COVID-19 y el rezago hospitalario

Fotos: Antonio de Jesús Cervantes G.
Edición Impresa sábado, 4 septiembre, 2021 4:00 PM

Falta de mantenimiento de equipos, infraestructura y con desabasto general en los hospitales, Baja California Sur enfrenta el incremento del 75% en la tercera ola de la pandemia, generado por la variante Delta

Desde hace algunas semanas, la temperatura ha tenido importantes estragos en la salud, registros de entre 34 y 37 grados centígrados, con sensación de hasta los 40; ahora la situación se complica cuando se trata de trabajadores del área de coronavirus (COVID-19) dentro de un hospital.

La denuncia de trabajadores de la salud se hizo presente en el Hospital Juan María de Salvatierra en el municipio de La Paz. Trabajadores del covitario estaban operando por días sin aire acondicionado, y esto, según la autoridad, se debió a la avería por falta de mantenimiento preventivo.

“En los distintos hospitales que administra el Instituto de Servicios de Salud en general, durante toda la administración se ha venido teniendo una importante demanda, sobre todo en la temporada de calor y, actualmente, el Hospital Salvatierra; en el área particular de COVID habíamos tenido problemas, no se garantiza que no se vuelvan a presentar más adelante”, reconoció Heriberto Soto Haro, director de Servicios de Salud.

Según el Secretario de Salud, Víctor George Flores, ésta será una de las principales quejas que recibirá la nueva administración, pues aparte que deben estar preocupados por atender la pandemia y brindar los servicios necesarios para la población, deben llevar una guerra con el presupuesto público.

Según el actual Gobierno Estatal, la Federación no ha otorgado una ampliación del presupuesto. Y para tener más claro el panorama, la XV Legislatura, que recién abandonó el encargo, trató de reducir un 60% el presupuesto estatal, sin duda esto laceraba directamente a la operatividad de diversas áreas, incluidas seguridad y salud.

“Hemos tenido problemas de conservación. Va a seguir habiendo problemas de conservación, mientras no se tenga un presupuesto bien asignado, en forma, como debe de ser, y es asunto de la Federación, que es de donde viene el recurso, sobre todo hablando de conservación de manera preventiva, porque lo que estamos hablando es de la manera correctiva, pero no la preventiva y tratamos de trabajar en esa situación. La preventiva es el que tengamos pólizas de mantenimiento preventivo de los equipos”, comentó Víctor George Flores, Secretario de Salud Estatal.

En respuesta, al concluir el 2020, el Gobernador Carlos Mendoza determinó vetar la disposición del Congreso, puesto que la pandemia encima no permitía una reducción de recursos; por el contrario, se requería aumentar el presupuesto para la operatividad.

No siendo de esta manera, es hoy que se tienen serios problemas en el Hospital Salvatierra;  fueron reparados, pero se requiere una póliza de mantenimiento constante, pero el presupuesto apenas alcanza para operar y de vez en cuando reparar las afectaciones constantes; por ejemplo, en las lluvias se generan goteras, otro problema en cada fenómeno tropical.

“La coordinación de quienes van a recibir aquí está trabajando ya con nosotros, y esperemos que conforme a la reglamentación siga funcionando este comité, porque ya está normado y esto es en todo fenómeno que amenaza la seguridad y salud del estado. Pensamos que va a seguir trabajando como en el resto de los municipios, obviamente tendrá sus particularidades específicas que le hacen las nuevas autoridades, pero todo dentro del marco y reglamentación”, señaló Víctor George Flores.

Con todas las carencias del sector salud en Baja California Sur, la nueva administración deberá conciliar con el Gobierno Federal para conseguir un mayor presupuesto, ya que es muy probable que se venga una oleada más de coronavirus, y si estuvimos a punto de sobrepasar la capacidad hospitalaria instalada, una crisis más y el sector se desplomará:

“No sé descarta que más adelante vaya a haber otra ola, así son las pandemias, desde el inicio pensábamos que íbamos entrar con la pandemia vigente, y esto va a tardar todavía en que se controle. Esperamos que no vengan más variedades, más mutaciones y que sigan siendo sensibles a las vacunas que están vigentes. Los números son alentadores, afortunadamente; y juega a nuestro favor el que cada vez haya más vacunados. Ya el 82% de la población susceptible a vacunarse tiene mínimo una dosis de vacuna”, puntualizó el Secretario de Salud.

