21 criminales detenidos

Edición Impresa martes, 27 abril, 2021 12:00 PM

Homicidio, robo en sus diversas modalidades, fraude, lesiones y daños, son los delitos por los que fueron detenidos veinte hombres y una mujer, según informes de la PGJE. Luis Christian Lee Peralta, alias “El Pacquiao” y/o “El Lee” y líder de sicarios de la Zona Norte, fue sentenciado a 18 años de prisión

Esta semana, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) reveló la captura de 21 presuntos delincuentes.

“A través de la Unidad de Mandamientos Judiciales logró la cumplimentación de 21 órdenes de aprehensión en contra de igual número de personas que contaban con dicho mandamiento por su probable responsabilidad en diversos delitos. Homicidio, robo en sus diversas modalidades, fraude, lesiones y daños, son los delitos con los que se relacionan a 20 personas del sexo masculino y una mujer”, informó la dependencia estatal, que ha dado seguimiento a los imputados e incluso anunció la detención de algunos fuera de Baja California Sur.

“Los asegurados en diversas ciudades del Estado, así como en la ciudad de Tijuana, fueron puestos a disposición de la autoridad judicial que los requería para definir su situación jurídica”, informó la PGJE.

 

DE POLICÍA A LÍDER DE SICARIOS

Luis Christian Lee Peralta, conocido en el bajo mundo como “El Pacquiao” o “El Lee”, fue confirmado por miembros de Inteligencia Militar como líder de la Zona Norte en Mulegé. Pasó de ser policía municipal de la zona de Vizcaíno en Guerrero Negro, a líder de sicarios.

El criminal fue ubicado como sucesor de Edson Geovanny Reyes Reyes “El Chucky” y/o “El 04”, detenido en abril de 2019. Era conocido por levantar a sus víctimas, asesinarlas y desaparecerlas, siendo uno de los principales sicarios responsables de la desaparición de personas en la Zona Norte.

“Estaba identificado como líder de un grupo de jóvenes narcomenudistas, fungía como encargado de ordenar y participar en las desapariciones forzadas de personas, de torturar y ejecutar a contras. No bastaba con asesinar a sus contrarios; a la mayoría los enterraron en sitios apartados, en serranías, para que no fueran ubicados sus restos por la autoridad o grupos de búsqueda de personas desaparecidas”, indicó a ZETA un miembro de la Mesa de Seguridad Pública de Baja California Sur.

Héctor Alejandro Hilario Castro, de 28 años fue asesinado y encajuelado en su propio auto en el Fraccionamiento Camino Real en el municipio de La Paz

“El Chucky” utilizaba a sus víctimas para enviar mensajes a sus adversarios, como fue el caso de la privación de la libertad, tortura y homicidio de Héctor Humberto “El Güero” Banda Solís y Marco Antonio Ibarra González, ambos desmembrados y sus cabezas colocadas sobre una cobija en el Kilómetro 66 de la carretera Loreto-Santa Rosalía el 7 de abril de 2018.

Fuentes de Inteligencia lo señalaban como líder de plaza y encargado de desaparecer y cometer homicidios en contra de miembros de células delictivas de grupos delictivos en Mulegé, Loreto y Comondú.

Para mantener la fama de la Zona Norte, colocaron a “El Pacquiao” o “El Lee”, quien ya contaba con toda una estructura operativa delincuencial.

“Causó baja en septiembre de 2017 como agente de la Policía Municipal de Vizcaíno, en el municipio de Mulegé, contaba con nexos con policías en activo, mismos que se encargaban de dar aviso a grupos de sicarios cuando miembros de la Mesa de Seguridad como Sedena, Marina, Procuraduría o Policía Estatal. Se acercaba a la zona, alertando a su vez a narcomenudistas, incluso contaba con una red de halcones colocados en establecimientos de venta de gasolina, que mantenían comunicación con el sicario cuando alguna corporación llegaba a cargar”, amplió sobre “El Pacquiao” una fuente de la Mesa de Seguridad.

Luis Christian Lee Peralta, alias El Pacquiao o El Lee, ex líder de la Zona Norte pagará una condena de 18 años por homicidio

El primer error cometido por Lee Peralta fue al asesinar a Irving Olivier Barrón Ochoa en octubre de 2019, en la localidad de Villa Alberto Alvarado Arámburo, municipio de Mulegé. Allí quedaron indicios que apuntaban al líder de plaza.

Luis Christian, de 39 años y originario de Tecate, Baja California, privó de la libertad a su víctima, a quien golpearon y torturaron con un objeto corto contundente hasta provocarle la muerte.

