Defendiendo a Rosario

Foto: Ramón T. Blanco V.
Uncategorized lunes, 6 septiembre, 2021 12:00 PM

Comunicóloga de formación, activista por la defensa de las mujeres, Mariana Moguel, la hija de la ex secretaria Rosario Robles, presa desde hace dos años, recorre las ciudades que puede para hablar de los agravios que sufre su madre, y pedir justicia. De visita en Tijuana, refirió que lo único que su madre quiere es enfrentar su proceso en libertad, luego que el delito por el que está encarcelada (que no le han probado) no amerita prisión preventiva oficiosa

Mariana Moguel tiene 38 años. Joven, espigada, no tiene trabajo. Anda en busca de uno para sostenerse y apoyar la defensa de su madre. Ya tiene oferta en alguna alcaldía de la Ciudad de México, de las que tomarán posesión el próximo 1 de octubre. Por supuesto, jamás trabajaría con Morena. Será oposición. Como lo fue su madre, a la izquierda, cuando en el 2012 aceptó trabajar en el incipiente gobierno de Enrique Peña Nieto.

La joven Mariana Moguel es hija de Rosario Robles Berlanga, quien el 12 de agosto de 2021 cumplió dos años en prisión, luego que un juez ligado a las familias de Morena, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, sobrino de Dolores Padierna, le dictara el auto de formal prisión, a pesar de estar acusada de un delito considerado no grave, y basándose en una licencia falsa, con lo que justificó que Robles, que era la segunda ocasión en que se presentaba a declarar, podía huir.

Foto: Tomada de Internet

De acuerdo al expediente, en propiedad de los abogados de Robles y Moguel, a pesar que el caso de cuya investigación se desprende la de su madre, se trata de la llamada “estafa maestra”, cuando en el sexenio de Peña Nieto se desviaron más de siete mil millones de pesos, algunos de ellos desde las secretarías que encabezó Robles; en ningún momento se señala tal hecho. “A mi madre la están juzgando por omisión, por no haber informado a sus superiores, no por la estafa maestra”, dice desesperada Mariana Moguel.

La licencia de conducir falsa, fue presentada por el Ministerio Público, y de acuerdo a los peritajes, es falsa la fotografía, la firma y la dirección con lo cual el juez impuso la prisión preventiva justificada, argumentando que no demostró arraigo. De acuerdo a Mariana Moguel, su madre tenía 23 años viviendo en la misma casa, con dirección en el 91 de Las Flores en Los Reyes Coyoacán, hogar que ahora habita la hija, luego que hubo de vender su departamento para apoyar en los costes del juicio que dice, injustamente se le sigue a su madre. “Si es venganza no es justicia”, es el mantra de hija y madre.

Entre otros agravios que relata Moguel en contra de su madre, está que Rosario Robles está acusada de ejercicio indebido del servicio público, “delito que no amerita prisión preventiva oficiosa. No hay acusaciones por otro tipo de delitos como enriquecimiento ilícito, lavado de dinero o desvío de recursos”.

Además que sus cuentas y dinero se encuentran asegurados, motivo que, reflexiona Moguel, desvirtúa que exista dinero que le permita sustraerse de la justicia. Aparte, refiere en un pliego de “agravios en el proceso contra Rosario Robles Berlanga”, que la Secretaría de la Función Pública determinó en su resolución que su situación económica no tiene irregularidades”, pero aun así la inhabilitaron por una cuenta de dos mil pesos que “presuntamente no reportó en su declaración patrimonial”.

Mariana Moguel

Agregó: “tenemos funcionarios en este sexenio a quienes se les han encontrado cuentas bancarias, millones, propiedades… y no pasa nada. Insisto: la justicia no tiene porqué ser selectiva; la justicia es para todos y para todas y tiene que haber un debido proceso, y una legítima defensa. Y por supuesto mi madre lo único que quiere es enfrentar su proceso, pero de manera justa; enfrentar su juicio, para aportar sus pruebas, pero con un piso parejo”.

Mariana Moguel llegó a Tijuana para dar una plática sobre lo que sucede a su madre, y ya otras mujeres de la prisión de Santa Martha Acatitla, se han acercado a ellas para exponer sus casos. Desde su fundación en 2010, Las Insurgentes – Moguel y abogados que prestan sus servicios gratuitos- han ayudado a muchas mujeres a salir de la cárcel, documentando las injusticias por las que atravesaron.

Sobre si su madre ha recibido apoyo de funcionarios del sexenio de Enrique Peña Nieta, para enfrentar su proceso, Mariana Moguel aclaró: “Quiero resaltar que ex funcionarios del sexenio pasado, sin duda no han soltado la mano de mi mamá; más allá de verlos como funcionarios, son sus amigos. Mi madre no está sola, tiene a su hija, a su familia, a sus amigos de toda una vida y por supuesto a compañeros de gabinete del sexenio pasado. Del presidente Peña no tengo conocimiento si ha tenido contacto con ella”.

“Se habla mucho de la estafa maestra, y quiero decir que en la carpeta de investigación de Rosario Robles, no existe, en ninguna foja, una sola palabra que refiera esta investigación periodística. Se refiere a la omisión, que no reporta a su superior jerárquico supuestas irregularidades en las diversas áreas de la secretaría. Este delito no es un delito grave, no se le ha probado, y por tanto no mercería ni siquiera una de las 14 medidas cautelares; y si ya ibas a imponer una medida cautelar, por supuesto que no la más agresiva”.

En su andar por la búsqueda de justicia, Mariana Moguel ha recurrido a distintos espacios, entre ellos la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, a la Fiscalía General de la República; “he metido tantos escritos como he podido y he recibido cero respuestas. Ni el Fiscal, ni la CNDH”. Ahora tiene confianza en el Poder Judicial, donde les han aceptado un amparo para recuperar la libertad de su madre, Rosario Robles Berlanga.

“El estado tiene una deuda grande, histórica, con la justicia, y que es una causa que debemos abanderar muchos”.

“Yo no veo a nadie más en la cárcel (del sexenio pasado), y veo a otros funcionarios que se les permiten otro tipo de medidas, como ir a firmar, como enfrentar su proceso en libertad. A la única que veo en reclusorio, es a Rosario Robles”.

Comentarios

Tipo de Cambio