Temporada de huracanes atípica para BCS… y sin Fonden

Foto: Archivo
Edición Impresa martes, 15 junio, 2021 12:00 PM

Hasta 20 fenómenos, como tormentas tropicales y unos cinco huracanes intensos, se pronostican para las aguas del Pacífico este 2021, ante lo cual el Consejo Estatal de Protección Civil califica esta temporada como atípica. De las medidas de prevención, destaca la inversión de 52 millones de pesos que realizó la Conagua para la reparación del radar meteorológico de Cabo San Lucas, que había dejado de funcionar en 2014, tras el impacto del huracán “Odile”

Autoridades de los tres niveles de gobierno instalaron oficialmente el Consejo Estatal de Protección Civil por la temporada de huracanes 2021, presidido por el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis.

Después de la instalación, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), a través de su representante, José Luis Espinoza, informó que se espera una intensa actividad en el Océano Pacífico para este año, por arriba de la media de ciclones.

Entre el 15 de mayo y el 30 de noviembre de 2021, pronostican que se desarrollarán entre 14 y 20 ciclones tropicales, cuando el promedio anual es de 15 tormentas.

El pronóstico se desglosa de la siguiente manera: se esperan de siete a diez tormentas tropicales, de tres a cinco huracanes fuertes (categoría 1-2) y de cuatro a cinco huracanes intensos (categorías 3, 4 y 5).

Además, será la primera temporada de huracanes en la que los estados susceptibles no contarán con Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), luego que este instrumento de inversión de recursos públicos, fuera desaparecido -junto a otros- en la actual administración federal de Andrés Manuel López Obrador.

Para inicios de junio, cuando se instaló el Consejo Estatal, ya se habían formado dos fenómenos meteorológicos en aguas del Pacífico sin que dejaran afectaciones a la entidad. Según la Conagua, uno de estos ciclones tiene el nuevo récord de aparición temprana.

“Tenemos que ya anticipadamente, en el mes de mayo, se han formado dos tormentas tropicales, una es la tormenta tropical ‘Andrés’ y la tormenta tropical ‘Blanca’. El 9 de mayo se formó ‘Andrés’ a partir de la depresión tropical 1-E, rompiendo el récord de la formación más temprana de tormenta tropical en el Pacífico”, expuso José Luis Espinoza. El registro previo lo tenía la tormenta tropical “Adrián”, la cual se formó el 10 de mayo de 2017.

Asimismo, recordó que en la temporada de huracanes 2020 se formaron 16 fenómenos, dos de estos impactaron de alguna forma a Baja California Sur. El primero fue el huracán “Genevieve”, que alcanzó la categoría 4 y registró un desplazamiento paralelo a la Península de Baja California en el periodo del 16 al 21 de agosto.

De acuerdo con los reportes oficiales y documentación periodística, “Genevieve” dejó precipitaciones importantes en Los Cabos sin mayores afectaciones.

Instalan consejo estatal

El segundo fenómeno que afectó la entidad en 2020 fue la tormenta tropical “Hernán”, con presencia cerca de las cosas sudcalifornianas una semana después que “Genevieve”. Del 26 al 28 de agosto provocó lluvias importantes en La Paz.

José Luis Espinoza enfatizó que las precipitaciones que se registran en BCS obedecen a la presencia de fenómenos meteorológicos, las cuales ayudan a recargar las seis presas.

“Es importante mencionar que las precipitaciones extraordinarias que se registran durante esta época son las únicas que se tienen en la región, dejando más beneficios que perjuicios”, destacó.

En cuanto a la preparación para esta temporada de huracanes, hizo hincapié en que en 2021 la Conagua invirtió 52 millones de pesos en el radar meteorológico de Cabo San Lucas, herramienta dejó de funcionar en 2014 tras el impacto de “Odile”.

Se trata de un instrumento de detección a distancia usado por los meteorólogos para localizar y pronosticar fenómenos en la zona de la atmósfera, además de permitir calcular su trayectoria, con una capacidad de cobertura de 250 kilómetros.

“Para dar seguimiento y mitigar cualquier peligro que se presente, hace apenas unos meses se puso en funcionamiento el radar meteorológico de Los Cabos, que brindará información completa y valiosa en tiempo real de cualquier fenómeno que se acerque”, dijo.

Ese seguimiento puntual a través del radar, otorgará datos para tomar decisiones en materia de seguridad y protección civil en ciudades y campos.

 

AUMENTO EXPONENCIAL DE HABITANTES EN ZONAS DE RIESGO

Cada año, ante el riesgo permanente que representan los ciclos para Baja California Sur, autoridades de la Subsecretaría de Protección Civil actualizan la base de datos de ciudadanos que habitan en zonas de riesgo.

Para 2021, según detalló el subsecretario de Protección Civil, Carlos Godínez León, se calcula que existen más de 65 mil personas viviendo en áreas que representan algún nivel de peligro para la integridad ante la temporada de huracanes.

Los Cabos es el municipio con mayor índice de población en zonas de riesgo, ya que los registros de la dependencia estatal indican que 45 mil cabeños están en esta condición de vivienda.

El número ha aumentado exponencialmente desde 2018, tomando en cuenta el Programa Hidrometeorológico. En ese año, informaba el mismo Carlos Godínez, contabilizaron 16 mil personas en estas áreas.