 

TEMEROSO REGRESO A CLASES

El próximo 13 de septiembre fue la fecha establecida como oficial para el regreso a clases de manera presencial. Ya el 50% de las instituciones educativas cuentan con las condiciones sanitarias para iniciar labores de manera presencial, siempre y cuando cumplan con el aforo permitido por el nivel del Sistema de Alerta Sanitario.

Aunque no se ha especificado qué municipios son los que mayormente cuentan con escuelas o qué municipios no están listos para el regreso a clases presenciales, se sabe que La Paz y Los Cabos cuentan con al menos el 80% de la población estudiantil y de planteles.

“En los protocolos hemos sido muy cuidadosos de elaborar un protocolo general y que cada escuela estructure su plan de manera local, para que lo haga con las condiciones de menor riesgo posible para que se pueda presentar un contagio en los niños. Hemos cuidado de los detalles, por ello la evaluación que ha hecho la COEPRIS en los planteles escolares. Decirles que de las 288 escuelas actualmente ya van 311 que presentan condiciones para que se reincorporen los niños, estamos hablando de un 50% de nivel de educación pública; las privadas tienen condiciones el 99%”, apuntó Blanca Pulido Medrano, Comisionada Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios.

Desde la llegada de la variante Delta a Baja California Sur, los contagios supuestamente aumentaron y se ve reflejado con un 10% de pruebas más que la tercera ola, sin embargo, los picos máximos dicen todo lo contrario.

Según las estadísticas, en la segunda ola el pico máximo de contagios ocurrió en la semana tres del mes de marzo; el mayor registro fue de mil 399 casos nuevos durante ese periodo, récord superado por mucho en la semana 26 en el mes de julio; el pico máximo fue de dos mil 448 casos activos.

El incremento real de la tercera oleada de coronavirus comparada con la segunda, fue de 75% más casos, una diferencia de mil 049 casi el doble.

“La circulación de la variante Delta en Baja California Sur, al igual que en el resto del país, es a partir de que inicia la tercera ola de contagios activos, además de las actividades de movilidad social que aumentaron y se suma el ingreso a la variante Delta al estado. En esta tercera ola es cuando hemos observado más casos en menores de siete años, pero también más casos en adultos. No hay una diferencia que ponga más en riesgo a los niños”, explicó Miguel Romero Calderón, Epidemiólogo Estatal.

Según el Comité Estatal de Seguridad en Salud, y así lo explicaron, los niños también son susceptibles de contagios al igual que un adulto, no hace diferencia la variante Delta entre una u otra edad, por ello la precaución debe extremarse con este regreso a clases.

La mutación Delta ha sido más agresiva, mucho más de lo que las autoridades afirman, el 10% se quedó corto, la realidad de los picos es superior la tercera ola con un 75%.

“Es de un 10% en aumento en relación a las pruebas que hicieron en la tercera ola, a las pruebas que hicieron la segunda ola; es decir, la proporción de positivos que se encuentra en la tercera ola, a diferencia de la proporción de positivos que se encontraron en la segunda ola, es un 10% mayor en esta tercera ola, puedo hablar de un 10% mayor de contagios con la variante Delta, pero no hay diferencia que sea significativa entre los menores de edad y los adultos”, reconoció Romero Calderón.

BAJA SEMÁFORO EN MULEGÉ, LA PAZ Y LOS CABOS

Ya era una decisión esperada. La Paz y Los Cabos se acercan muy rápidamente al Semáforo Epidemiológico Verde con el regreso a clases presencial a la vuelta de la esquina; Mulegé bajó un peldaño más, la ciudadanía está preocupada por las determinaciones, cuando observan muchas expresiones de tristeza y de familias despidiendo a algún difunto que perdió la batalla frente al COVID.

