La federalización de la nómina y la homologación de prestaciones

Cartaz lunes, 5 julio, 2021 12:10 PM

El horizonte magisterial se tornará, en un breve lapso, más negro que una noche de tormenta, de concretarse la llamada federalización de la nómina magisterial; esto si se implementa de manera semejante a la realizada en el estado de Michoacán.

Si bien, el Gobierno Federal absorbe la nómina y paga a los maestros, para que no vuelva a ocurrir el desvío y/o desaparición de los recursos económicos que la federación envió al nefasto “Kiko” Vega, para pago de sueldos jubilaciones y finiquitos. Y que a dos años de su salida aún no se da solución a tan añeja problemática. Esto a pesar que en documentos oficiales se observa que existen alrededor de mil trescientos millones de pesos para tal efecto, mas no los ejercen. Eso es maldad pura.

Para tranquilidad de todos estos compañeros, el Presidente López Obrador, aseguró a través de los medios de comunicación, que antes de la salida de Bonilla se les pagaría a todos los que se les adeuda.

Retomando la temática que nos ocupa y preocupa: la federalización de la nómina magisterial. Solo se nos pagarían dos bonos: ajuste de calendario, día del Maestro; y se reduciría a 40 días el aguinaldo en lugar de 60, perdiendo los siguientes 6 bonos:

*Bono magisterial (15 días).

*Bono social de 5 días.

*Bono a la promoción a la calidad educativa.

*Bono de verano (9 días).

*Bono de inicio de ciclo escolar (18 días de sueldo tabular).

*Bono a directivos.

Algunos critican y tachan de ignorantes a quienes tenemos la osadía de alertar al magisterio de Baja California en torno a la problemática situación que -se vislumbra- acontecerá en nuestro estado. Sobre todo, aquellos defensores a ultranza de la 4T y de Andrés Manuel López Obrador.

Deseo enfatizar que no soy anti-AMLO y que celebro todos los proyectos que benefician a la clase trabajadora, y en forma muy especial a los trabajadores del campo. No obstante, un servidor no permanece impasible ante la negativa del Gobierno del Estado de transparentar los procedimientos que se utilizarán.

La federalización de la nómina afectará a un número aproximado de 50 mil trabajadores de la educación, pues se aplicaría tanto a maestros federales como estatales. Esto debido a que los compañeros federales tienen prestaciones de carácter local (22 por ciento, diferencial de retiro y ayuda humanitaria).

Tan sencillo que sería acabar con especulaciones sobre lo anteriormente expuesto, pero absolutamente nadie del gobierno de Baja California (diputados) realiza las acciones legales para dar certeza laboral a los docentes. Nada de que “confíen en mí, no pasa nada”… Ya tenemos una amarga experiencia con la jubilación dinámica.

Y ahí no para el asunto. Con la homologación de prestaciones (o sea igualar las pensiones del Imss, Issste e Issstecali con un tope salarial de 10 UMAS), las pensiones tendrían un tope salarial de 27 mil pesos. Así que más vale que el magisterio despierte de ese “sueño seductor” o nos van a pasar a perjudicar. Valor de la UMA: $89.62 pesos; multiplicado por 10 y luego por 30, igual $26,886 pesos.

El salario actual de un docente jubilado, se construyó a lo largo de 30 a 38 años de servicio. Se nos exigió preparación para el fin de aumentarnos el sueldo. De ahí que estudiemos o cursamos licenciaturas, maestrías, doctorados y cuanto diplomado haya disponible, para ascender en Carrera Magisterial y tener un mejor salario.

No sé si algunos recuerden los miserables sueldos de los maestros y que debido a esto muchos compañeros emigraron a los Estados Unidos, aprovechando la “Ley Simpson Rodino” (mayo de 1987); los que no nos fuimos, fue porque no pudimos. De ahí que optásemos por trabajar la “doble plaza” para el fin de tener un salario decente.

Por todo lo anterior y otras cosas más, no debemos permitir que de un plumazo nos arrebaten nuestros derechos y prestaciones.

 

Atentamente,

Francisco Heredia Guzmán.

Tijuana, B.C.

Correo: francisco_heredia_guzman@hotmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio