Mini golpe de Estado contra Lupita Mora

Foto: Cristian Torres
Edición Impresa lunes, 21 junio, 2021 12:00 PM

El lunes 14 de junio, una abrumadora mayoría de regidores del Cabildo de Mexicali, mostró un abierto frente contra la administración de la alcaldesa Guadalupe Mora Quiñonez, solicitando -por un lado- el regreso de la presidenta municipal titular y gobernadora electa, Marina del Pilar Ávila Olmeda, para cerrar el proceso de transición; de lo contrario, el grupo de ediles solicitará su remoción por la vía política a través del Congreso del Estado

El conflicto entre las alcaldesas de Mexicali, Marina del Pilar Ávila Olmeda y Guadalupe Mora Quiñonez, titular y suplente, respectivamente, no concluyó con la aplastante victoria de Morena el domingo 6 de junio, cuyo resultado convirtió a la primera en mención, gobernadora electa de Baja California.

La batalla por el poder absoluto del partido Morena y de la propia administración pública del Estado continúa, y en un movimiento orquestado desde hace varias semanas por perfiles afines al marinismo, un grupo de trece regidores del XXIII Ayuntamiento de Mexicali firmó una carta exigiendo la renuncia “por dignidad” de la alcaldesa en funciones, Guadalupe Mora Quiñonez, argumentando que el gobierno municipal vive un escenario de ingobernabilidad.

Además, solicitaron a Ávila Olmeda su regreso inmediato al gobierno municipal, pese a que en próximos días arrancará el proceso de transición con el gobierno de Jaime Bonilla Valdez.

En su defecto, el regidor Juan Ramón López Hernández propuso emitir una solicitud para que el Congreso del Estado inicie un procedimiento de revocación de mandato y que el Poder Ejecutivo envíe una terna para que los propios diputados impongan un nuevo perfil hasta que concluya la administración.

La respuesta de Guadalupe Mora Quiñonez, quien asumió el poder el 7 de marzo, cuando Ávila Olmeda arrancó sus trabajos en busca de la gubernatura de Baja California, es que no va a renunciar y que la única que puede removerla es la ciudadanía.

Un día después de los embates, las dos alcaldesas fueron sentadas juntas en un evento encabezado por el gobernador Jaime Bonilla Valdez, donde se inauguraron los trabajos para la construcción de la planta fotovoltaica de la empresa Next Energy, en el Kilómetro 26 de la carretera Mexicali-San Felipe, y posteriormente en una Jornada por la Paz organizada por el Ejecutivo estatal.

En el evento se tomaron el tiempo para conversar, cruzar algunas risas e incluso brindarse un abrazo y beso frente a los presentes. Sin embargo, al ser entrevistada por los medios de comunicación, Marina se dijo indecisa sobre su regreso a gobernar Mexicali, por lo que dejó abierta la posibilidad de que en unos días asuma nuevamente las riendas y participe de manera simultánea en dos transiciones; o bien, encuentren el mecanismo jurídico para dejar al frente del Ayuntamiento a otra persona afín.

Armando Salinas

En entrevista con ZETA, el regidor Juan Ramón López Hernández aseveró que la principal motivación es el regreso de Marina del Pilar Ávila a la alcaldía, pero de no concretarse la próxima semana, iniciarán con el procedimiento de remoción ante el Poder Legislativo.

Tanto el regidor panista Héctor Ibarra Calvo, como el abogado y activista Armando Salinas, coincidieron en que el conflicto entre ambas alcaldesas y los propios ediles es una total falta de oficio político y por pugnas internas están sacrificando la gobernabilidad de la Capital del Estado.

EL CONFLICTO

La mañana del lunes 14 de junio, un grupo de regidores presentó un documento firmado por trece de sus compañeros, con el cual reclamaban la ingobernabilidad del Ayuntamiento dirigido por Guadalupe Mora Quiñonez.

La conferencia de prensa encabezada por los ediles Juan Ramón López Hernández y Cristina Mares Vejar, de Morena y Partido Acción Nacional (PAN), respectivamente, tenía como objetivo la petición del regreso de Ávila Olmeda a su cargo para dirigir los trabajos de entrega-recepción y mostraron un documento firmado por los compañeros del Cabildo: Arnoldo Douglas Álvarez, Diego Echeverría, Eneida Espinoza Álvarez, José Ramón López Hernández, Luz Elena Fonseca -la cual ni siquiera fungía como regidora, pues dejó el cargo temporalmente para concentrarse en la campaña-, Ricardo Hernández Morelos, Adriana López Quintero, María Cristina Mares, José Manuel Martínez Salomón, Cleotilde Molina López María de la Luz Pérez Rosas, Sergio Tamay García y Janeth Raquel Tapia. La mayoría de ellos, fieles alfiles de la gobernadora electa.

