S&P califica estable deuda de Tijuana, pese a que gobierno estatal retrasó pago de participaciones

Foto: Archivo
Destacados martes, 13 abril, 2021 2:40 PM

La calificación de Tijuana podría bajar en los próximos meses si se deteriora su ya limitada flexibilidad fiscal, principalmente por el estancamiento en la recaudación de impuestos o un retraso sostenido en los pagos de sus transferencias federales

 

La deuda del Ayuntamiento de Tijuana fue calificada en ´mxA+´ con perspectiva estable por la agencia calificadora Standard & Poor´s Global Ratings, pese a que en los últimos dos meses de 2020 la administración de Jaime Bonilla Valdez retrasó el pago de las participaciones federales al municipio.

“En los últimos dos meses de 2020, el Estado de Baja California retrasó el pago de las participaciones federales al municipio, sin embargo, ello no impactó el repago de los créditos calificados de Tijuana”, indicó S&P Global.

En un comunicado de prensa, la calificadora detalló que al cierre de 2020 el Ayuntamiento tenía tres créditos por un monto total de 2 mil 556 millones de pesos (contratados con la restructuración hecha en febrero de 2020) por un periodo de amortización de 20 años (BBVA-1 y Banorte 2020) y de 11 años (BBVA-2)

Los tres financiamientos se encuentran inscritos en el fideicomiso público, irrevocable de administración y fuente de pago No. F/7205, constituido por el municipio, y fungiendo como fiduciario el Banco Monex, Institución de Banca Múltiple Monex Grupo Financiero.

Para otorgar la calificación crediticia del pasado 23 de marzo, S&P consideró que la recaudación local impulsará la posición de Tijuana mientras su liquidez se mantiene “fuerte” y sus niveles de deuda bajos.

Durante 2020 Tijuana superó la recesión económica con un deterioro fiscal contenido debido a la reasignación de sus gastos de capital, lo que permitió hacer frente a las necesidades de la crisis sanitaria.

“En nuestro escenario base (2021-2023), esperamos que Tijuana registre un superávit de 8.9% de sus gastos operativos, impulsado principalmente por una recaudación tributaria dinámica y una contención efectiva del gasto. Durante los últimos dos años, el Estado de Baja California retrasó los pagos de las transferencias (Participaciones) del Ramo 28 al Municipio de Tijuana. El faltante ha sido entregado paulatinamente en los últimos meses. Supervisaremos cualquier retraso en los pagos de participaciones, ante el riesgo de que derive en volatilidad en el desempeño fiscal del municipio e impacte el pago de la deuda respaldada, principalmente por el Fondo General de Participaciones (FGP)”.

Señaló que su evaluación incorpora el gasto subestimado en infraestructura básica por el alto crecimiento poblacional del municipio y la necesidad de incrementar la cobertura de servicios. Asimismo, considera que la flexibilidad fiscal del Ayuntamiento en cuanto a los gastos operativos es baja, debido a que los gastos de personal representan el 57% de sus gastos totales.

Advirtió que en un escenario negativo podría bajar la calificación de Tijuana en los próximos 12 a 18 meses si se deteriora su ya limitada flexibilidad fiscal, principalmente por el estancamiento en la recaudación de impuestos o un retraso sostenido en los pagos de sus transferencias federales, al tiempo que sus necesidades de gasto continúan aumentando. “En este escenario, la posición de liquidez podría deteriorarse, desencadenando eventualmente un uso agresivo de deuda”.

En un escenario positivo, S&P podría subir la calificación de Tijuana en los próximos 12 a 18 meses “si observamos una recuperación económica más alta que el promedio nacional y eso impulsa significativamente su recaudación local. Con ello, Tijuana reduciría su dependencia a las transferencias federales y mejoraría su flexibilidad fiscal”.

Adicionalmente, las mejoras en sus estándares contables y su planificación financiera de mediano plazo podrían derivar en una acción de calificación positiva.

 

Comentarios

Tipo de Cambio