“Nosotros hicimos el análisis y estamos viendo resultados alentadores, han ido bajando el número de activos en todos los municipios, disminuyeron sus casos activos, unos en mayor proporción que otros; el que más ha disminuido es el municipio de Los Cabos, afortunadamente. El número de pacientes hospitalizados también disminuyeron, y con base a esta numeralia en el análisis y proyecciones se tomó la decisión y se hizo la propuesta y fue aprobado por unanimidad”, adelantó George Flores.

Las decisiones del Comité Estatal de Seguridad en Salud están influidas por los nuevos coordinadores de salud del Gobierno entrante con Víctor Castro Cosío, a unos días de que tome las riendas del Gobierno Estatal, está accediendo a la determinación del Gobierno Federal en el regreso a clases presencial.

Baja California Sur fue de los primeros estados en caer en la tercera ola de coronavirus, las cifras apenas se estabilizan en los mil casos activos y más de 100 hospitalizados, son cifras aún preocupantes si lo comparamos con toda la historia de la pandemia.

“Nunca había estado un municipio en Nivel 2, que sigues siendo Amarillo. La propuesta por la numeralia es que La Paz y Los Cabos se situaran en un Nivel 2 de alerta sanitaria; y Mulegé, que estaba en Nivel 5 avance al Nivel 4; y Comondú y Loreto que son los que han tenido menor avance en el control de los contagios, y en la evaluación hecha después de los registros, no fue suficiente para mover el Semáforo, de manera prudente decidimos mantener aún en este Nivel 5”, reiteró el Secretario de Salud.

La determinación ya fue confirmada, ahora falta esperar qué tan grave es, primero el aumento de casos por la aplicación de la movilidad y el incremento del aforo en los comercios y establecimientos.

Segundo, y el más preocupante para las familias sudcalifornianas: el retorno a clases en aulas pequeñas y cerradas, en donde el servicio de agua potable no está garantizado, y lo peor de todo: la variante Delta sigue afectando a las familias y provocando muertes en personas de todas las edades.

“El hecho de pasar de un Nivel 2, como sería La Paz y Los Cabos, permite mayor aforo, se incrementa a una persona por cada 2.5 metros cuadrados, estaba en 3 metros, y un aforo del 70%, permite actividades recreativas y socioculturales, se permiten las cabalgatas y la activación física grupal al aire libre con máximo de 30 personas, esto significa esta nueva movilidad”, confirmó Víctor George.

 

MUNICIPIOS SUMAN DEFUNCIONES

Apenas la semana pasada hablaban de una disminución de defunciones, hoy se comprueba que los registros siguen estables. La Paz y Los Cabos eran los municipios que mantienen registros de fallecimientos, hoy se suma el resto del estado. En total se obtuvieron 32 registros de fallecimientos por coronavirus.

Las últimas dos semanas se mantenían en 35, hoy 32, no es un cambio muy significativo, pero sí de alerta, pues las comunidades con menor población aumentaron los fallecimientos.

“Las defunciones se ven a la baja, del mayor pico de 91 defunciones disminuimos a 68, 53 y 35 para el cierre de la semana anterior, por debajo de lo que se esperaba, y para esta semana se espera cierre en 30 – 35 defunciones, aun así las defunciones van hacia la baja, de la mano de los hospitalizados y de los contagios”, refirió Miguel Romero Calderón, Epidemiólogo Estatal.

En las cifras que presentó el Comité Estatal de Seguridad en Salud, refieren que todos los municipios del estado bajaron los casos activos: La Paz bajó un 22%, Comondú 29%, Los Cabos 34%, mientras que Mulegé y Loreto se mantuvieron en una disminución del 8%.