Durante la conferencia de prensa, centraron su atención en el conflicto de la regidora Mares Vejar con Mora Quiñonez en torno al Centro Municipal de Control Animal (CEMCA), donde -asegura la edil- desde el arribo de la actual presidenta municipal se generó una desatención en ese sector.

El incidente ha elevado de tono, al grado de generarse manifestaciones en el inmueble por parte de una asociación civil encargada de la defensa animal, e incluso en una ocasión, la regidora denunció que fue encerrada dentro del edificio del CEMCA de manera intencional por parte de funcionarios municipales, durante una de sus manifestaciones.

Mares Vejar también denunció que la presidenta municipal no le contesta los mensajes de WhatsApp por lo que -consideró- no existe disposición de trabajar de la mano con el Cabildo de Mexicali.

Sin embargo, para el regidor López Hernández, la deficiencia de la administración municipal va más allá, pues además de ignorar por completo el Plan Municipal de Desarrollo, se ha afectado el servicio de recolección de basura en el Valle de Mexicali, donde hay zonas en las que por más de dos meses no ha pasado el camión recolector, debido a que no se desea cubrir el pago de horas extra por parte del coordinador de Delegaciones, Guadalupe Montoya

López Hernández aseveró que la primera edil abandonó los proyectos como el avance del Centro Histórico de Mexicali, la creación del Instituto de la Juventud, el de presupuesto participativo, la Justicia Cívica, entre otros que eran parte de los planes del municipio.

“Falta de coordinación que tiene el máximo órgano del Cabildo de Mexicali, no tenemos ninguna actividad más que cuando se hacen transferencias presupuestales o temas de índole municipal, con la señora no hemos tenido ningún acercamiento para sacar los temas pendientes”, confirmó el también presidente de la Comisión de Gobernación.

Además, denunció que el Cabildo solo ha sesionado en cuatro ocasiones, y con una severa improductividad, ha generado que al menos 15 de los 17 ediles y el propio síndico se manifiesten en contra de Mora Quiñonez.

 

EL ÚNICO QUE ME PUEDE QUITAR ES EL PUEBLO: LUPITA MORA

La alcaldesa de Mexicali, Guadalupe Mora Quiñonez, fue clara al decir que se mantendrá en el cargo y que “el único que me puede quitar es el pueblo”, el cual -asegura- le ha reconocido el esfuerzo por sacar adelante al Ayuntamiento de Mexicali.

Afirmó que durante 2021, la administración a su cargo ha recaudado 60 millones de pesos más de Impuesto Predial en comparación con el año anterior, y advirtió que si no contesta el teléfono, es porque está trabajando en las colonias o sosteniendo reuniones inherentes a su función como presidente municipal.

“Yo les diría que fuéramos serios, tenemos mucho compromiso con los mexicalenses, algunos repetirán en el cargo, ya se terminó la veda electoral y ya nos tenemos que poner a trabajar; hubo ausencia por parte de varios que igual se iban a reelegir y estaban en temas de campaña, hay que ser responsables para trabajar, servir y atender las necesidades día a día”, refirió la líder comunal.

Al igual que Marina del Pilar, dijo, ella también fue electa como parte de la fórmula que presentó Morena en 2019 para dirigir la administración municipal, por lo que considera que la mejor manera de solucionar cualquier conflicto es por medio del diálogo, y no a través de este tipo de movimientos.

Un grupo de regidores del XXIII Ayuntamiento de Mexicali solicitaron públicamente la sustitución de la presidenta municipal de Mexicali Guadalupe Mora Quiñonez, y/o el regreso de la titular municipal, Marina del Pilar Ávila Olmeda, debido a lo que consideran que existe “ingobernabilidad”.

Por su parte, el regidor Héctor Ibarra Calvo consideró que la acción de sus compañeros regidores no es más que un posicionamiento político, donde en un principio se le pidió a Mora Quiñonez cumplir con su deber, pero posteriormente anunciaron que intentarán removerla de su cargo en caso de no renunciar.

“Hay que preguntarles a los regidores si es un tema propio o una ruta política, ya nos dejemos de esto, todos pensamos que después del proceso electoral iba a haber enfoque; fueron dos años de gobierno y en esto estamos teniendo esto”, refirió el edil panista, para quien, tanto Guadalupe Mora como Marina del Pilar Ávila y los regidores, están faltando al respeto a la ciudadanía, pues pretenden que esta se someta tres meses más a una lucha intestina de Morena, tal y como fue durante el año y medio del partido vinotinto en el poder.

