Obstaculizan primer caso de pederastia en Ensenada

Foto: Lorena Lamas.- Fiscalia general del estado en Ensenada
Edición Impresa lunes, 19 julio, 2021 12:00 PM

Pese a que fue vinculado a proceso por un Juez de Control, el señalado goza de libertad. Familia de la menor de edad ha tenido que contratar asesores jurídicos ante la falta de interés por parte de la Unidad de Delitos Sexuales de la

Ante la falta de pruebas por parte de la Unidad de Delitos Sexuales de la Fiscalía General del Estado (FGE), el primer caso de pederastia en contra de una menor de 14 años de edad en Ensenada está por cumplir tres años.

De acuerdo con el expediente Número Único de Caso 01-2018-20534, el hecho ocurrió un 24 de diciembre de 2018 cuando el tío de entonces 35 años, ofreció llevar a la menor a la casa donde sostendrían una reunión familiar.

En el trayecto, el hombre desvió la ruta hacia un terreno que funcionaba como estacionamiento y era propiedad de una agencia de automóviles donde él trabajaba.

Es un sitio céntrico y concurrido en Ensenada, a menos de una cuadra de la Avenida Reforma, sobre la calle Adolfo López Mateos del fraccionamiento Granados.

Conforme al testimonio, ambos estaban dentro del vehículo cuando él le propuso sostener relaciones sexuales. En su declaración, ella dice que cuando él trató de penetrarla, respondió con un “No, no quiero”, pero él siguió hasta consumar el acto.

De enero a mayo de 2021, en Ensenada se recibieron 57 denuncias por el delito de violación y 97 por otros delitos sexuales, de acuerdo con la incidencia delictiva de la FGE.

Hace unas semanas, José Luis Castañeda, Juez de Control que lleva el caso, realizó la vinculación en contra del presunto agresor de la joven.

Ricardo Pérez Lozoya, abogado defensor de la familia, describió cómo el día de la audiencia el juez reconoció la existencia del delito de pederastia por el hecho de ser mayor de edad y haber cometido el engaño. Sin embargo, se abstuvo de decretar la prisión preventiva por no haber riesgo de sustracción, es decir, el acusado se ha presentado, siempre que es llamado a audiencia, está presente.

El predio donde ocurrió el hecho antes era usado por una agencia para estacionar vehículos

“Esto nos dice que cualquiera puede ser un violador y, mientras acudas a las citas, puedes estar en libertad”, analizó el abogado defensor de la menor.

Debido a que en Ensenada no hay un antecedente de pederastia, los abogados usan como referencia el caso de los cuatro sujetos apodados “Los Porkys” en Veracruz, los cuales abusaron sexualmente de una menor y fueron denunciados por el padre de la víctima.

El caso podría llevar más tiempo, ya que el 11 de mayo venció el plazo de la investigación para el defensor del imputado, pero este solicitó celebrar dicha audiencia el 14 mayo y no asistieron ni él, ni su representado.

Posteriormente, el mismo abogado pidió otra prórroga de cuatro meses para presentar pruebas, las cuales consisten en una entrevista con la víctima y el perito que la evaluó; la fiscal de Delitos Sexuales no tuvo inconveniente en aceptar ese nuevo plazo.

Los familiares se oponen al plazo de cuatro meses más y a la entrevista, ante el daño psicológico que puede implicar este acercamiento a la víctima. Por lo tanto, piden se respeten sus derechos humanos.

 

PADRES FUERON LOS DENUNCIANTES

Meses antes del abuso sexual, el imputado comenzó a visitar la casa de la menor con mayor frecuencia, narró a ZETA la madre de la joven. Los invitaba a reuniones, organizaba carnes asadas y fue en ese lapso cuando cortejó a la menor, a quien le pidió el número de celular para después mantener comunicación vía WhatsApp.

Fue a través de esos mensajes que la madre descubrió lo sucedido esa tarde de diciembre y, acto seguido, acudieron a la FGE, donde se llevó a cabo la certificación médica con resultados positivos a la agresión.

