Lo condenaron a siete años y ya lleva 18 preso

Cartaz lunes, 5 abril, 2021 12:00 PM

Estimados periodistas de tan alto periódico, el Semanario ZETA:

Es un gran placer para mí el poderme dirigir hacia ustedes otra vez mediante esta misiva, debido a su nivel de entendimiento, basado en sus experiencias con temas complicados, como el de nosotros.

Como ustedes saben, los Estados Unidos tienen buenas leyes, las cuales no cumplen como debería de ser; la mayoría de nosotros, sentenciados aquí en el estado de California, nos sentenciaron a vida con posibilidad de salida condicional, la cual se le da al preso ya cuando les cumplió dos o tres veces más de los años que fue sentenciado.

Por ejemplo, un preso que fue sentenciado a siete años, pero con la posibilidad de salida condicional, en ocasiones tiene que hacer más de 25 años preso. El Código Penal de California 3041(a) dice que en la primera vez que nos entrevistemos con el Panel-Board, Normalmente nos tienen que dar fecha de salida, pero en realidad eso pasa en muy raras veces. Y sí pasa, pero -reitero- en muy raras veces, con los que vamos deportados a nuestro país, discriminándonos y haciendo nuestro castigo (por la misma ofensa) más largo que a los que salen en los Estados Unidos.

El Panel-Board está usando la sección 3041(b), donde todavía nos consideran una amenaza para la sociedad, cuando muchos de nosotros no nos podemos defender, ya sea por ignorancia o porque somos pobres y sin recursos, además de falta de habilidades, analfabetas y muchos más defectos por los cuales seguimos encarcelados el resto de nuestras vidas, incluso cuando el Código Penal, sección 3041(a) 190(e), et al, respalda nuestro derecho de libertad después de haber cumplido nuestra sentencia.

Lo peor de todo esto es que, aunque nos están negando nuestra libertad, nadie se atreve a ayudarnos para que el sistema de correccional del estado de California respete y cumpla con sus propias leyes que tienen establecidas; por eso les estoy escribiendo, para ver si ustedes podrían revelar esta información de lo que está pasando en las prisiones de California.

También quiero que sepan que no les estoy escribiendo con la intención de querer justificar mi crimen, pero tampoco es justo que sigan a uno teniéndolo encarcelado cuando ya les hice el tiempo por el crimen cometido.

Yo firmé un trato de siete años a vida, con la posibilidad de salida condicional; y la abogada que me representó en mi caso, así como el fiscal que llevó el caso, me dijeron en la Corte que nada más iba a hacer siete años “derechos”, que me portara bien y que no me rehusara a lo que me pusieran a hacer en la prisión (bien fuera estudiar o trabajar), y que luego iba a ser deportado a mi país, México. Hasta el día de hoy, ya llevo 18 años dos meses, y solamente Dios nuestro señor sabe cuántos años más voy a tener que estar preso.

Y así como su servidor, hay muchos paisanos mexicanos y de otros países, incluyendo estadounidenses; eso sí, la mayoría son morenos.

Los gobernantes del estado de California, junto con los comisionados del Panel-Board (tabla) se rehúsan a darnos la libertad. Lo que les pido a ustedes es que por favor nos ayuden.

Si ustedes desean corroborar todo esto que les menciono en mi carta, pueden hacer una llamada por medio de su periódico semanal que publican, a todo exconvicto que estuvo preso en el estado de California; a que se ponga en comunicación con ustedes y les corrobore todo lo que les mencioné. Hay muchos paisanos que salieron de la prisión de California y se quedaron en las ciudades de Tijuana y Rosarito a rehacer sus vidas, después de haber pasado muchos años presos por sentencias injustas.

Sin más que agregar a mi carta, se despide de ustedes su humilde compatriota.

 

Sinceramente,

Adolfo Gil Michel, CDCR #V76371

CMC-West, Echo Facility,

Dormitorio 7-12 Low

P.O. Box 8103

San Luis Obispo, California, 93409-8103.

Comentarios

Tipo de Cambio