La herencia española

Foto: Internet
Opinionez lunes, 27 septiembre, 2021 12:00 PM

Imposible generalizar, pero los españoles humanistas y la semilla de modernidad, fue escasa. Pocos gigantes como Eusebio Kino, Junípero Serra, Vasco de Quiroga, Pedro de Gante, que reivindicaron la hermandad étnica en la Colonia.

Monumentos a los que avasallaron es banalidad, venalidad, hipocresía, soberbia, miseria moral, intelectual, Inquisición, tortura y crueldad a seres pensantes, y disidentes de la fe católica ¿Cuantos monumentos a los árabes tiene España?

La polémica de sustituir la estatua de Cristóbal Colón en la CDMX, por un símbolo femenino de los pueblos originarios abre heridas que subyacen en la memoria colectiva.

La conquista pasada y actual, es la fuerza del poder continuar saqueando a América por España y otros imperios, por 5 siglos de colonialismo de rapiña persistente. Significó mutilar la colonia en su desarrollo industrial, científico, tecnológico, educativo, derechos humanos y cultura democrática.

Prehistoria y esclavitud como herencia a esta población y evitar “competencia” con la “madre” patria; esto demuestra la miseria y mezquindad de la mentalidad europea hacia las etnias originarias.

La evidencia de su fracaso histórico es que España, teniendo un mundo a sus pies, ahora es un país de desigualdad, marginalidad social, crisis crónica, dependencia y expulsión de millones de jóvenes, sin oportunidades de trabajo en su patria. Igual que en el Tercer Mundo. Buscan en el primer mundo la oportunidad negada en su tierra. Con una crisis de privatizaciones, sin casa, con suicidios (porque al haber insolvencia, el banquero español arrebata la vivienda y queda viva la deuda). ¡Qué clase de alacranes invadieron y gobernaron México 300 años!

Los virreyes y la población peninsular y criolla fueron enanos y nunca dieron para más, y ahí esta parte de la explicación del subdesarrollo, ignorancia, esclavitud y pobreza del continente.

Con las 13 colonias de EUA, la Europa protestante, luterana, donde el trabajo, el ahorro y la eficiencia con un valor supremo, tuvo otra visión de desarrollo. Inglaterra y Francia impulsaron libertades y organización de migrantes, patrocinaron su desarrollo agrícola, industrial y comercial. Estimuló la economía porque la riqueza de las colonias significo relanzamiento de la economía británica.

Nunca prohibieron el conocimiento, la organización social y se repartió tierra a migrantes desposeídos. Pero fueron crueles con la población originaria de Norteamérica mediante genocidios, igual que el hispano. El poder del norte y el sur no practican la piedad y la igualdad.

Por la guerra fratricida de independencia, y hasta los gobiernos de Santana, Juárez y Porfirio Díaz, se mantuvo 95% de analfabetismo.  En un lapso de 3 siglos se congeló la educación, la salud de la población indígena y mestiza. No fue hasta el siglo XX y después de la revolución, que José Vasconcelos impulsó la alfabetización, ciencia, educación y las ediciones de cultura popular. En 1923, el 85% de mexicanos era iletrado.

El genocidio de los pueblos originarios es un hecho poco estudiando, dejó paso libre a explotar al hombre, el oro y plata y otros recursos abundantes. España destruyó los documentos y memoria Mexica; desaparecieron las obras de ingeniería urbana de la Gran Tenochtitlan; asesinó a mansalva al menos a 25 millones de grupos étnicos.

El peor golpe fue el hambre, la esclavitud, la nula atención a enfermedades curables. De España vinieron 11 enfermedades graves desconocidas en América, que acabaron con la población desamparada: viruela, polio, influenza, etc.

Este genocidio, incluyó Incas, Quechuas, Aimaras, Mayas, Lacandones, Aztecas, Otomíes, Toltecas, Tlaxcaltecas, Zapotecos, Mixtecos, Triques, Pimas, Yaquis, Mayos, Tarahumaras, Cheyenes, Apaches, Comanches, Guaranís y 100 lenguas en extinción.

Por dominación inhumana se extinguen la riqueza de lenguas ancestrales. Se asesinó a mansalva Moctezuma I y Moctezuma II, Cuitláhuac y Cuauhtémoc.

Las misiones de jesuitas, franciscanos, agustinos, dominicos, carmelitas descalzos, etc., fueron benefactores a la población originaria por su labor humanitaria: escuelas de oficios, trato justo, salud, educación, cultura y defensa de los derechos humanos de las etnias sobrevivientes a la matanza.

Cuando los jesuitas educaban a indígenas, vino la condena española y los expulsaron. La corrupción, la “repartición” de los moches, se implantó como cultura por la casta de gobierno virreinal.

Los Papás retrógradas, bloquearon la modernización de las colonias. Prohibían la educación masiva de los indígenas, orillándolos a la esclavitud física y mental. Prohibieron libros de ciencia, filosofía, ética, matemáticas, cálculo, literatura, bibliotecas y hospitales.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio