Tan malo el pinto como el colorado

Foto: Archivo
Columnaz lunes, 30 agosto, 2021 12:00 PM

Monserrat Caballero, la primera mujer electa alcaldesa de Tijuana, estrenará gobierno con viejos políticos. Joven ella, su equipo está más conformado por hombres ya entrados en años, o que pertenecieron a administraciones de otros partidos políticos, y, en algunos casos, con graves señalamientos de corrupción.

Ahí está, por ejemplo, Miguel Ángel Bujanda, ex panista, ex secretario particular del ex gobernador Francisco Vega de Lamadrid, y quienes encabezaron uno de los gobiernos más corruptos. De hecho, el propio Bujanda pasó de ser el humilde hijo de una activista panista a un empresario adinerado, en el sexenio de Vega. Bujanda, ya presume en el ayuntamiento que aún encabeza Karla Patricia Ruiz MacFarland, que será el encargado de desarrollo urbano. Ahora sí que solo pidió que lo pusieran donde hay.

También muy pegado a la joven alcaldesa electa está el ex alcalde priista, Carlos Bustamante Anchondo, señalado de corrupción en un ventajoso y millonario convenio por luminarias para la ciudad, que, en lugar de alumbrar, la dejaron a oscuras, amén que el ex priista se despachó permisos para sus negocios. Y, aunque ambos lo niegan, se refieren también a la relación política de la ex diputada, con el ex senador priista, Fernando Castro Trenti, uno de los pocos que fue invitado cuando Caballero recibió su constancia de mayoría que la acreditó como alcaldesa electa.

Foto: Archivo

Ahora, entonces, en el equipo de Caballero se debaten entre si acercarse al Ejército o al equipo de la gobernadora electa, Marina del Pilar Ávila Olmeda, para definir al mando de seguridad, o seguir las recomendaciones de los viejos políticos que la acompañan.

Por un lado, Carlos Bustamante quiere traer de regreso a quien le acompañó en el área, Alberto Capella Ibarra, quien salió de Morelos en medio de los escándalos de corrupción del gobernador Graco Ramírez, a quien acompañó en la Secretaría de Seguridad, y también se movió en Quintana Roo en la misma posición, administración que abandonó entre señalamientos de represión. Y por otro lado, a Caballero le recomienda al hermano del senador, para ocupar la Secretaría de Seguridad, a Francisco Castro Trenti, quien también ha sido señalado, por policías y víctimas, de represión y tortura policiaca, cuando encabezó el área en los ayuntamientos de Rosarito, primero, y Tecate después.

Total, que nada fácil la tendrá Montserrat Caballero para definir al mando de seguridad en la ciudad más violenta de México, y donde ocurren el 80 por ciento de los asesinatos contabilizados en Baja California. Difícil decisión, entre el pinto y el colorado.

Comentarios

Tipo de Cambio