“Levantan” y privan de la vida a trabajadores vitivinícolas 

Foto: cortesía
Destacados jueves, 27 mayo, 2021 10:42 PM

Uriel Mora Vidal, Dagoberto Escalante Olivas y Juan Cuahua Tlehuactle eran empleados en el Rancho Las Uvas un campo agrícola dedicado a la poda de la vid, localizado a la altura de del kilómetro 138 de la autopista cuota Tijuana-Tecate en Valle Redondo, fueron privados de la libertad alrededor de las 11 de la mañana del jueves 27 de mayo, y a las seis de la tarde fueron localizados sin vida.

Como parte de sus labores, los trabajadores fueron a una zona de arroyo -direccionada en Vista Valle del Fraccionamiento El Niño- para activar una bomba de riego y ni su familia ni empleadores volvieron a verlos con vida.

Las primeras versiones de los testigos fueron confusas, en el primer reporte informaron haber visto circulando en la zona una pick up blanco y en su interior hombres armados, razón por la cual los residentes de la zona se resguardaron en sus casas, el siguiente dato indica que escucharon balazos, y finalmente refirieron que los empistolados se llevaron a los trabajadores, incluso mencionaron que quienes se los habían llevado eran policías.

El personal de seguridad privada del rancho llamó a los números de emergencia y fueron atendido por elementos de la Policía Municipal y de la Guardia Nacional, estuvieron varias horas en la zona, hicieron algunos recorridos, pero no llegaron lejos, se fueron del lugar a las cuatro de la tarde sin resultados.

Alrededor de las 17:00 horas, la suegra de uno de los desaparecidos recibió una llamada: “Ya ni los busquen ahí están en el arroyo”, a partir de esa información, los administradores del rancho llamaron a la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación, la única que no había respondido al llamado inicial, los elementos de la Fiscalía Estatal se dirigieron a la zona mencionada y ahí encontraron los tres cadáveres a la orilla del represo donde se cultiva la vid del vino Zinfandel.

De acuerdo a la versión de testigos y compañeros de las víctimas, los trabajadores no tenían por qué haber perdido sus vidas cuando sólo hacían su esfuerzo laboral, y dejan a tres familias desamparadas.

Tras el hallazgo, elementos de la Guardia Nacional y peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE) se dirigieron a la zona para llevar a cabo las diligencias necesarias e iniciar una investigación.

La zona donde ocurrió el triple crimen, es usada por bandas del crimen organizado para el tráfico de personas y drogas a Estados Unidos, es una comunidad muy afectada por la violencia: “Pero no entendemos porque los privaron de la libertad y les quitaron la vida”, reclamaron compañeros y empleadores.

Comentarios

Tipo de Cambio