El funcionario subrayó que se dividen en tres niveles: zonas de Riesgo Alto, de Riesgo Medio y de Riesgo Bajo, según se ubiquen en cauces, laderas o límites de arroyo, o si son lugares susceptibles a inundación.

Cada año, Los Cabos requiere de intensos operativos para rescate y desplazamiento de personas que requieren acudir a refugios temporales. Más de 500 elementos llegan a participar en dichos dispositivos por la magnitud de los habitantes en zonas de riesgo.

¿Qué es lo que sucede en el principal destino en Baja California Sur para viajeros? Según autoridades estatales, el alto índice de migración provocado por la industria turística, ha sido el principal factor del desordenamiento en el desarrollo urbano.

Poco antes del inicio de la pandemia, el titular de la Secretaría General de Gobierno del Estado, Álvaro de la Peña Angulo, explicaba que la alta tasa de migración es un factor el incremento de habitantes en áreas peligrosas, ante el paso de corrientes pluviales.

Atribuyó este aumento en el número de habitantes de Los Cabos, al crecimiento económico a la expansión de la industria hotelera que provee el 70% del Producto Interno Bruto (PIB) de Baja California Sur.

“La gente que llega a trabajar a Los Cabos, obviamente, al no encontrar una vivienda adonde llegar, se va a algún lugar donde un pseudo líder se aprovecha de esto y los lleva a lugares irregulares, que son zonas de total peligro”, declaró en su momento De la Peña.

 

BCS, ENTIDAD MÁS AFECTADA POR HURACANES: CONAGUA

De acuerdo con un estudio presentado por la Conagua ante el Consejo Estatal de Protección Civil, Baja California Sur es la entidad federativa que registra el mayor impacto de meteoros, con el 27% más que otras regiones de la República Mexicana.

Según José Luis Espinoza, representante de la Comisión Nacional del Agua, los porcentajes contemplan los registros de 1950 a 2020. En este análisis se revela que, en promedio, anualmente ingresan tres ciclones a tierra sudcaliforniana.

Por su parte, el gobernador Carlos Mendoza Davis recordó la vulnerabilidad de la media península ante los efectos de estos fenómenos naturales. Subrayó que los demás estados no alcanzan ni una tercera parte del porcentaje de meteoros que afectan a la entidad.

“Tenemos que decirlo, no que nos dé mucho gusto, pero en Baja California Sur hemos aprendido a convivir y vivir con los fenómenos meteorológicos, porque siempre estamos pensando que ojalá nos llegue uno, pero no nos llegue muy fuerte; porque si no hay daño, los beneficios son increíbles para nuestro campo, para nuestros ganaderos e infiltración de agua en nuestros mantos acuíferos”, argumentó.

Para el mandatario, la participación ciudadana es más importante que nunca, teniendo en cuenta que, por segundo año consecutivo, las autoridades de los tres niveles de gobierno deberán enfrentar la temporada de huracanes y la pandemia derivada de la enfermedad COVID-19 al mismo tiempo.

“La pandemia, que nos ha afectado en estos últimos 15 meses, también nos ha enseñado que si todos actuamos con responsabilidad, podemos salir delante de cualquier problema que enfrentemos”, comentó Mendoza Davis.

Por su parte, el secretario general de Gobierno, Álvaro de la Peña Angulo, mencionó que es indispensable estar un paso adelante permanentemente, “Baja California Sur en la actualidad cuenta con el Plan BCS, que sin duda, es resultado de la experiencia de eventos perturbadores de origen natural y antrópico, ponderando la salvaguarda de las personas, sus bienes y su entorno, para superar las adversidades ocasionadas por estos fenómenos, así como las situaciones de carácter financiero”.

 

LA PRIMERA TEMPORADA SIN FONDEN

La expectativa de este periodo no solo se centra en la labor de cuidar los trabajos para evitar contagios del nuevo coronavirus, también está el factor de que a finales de 2020, tras aprobaciones en el Congreso de la Unión, desapareció el Fondo de Desastres Naturales junto con otros 107 fideicomisos.

Este fondo era una garantía ante las crisis provocadas por el paso de huracanes, escenario común en BCS tomando en cuenta el índice de impacto que registra, según dependencias federales.

El gobernador Carlos Mendoza Davis aseveró que la desaparición del Fonden deja vulnerable al Estado puesto que, recapitulando, tan solo en 2014, el huracán “Odile” dejó daños y pérdidas que fueron cubiertos por 2 mil 500 millones de pesos que dicho fondo proporcionó a Sudcalifornia.

En reiteradas ocasiones, el mandatario afirmó que sin este fondo, el Gobierno del Estado difícilmente hubiera superado los estragos que provocó “Odile”.

Durante las campañas políticas de este año, el senador de la República por Morena, Napoleón Gómez Urrutia, visitó la entidad. Cuestionado sobre este tema, respondió que a pesar de la desaparición de los fondos y fideicomisos, el recurso sigue operando en otros esquemas.

“Esa es la situación, seguramente se va a revisar, como muchos de los otros. Las actividades básicas de esos fondos o fideicomisos se están manteniendo, pero ya no a través de estas estructuras pesadas que implican un sacrificio”, compartió, para luego insistir en que la desaparición de este recurso fue aprobada por mayoría, ya que se busca ejercer un mayor control de las funciones básicas de los fondos y fideicomisos.

 

Comentarios

Tipo de Cambio