Director dormirá en escuela, ante robos en el plantel

Foto: Ernesto Eslava.- El director Marcos Orduño Camargo.
Ezenario lunes, 2 agosto, 2021 12:00 PM

El director Marcos Orduño Camargo y su familia empezarán a dormir en la oficina de la escuela primaria Ejército Trigarante, ubicada en la colonia Cañadas del Florido al Este de Tijuana. Tras la carencia de estrategias de seguridad a los inmuebles educativos, el maestro decidió fungir como velador de su plantel.

Señaló que, ante el regreso a clases, los trabajos de limpieza ya iniciaron, y la reparación de los daños por el vandalismo podría empezar en la primera semana de agosto.

“No hay nadie que haga algo por la institución y no me queda de otra, como director responsable de la institución, que quedarme aquí. Ya le pedí a las encargadas del sistema educativo que estuvieron aquí en la mañana, en específico a la de seguridad escolar, Selene Romero, que llevara al jurídico mi decisión de pernoctar en la escuela”, explicó a ZETA, Orduño Camargo, director de la escuela primaria Ejército Trigarante.

El Sistema Educativo presupuestó 350 mil pesos para reparar los daños por el vandalismo registrado durante la contingencia sanitaria de la COVID-19, aunque los deterioros podrían requerir una inversión de medio millón de pesos. Lo preocupante para Orduño es que el dinero que se invierta podría perderse ante la falta de un velador y vigilancia y el gobierno de Jaime Bonilla ya no querrá invertir doble en una escuela, a pesar de que la Secretaría de Educación de Baja California, la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Tijuana y la Fiscalía General del Estado carecen de una estrategia que garantice el patrimonio de las escuelas de la ciudad.

“Unos empiezan el lunes, y otros el martes, pero sin velador va a ser lo mismo que está sucediendo. Si ellos ponen alumbrado eléctrico, es el mismo que se van a llevar en la noche los vagos, porque ya saben. Si ellos reparan una herrería, es la misma que se van a llevar”, insistió Orduño.

La familia Orduño se siente segura y protegida por la comunidad escolar que saben de su decisión de dormir en la escuela para reportar cualquier incidente a la policía y evitar que se sigan robando los baños, el aluminio de las ventanas y las piezas metálicas de soldadura, así como el cableado que queda de las instalaciones eléctricas.

“Lo que trajimos fue un colchón, unas cobijas, estoy habilitando mi dirección que es una de las partes más seguras. No tenemos luz, no tenemos agua; sin embargo, estoy seguro de los riesgos que conlleva una decisión de esta naturaleza, pero lo vamos a hacer con el ideal de un directivo que está preocupado por su escuela”, comentó el director.

El mensaje que quiere proyectar el director es que se requiere de inversión para cuidar las instalaciones escolares y proteger el patrimonio escolar del vandalismo, por lo que busca la solidaridad de la comunidad escolar y que las autoridades estatales se comprometan a una estrategia que proteja los inmuebles.

Comentarios

Tipo de Cambio