“Creo que es un posicionamiento político que está buscando impulsar o legitimar el regreso de Marina del Pilar; no sé si sea la pretensión, pero esta situación, yo respeto el planteamiento”, refirió Ibarra Calvo, quien agregó, “para mí este gobierno es el mismo, es uno solo, no tiene divisiones, es Morena y las características de Marina se comparten por Lupita Mora”.

DIVIDEN OPINIONES

El activista Armando Salinas; el secretario general de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano; el abogado Heriberto Torres; el regidor Héctor Ibarra Calvo y el diputado Juan Manuel Molina, tienen opiniones discordantes sobre las herramientas jurídicas del Cabildo de Mexicali y el propio Congreso del Estado para remover a un alcalde.

Según el Artículo 41 de la Ley de Régimen Municipal del Estado de Baja California, la revocación de mandato a munícipes solo puede generarse por una causa grave, a través de una decisión del Congreso del Estado a petición del propio Ayuntamiento de Mexicali.

Dicho artículo considera causas graves las siguientes:

  1. Cuando un Munícipe se encuentre afectado en su estado de salud, de tal forma que le sea imposible o inconveniente continuar en el desempeño de su cargo o el desarrollo de sus funciones;
  2. Cuando un Ayuntamiento, de conformidad con su reglamento interno, adopte resolución de responsabilidad en contra de un Munícipe, por los siguientes motivos:
  3. a) Realizar actos que impliquen la violación a las Leyes y Reglamentos vigentes en el Estado;
  4. b) Ejecutar planes o programas o disponer de recursos públicos de manera distinta a la aprobada por el Ayuntamiento; y
  5. c) Cuando un Munícipe dejare de asistir a las sesiones de Cabildo o de las comisiones instituidas por el Ayuntamiento, o sea omiso en el desempeño de sus funciones y con ello se cause perjuicio grave a las instituciones municipales o a la comunidad.

El Cabildo de Mexicali tendrá que llevar a cabo una sesión en la que el afectado tenga derecho a una audiencia previa y emitir su voto. El órgano colegiado municipal solicitará que el suplente asuma el cargo de manera provisional, en tanto el Congreso del Estado analiza la solicitud de remoción.

A juicio del regidor Héctor Ibarra, ni la Constitución ni la Ley de Régimen Municipal, consideran un fenómeno como el que ocurre actualmente, pues en todos los supuestos siempre se considera la figura del suplente para ello.

A pregunta directa, el secretario general de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano, explicó que por ahora no existe un procedimiento constitucional que permita una remoción de la actual alcaldesa, y que la última reforma al Artículo 42 de la Ley de Régimen Municipal, solo establece que se podrá designar a un alcalde -por medio de una terna enviada por el gobernador- cuando el presidente municipal titular abandone el cargo y que durante un periodo de 30 días, el suplente no desee ocuparlo.

Por su parte, Armando Salinas, abogado de la agrupación Artículo 39, comentó que un procedimiento de este tipo no se somete a simple discrecionalidad, y calificó como “lamentable” que los regidores se organicen para intentar destituir a un alcalde y no para solucionar los problemas de la ciudadanía.

En su opinión, si se analiza bien la situación, los ediles podrían caer incluso en violencia política por razón de género, al definir que su renuncia debe ser “por dignidad”, amén de que se genera una reunión orquestada para perjudicar a una servidora pública.

“Creo que sería una situación implícita de género, lo que se debe es reconciliarse, se debe dar un tema de trabajo y trabajar en un solo frente, los que quedamos en medio de esta situación es por los ciudadanos”, externó el abogado.

Mientras tanto, el diputado Juan Manuel Molina opinó que la revocación de mandato en munícipes, es una opción ante una situación de ingobernabilidad.

“Sí escuchamos posicionamientos, un problema de recolección de basura en el valle, las despensas entregadas (en favor del PES durante la elección), el tema del CEMCA y no vemos avances en el tema del municipio, obras pendientes, otro tema como la municipalización de San Felipe donde quiso que los regidores votaran en contra”, abundó el legislador, quien no emitirá opinión ante la posibilidad de que se presente una solicitud de revocación de mandato en los próximos días.

En un análisis general llevado a cabo por el despacho De la Peña-Rivera, a cargo del abogado Heriberto Torres, la revocación de la alcaldesa es factible según lo establecido en la Ley de Régimen Municipal, pero también consideró que una remoción del cargo de manera provisional afectaría el derecho de presunción de inocencia, lo cual podría recurrirse mediante un amparo. Sin embargo, reconoce que el tema sería una determinación de los jueces federales.

Por último, José Ramón López aseveró que en caso de iniciar el procedimiento de remoción, podría transcurrir un mes desde que se solicita, hasta la decisión final del Poder Legislativo, lo que abriría la posibilidad a que el gobernador emita una terna para la selección de alcalde provisional.

 

Comentarios

Tipo de Cambio