La tasa estatal bajó un 22%, es una baja importante, pero está reflejada principalmente en el comportamiento de los municipios del sur, que son los de mayor población.

“En cuanto a los municipios, podemos observar que Comondú tuvo una disminución de 58 casos activos en esta semana en relación con la semana pasada, que tenía 179 y actualmente 121, se suman 5 lamentables defunciones para un total de 221 funciones. Loreto disminuya 9 casos activos en relación a la semana anterior, de 109 reduce a 100 casos activos y se suman tres lamentables defunciones, con un total de 52. Mulegé disminuye 8 casos activos en relación a la semana anterior, que teníamos 101 y se reportan dos nuevas defunciones. La Paz con una disminución de 100 casos activos en relación a la semana anterior, actualmente con 359 y se suman 11 lamentables defunciones, para un total de 996. Los Cabos presentó una disminución de 54 casos y se suman 11 lamentables defunciones”, puso en contexto el epidemiólogo.

Preocupa el municipio de Loreto, que al ser el de menor población sigue incrementando el índice de positividad, mientras la reducción en el sur del estado es “constante”, en el norte la situación no da seguridad de mantenerse activa.

Todavía no hay números importantes en la disminución, como ocurrió en Los Cabos y Comondú hace apenas dos semanas, los números de ir a la baja, de pronto tuvieron un incremento de más del 10%. Esto sin duda fue por la confianza de los pobladores y el descuido de las autoridades.

“Destaca Loreto, que tiene un aumento importante en el índice de positividad para esta semana 35 con un 74%. Después tenemos al municipio de Mulegé que disminuye 41.96 a 40. Posteriormente tenemos al municipio de Los Cabos, que disminuye de 20.8 a 19.51 el índice de positividad. La Paz disminuye hasta un 25%. Y el índice de positividad estatal se mantiene en meseta en 30.72% para la semana 35”, comentó Miguel Romero Calderón.

Esto mismo que ya pasó, podría registrarse, que sólo por decir que se aumentó el aforo en los comercios, provocará mayor movilidad, y esto sin duda genera más familias en las calles y sitios de convivencia.

Los mismos habitantes han denunciado a través de redes sociales que en las últimas dos semanas se han disparado las quejas por fiestas “clandestinas”, que se desarrollan en hogares con bastantes invitados; esto es el reflejo de relajar las medidas frente a la pandemia.

“La semana, 32 que es la última semana, cerró con 958 casos activos y la semana 33 con actualmente 327 casos activos, se pronostica que cierre en meseta con la semana 32, la semana 34 con 186 casos con corte al día de ayer, y que se pronostica que cierre con alrededor de 800 casos, debido a la velocidad de contagio que traemos, sí podría cambiar el registro por el cambio de semáforo, que regularmente aumenta un 10% las proyecciones, y que es como se ha venido observando en la semana 35 con actualmente 10 casos nuevos, y que también se pronostica que se mantengan a la baja en meseta con la semana 34”, detalló el epidemiólogo.

Sólo para tener un panorama estatal sobre la ocupación hospitalaria, las clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) siguen siendo las unidades con mayor demanda de pacientes COVID.

En el cierre total de hospitalizados hay 114 pacientes. Los hospitales con mayor ocupación actual son el IMSS Clínica 1 con 21 pacientes; el ISSSTE La Paz con 15; el Hospital Salvatierra con 14 y la Clínica 26 del IMSS 11 pacientes.

“En la semana 33 tenemos 247 casos, que es el mayor pico registrado, superando al de la semana 32 con 222, pero la semana 34 tenemos un ajuste, que hay 123 casos para el día lunes y 127 casos para el día martes, con la disminución de casos de acuerdo la velocidad reproducción. Este ligero retroceso que tenemos en la semana 32, se observa que es a costa de los municipios de Comondú y de Los Cabos, que tuvieron un ligero repunte el pasado 18 de agosto, pero que volvieron a la baja en los siguientes días de la semana”, reconoció Romero Calderón.

Comentarios

Tipo de Cambio