Interpusieron la denuncia por violación, sin embargo, seis meses después le notificaron que el expediente se había cerrado. “En ese momento comenzaron los problemas, no quedé conforme y desde entonces fue necesario contratar un asesor jurídico”, contó a este Semanario.

Ante la indiferencia de los fiscales de la Unidad de Delitos Sexuales en Ensenada, su caso se llevó a la fiscalía en Mexicali, judicializándolo por pederastia, y ahora pide que se giren medidas cautelares para el imputado.

De acuerdo con la entrevistada, los gastos que ha hecho en abogados, psicólogos y una psiquiatra que trata a su hija no la detienen, ya que busca justicia.

 

UNIDAD DE DELITOS SEXUALES, EN INVESTIGACIÓN

De inicio, el asunto fue considerado por el Ministerio Público como un delito de violación.

Acorde con el abogado Ricardo Pérez Lozoya, por lo general esos asuntos se siguen por violación al ser una salida fácil, mientras la pederastia representa que existió violencia.

Uno de los argumentos de la FGE para archivar el caso por violación, fue que “la menor accedió a una relación sexual”, a pesar que dentro de la carpeta existían datos en los que había negativa de la víctima de forma expresa, de no consentir el acto sexual.

El litigante llevó a cabo el recurso de impugnación y el juez reconoció el delito de pederastia por el simple hecho de ser un adulto.

Como la FGE estaba renuente a realizar una investigación por violación, optaron por otra vía, que es el delito de pederastia, estipulado en el Artículo 184 del Código Penal de Baja California: “A quien se aproveche de la confianza, subordinación o superioridad que tiene sobre un menor de edad, derivada de su parentesco en cualquier grado, tutela, curatela, guarda o custodia, relación docente, religiosa, laboral, médica, cultural, doméstica o de cualquier índole y ejecute, obligue, induzca o convenza a ejecutar cualquier acto sexual, con o sin su consentimiento”.

La pena o castigo para quien comete este ilícito, según dicta la Ley, es de nueve a dieciocho años de prisión y de 750 a 2 mil 250 días de multa.

El abogado anotó que la diferencia entre pederastia y violación, radica en que la primera es aprovecharse de la confianza de la víctima, derivado de cualquier parentesco-relación o incluso amistad, de cualquier índole por la cual se ejecute, obligue, induzca o convenza de cualquier acto con o sin consentimiento.

“Nuestra representada sí manifestó la negativa, y aun así se ejecutó el acto -el imputado-, por eso tenemos un tipo penal que se adecúa a la conducta señalada desde un inicio”, sostuvo Pérez Lozoya.

Mientras que la violación, “al que por medio de la violencia física o moral tenga cópula con una persona sin la voluntad de esta, sea cual fuere su sexo; dados los criterios, tenemos este delito, en este caso particular hay una menor, que es la víctima, el activo es mayor de edad y el tipo penal -pederastia- dice que es con o sin el consentimiento”, insistió.

La defensa del hombre de 36 años, ha estado tratando de argumentar que no se da el delito de pederastia y han dado a entender que hubo estupro: “Al que realice cópula con persona mayor de catorce años de edad y menor de dieciocho, obteniendo su consentimiento por medio de la seducción o el engaño, se le impondrá de dos a seis años de prisión y hasta cien días multa”.

Sin embargo, hay dos dictámenes psicológicos: el primero, que realizaron Servicios Periciales de la FGE y profesionales externos, quienes han confirmado el daño psicológico de la menor.

“Mi clienta está más interesada en la sanción corporal, que es la penal; el asunto de la reparación del daño es un tema aún no analizado, pero pueden recurrir también a ese derecho conforme a la Ley de Víctimas”, aclaró el abogado.

Con este precedente, la familia acude a interponer una queja en la Jefatura Regional Ensenada de la Fiscalía de Contraloría y Visitaduría JREFCV/685/2020, contra los servidores públicos a cargo del caso en la Unidad de Delitos Sexuales. Y argumentaron, están próximos a interponer una más por un presunto soborno que dichos servidores públicos recibieron en 2019.

Comentarios

Tipo de Cambio