“Perro que ladra, no muerde”, Bonilla sobre manta de Rosarito

Video: Ángela Torres Lozano
Destacados domingo, 26 septiembre, 2021 3:59 PM

El Gobernador del Estado dijo no tener miedo a represalias cuando termine su cargo, el próximo 31 de octubre, por lo que desestimó las amenazas hechas en Rosarito

Jaime Bonilla Valdez, gobernador del Estado, desestimó las amenazas hechas por un grupo de personas, a través de una manta dirigida a funcionarios públicos el pasado 23 de septiembre en Rosarito y afirmó que “perro que ladra no muerde”.

En la manta, colgada de un puente peatonal en la carretera escénica, a la altura de la colonia Machado, se podía leer “SI EL GOBERNADOR NO RECONOCE EL TRIUNFO DE FERNANDO SERRANO, VAMOS A SEGUIR CALENTANDO A ROSARITO, LA 4T LE ROBO EL TRIUNFO, JAIME BONILLA, YA TE VAS ! A VER Y MUY VALIENTE AHORA QUE NO SEAS GOBERNADOR, RECONOCE EL TRIUNFO DE SERRANO O VAMOS CONTRA SUS FAMILIAS Y TU ARACELY Y MONSERRAT ALCALDESA DE TIJUANA MARÍA DEL PILAR SABEMOS QUE TOMARON EN MEXICALI CON EL CANDE, Y APOYAN A LOS CHINOLAS, ARDERÁ LA BAJA SI NO CAMBIAN DE BANDERA ATE LA MERA VERGA DE LA BAJA”.

Entrevistado por ZETA, el ejecutivo estatal señaló que el Gobierno del Estado no tiene nada que ver con los resultados de las elecciones, y si lo nombran en la manta, es porque no saben que el Estado está fuera de eso.

“Perro que ladra no muerde, eso dicen en “La Liber”, dijo en respuesta a la pregunta de este Semanario, si temía por su seguridad ahora o al terminar su cargo, “eso –las amenazas- nada más lo hacen para tratar de acalambrar, no pasa nada”, aseguró.

La mañana de este domingo, Bonilla Valdez realizó una “mini Jornada por la Paz”, en las instalaciones de Instituto de Movilidad Sustentable, en el nuevo Centro de Gobierno.

LEER TAMBIÉN:

Amenazan en manta al gobernador Jaime Bonilla y autoridades electas

 

 

 

Además de entregar computadoras a menores de escasos recursos, aprovechó su discurso para elogiar a su hermano mayor Alberto Bonilla, quien se encontraba sentado junto a los titulares de las distintas secretarías, como si fuera también funcionario público.

Alberto Bonilla, de 80 años, fue quien se quejó de la operación de la cervecería Insurgente, ubicada frente a su casa y negocio, sobre la calle Juan Cordero, de la Zona Río, desde agosto de 2019, y que desde entonces se mantiene en litigio al revocarse su permiso de operación.

Comentarios

Tipo de Cambio