periodistas buscamos contribuir a la construcción de una sociedad libre, escribimos y publicamos para asegurar un mundo sin censura en el que todos podamos alzar la voz y expresar nuestras opiniones sin ser asesinados, acosados, secuestrados o encarcelados. Los periodistas de investigación defienden a las víctimas de abuso con información veraz, damos espacio a ideas diversas, investigamos para representar todas las voces”, señaló.

“Los periodistas de investigación, en un mundo de tinieblas, opacidad e impunidad, queremos y tenemos que ejercer la libertad de expresión, defender a quienes también quieren ejercerla y luchar por el derecho de la ciudadanía a saber”, mencionó Navarro Bello.

Por último, la directora general de ZETA exigió justicia para las familias de los periodistas asesinados y garantías de seguridad para quienes, “en todo el mundo, en este momento, informan y documentan noticias con coraje y compromiso. Qué profesión tan noble y trascendental compartimos con orgullo”.

También ganaron el Premio María Moors Cabot -en su edición del 2021-, la periodista, escritora y documentalista brasileña, Eliane Brum; al igual que la fotógrafa Adriana Zehbrauskas, originaria de Brasil; y, la reportera estadounidense Mary Beth, corresponsal en México y Centroamérica para el diario The Washington Post. Esta es la primera vez que todos los ganadores de dicho galardón son mujeres.

Adela Navarro Bello y las otras ganadoras, en un conversatorio con Elena Cabral, previo a la ceremonia de premiación

Regina Martínez Pérez, periodista que laboraba en el semanario Proceso, asesinada en Veracruz en el 2012, fue homenajeada con una Mención Especial 2021 María Moors Cabot, este 12 de octubre, por la Universidad de Columbia, que realizó, en Nueva York, una ceremonia para entregar los premios.

La mención especial a Martínez Pérez incluye a The Cartel Project, un proyecto de un equipo de comunicadores de México, Europa y Estados Unidos, que retomaron el trabajo de la periodista del semanario Proceso y publicaron reportajes en un total de 20 países.

Columbia también otorgó una mención especial a Contracorriente, un portal digital de noticias de Honduras, que cubre desde el narcotráfico a la destrucción del medio ambiente y los ataques a los derechos de los indígenas, según dijo la Universidad estadounidense.

Los miembros del Consejo de los Premios Cabot de este año incluyeron a Rosental Alves, Hugo Alconada Mon, Juan Enríquez Cabot, Carlos Dada, Gustavo Gorriti, Marjorie Miller, Julia Preston, Giannina Segnini, Elena Cabral, Tracy Wilkinson y Abi Wright.

“Adela Navarro Bello es una potencia del periodismo en las Américas. Como reportera y editora de ZETA, ejemplifica las mejores cualidades del periodismo de investigación al responsabilizar a las autoridades y exponer su corrupción y complicidad en la región”, escribió la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, en su cuenta de la red social Twitter, el pasado 21 de julio.

Algunos otros periodistas mexicanos que han ganado dicho reconocimiento internacional son: Jesús Blancornelas (1998); Emilio Azcárraga Vidaurreta (1958); Rómulo O’Farrill Jr. (1961); Julio Scherer García (1971); Alma Estela Guillermoprieto (1990); Alejandro Junco de la Vega (1991); Ramón Alberto Garza García (1996); Jorge Zepeda Patterson (1999); Jorge Ramos Ávalos (2001); Elena Poniatowska Amor (2004); Carmen Aristegui Flores (2008); Diario de Juárez, Chihuahua, y Río Doce, Sinaloa (2011); Francisco José Calderón Lelo de Larrea, mejor conocido como Paco Calderón (2014); y, Marcela Turati (2019).

Comentarios

Tipo de Cambio