Denuncian derrames de aguas negras; Cespt no resuelve por falta de equipo

Foto: Cortesía.- Vecinos están cansados del mal olor, moscas, gusanos y malestares.
Ezenario lunes, 11 octubre, 2021 12:00 PM

“La Cespt dice que para venir a arreglarnos debe ser algo más grave y que muchos vecinos se quejen, ¿usted cree?”, comentó María Luisa Enríquez, dueña de la casa afectada

Vecinos de la calle Antonia Nava de Acatlán en la colonia Del Río Parte Baja, en Tijuana, están cansados del mal olor, moscas, gusanos y malestares que provocan las aguas negras del drenaje tapado, problemática que han denunciado en múltiples ocasiones a la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana.

La familia Enríquez, que habita el domicilio número 643, denunció a ZETA que vive con el drenaje colapsado de su casa desde hace más de 20 días, ya que el desagüe de la calle está taponeado; sus quejas no han prosperado en la paraestatal.

“La Cespt dice que para venir a arreglarnos debe ser algo más grave y que muchos vecinos se quejen, ¿usted cree? No nos podemos bañar, no podemos lavar, no podemos entrar al baño y todo porque el drenaje se está regresando; nosotros no podemos hacer nada y ellos no quieren hacer su trabajo”, comentó María Luisa Enríquez, dueña de la casa afectada.

Según la familia Enríquez, los funcionarios de la Cespt quedaron de visitar el domicilio para resolver el problema del drenaje, pero cuando acudieron no pudieron hacer las maniobras, pues necesitaban una máquina de presión, de la cual solo hay una en Tijuana, y en el momento no estaba disponible.

El problema del drenaje no aqueja únicamente a la familia Enríquez, pues debido a que no pueden dejar que las aguas negras se desborden en su domicilio, se ven obligados a sacarlas a la calle con cubetas, situación que ya molestó a los vecinos, al verse afectados por el derrame en la vía pública.

“El mal olor nos provoca dolor de cabeza, náuseas y mareos; ya hasta se están haciendo gusanos y el agua está llegando a otras casas”, dijo Martha Alicia Robles, habitante de la calle Antonia Nava de Acatlán.

También en la colonia Del Río se encuentra otro predio que sufre del mismo problema de aguas negras.

Desde hace aproximadamente tres meses, los habitantes de la calle Carlota Sosa de Maldonado, lidian con el problema de aguas negras que es provocado por la ruptura de un tubo que une a la descarga, misma que no podrá ser arreglada hasta que llegue la maquinaria pesada, según un trabajador de la Cespt.

Los residentes de la calle están hartos de hacer reportes sin obtener respuesta. “No podemos vivir así, rodeados de un foco de infección”, señalaron.

 

Cespt responde a medias y con evasivas

Rocío Mares, encargada de Relaciones Públicas de la paraestatal, refirió que el problema de aguas negras en la colonia Del Río Parte Baja, ya había sido atendido desde el jueves 30 de septiembre, sin embargo, los vecinos de la calle Carlota Sosa de Maldonado señalaron que la fuga continúa.

“El 1 de octubre acudieron trabajadores de Cespt a ver el problema. Solo vinieron a mirar y a cerrar la llave, por eso es que ahorita no se ven las aguas negras corriendo, pero no arreglaron nada. Se necesita que reparen el tubo, pero no nos dijeron cuándo vendrían”, dijo uno de los vecinos.

ZETA solicitó la información sobre el avance en ambos casos, y respondieron que pasarían a reparar la fuga el jueves 7 de octubre, pero hasta el cierre de edición la paraestatal no había acudido a las zonas afectadas. Ana Karen Ortiz

Comentarios

Tipo de Cambio