“El Pacquiao” o “El Lee” fue detenido el 12 de enero de 2020 en un domicilio de Calle Diez y Avenida Allende en Ensenada, Baja California, derivado de un trabajo de inteligencia en coordinación con agentes de investigación de Baja California.

Contaba con un mandamiento en activo por el delito de homicidio calificado con ventaja. La PGJE logró vincularlo a proceso y conseguir que el juez estableciera una condena de más de 18 años de prisión, según causa penal J117/2019.

Fue hasta el viernes 9 de abril del año en curso que el Tribunal de Enjuiciamiento dictó fallo condenatorio en contra de Luis Christian Lee Peralta. El 15 de abril, el fiscal del caso emitió sentencia por 18 años y tres meses en contra del líder de sicarios de la Zona Norte.

Fuentes de Inteligencia de la Mesa de Seguridad Pública de Baja California Sur, establecieron que la estructura criminal de “El Lee” mantiene operaciones en Mulegé y Tijuana, Baja California. A la brevedad se dará a conocer la nueva incorporación de células delictivas que mantienen arraigo en la zona.

 

ASESINATO ESTILO MAFIA

El 17 de mayo de 2020 fueron reportados olores fétidos a los números de emergencia, mismos que emanaban del domicilio ubicado en las calles Índigo y De la Hacienda en el Fraccionamiento Camino Real, al sur del municipio de La Paz. Particularmente de un automóvil Honda color oro, estacionado de reversa en la cochera del sitio.

Al llegar, agentes de Investigación y peritos de la PGJE corroboraron que el automóvil pertenecía a Héctor Alejandro Hilario Castro, de 28 años, reportado como desaparecido el 14 de mayo de ese año.

Isaac Humberto de 34 años, detenido en Tijuana, BC, le colocó una bolsa de plástico en la cara a su víctima, sofocándolo hasta la muerte

“Al abrir la unidad se pudo constatar aparentemente el cuerpo de una persona envuelta en una sábana, de inmediato se estableció el aseguramiento de la escena del crimen y ordenaron el levantamiento y traslado del cuerpo al Servicio Médico Forense (Semefo) para practicarle la necropsia de Ley, determinando como causa de muerte, asfixia por sofocación”, confirmó la autoridad judicial.

A casi un año del homicidio, nueva información fue revelada: Héctor Alejandro fue privado de la vida cuando su agresor lo asfixió colocando una bolsa plástica en la cabeza, misma que sujetó hasta asesinarlo.

Conforme a los hechos relatados, la PGJE confirmó que “Isaac Humberto ‘N’ presumiblemente asfixió a un hombre y lo dejó en la cajuela de un carro”, y logró vincular a proceso a un hombre por el delito de homicidio calificado, quedando tras las rejas.

La causa penal J1024/2020 estableció cómo ocurrió el crimen en contra del joven. Peritos especialistas revelaron la manera tan cruel en que el agresor lo privó de la vida:

“Se estableció que el incidente se registró cuando Isaac Humberto colocó una bolsa de plástico en la cara de la víctima, sofocándolo hasta provocarle la muerte, después colocó su cuerpo en la cajuela de un vehículo marca Honda, color dorado, estacionado en el domicilio de referencia, dejándolo ahí hasta ser encontrado días después del suceso”.

Isaac Humberto, de 34 años, fue detenido en Tijuana, Baja California el 14 de abril; cinco días después, el Juez de Control dio a conocer que como medida cautelar, el imputado estará en prisión preventiva por oficio en el Centro de Reinserción Social de La Paz.

La PGJE ha dado cuenta de diversos homicidios registrados con lujo de violencia, la privación de la vida ha cobrado relevancia, como si se tratara de ejecuciones de la delincuencia organizada, incluso agentes de Investigación han confirmado: “Muchas de las veces hacen creer que se trata de una ejecución para desviar la atención, pero es muy notorio cuando es ejecutado un asesinato por alguna célula criminal”.

 

BRUTALIDAD EN HOMICIDIO DE ADULTO MAYOR

El 11 de abril fue localizado sin vida un adulto mayor en las inmediaciones de la colonia Emiliano Zapata en La Paz, dentro de un taller de carpintería sobre las calles Guanajuato y Francisco J. Mujica.

La víctima fue identificada por vecinos como Jesús Guillermo Godínez Orozco, de 65 años, quien presentaba múltiples heridas producidas por arma punzocortante.

“Damián ‘N’, de 65 años de edad y originario del Estado de Guerrero, presumiblemente privó de la vida a la víctima, al lesionarlo con un hacha. La necropsia determinó como causa de muerte, traumatismo craneoencefálico secundario a heridas corto-contundentes”, detalló la autoridad.

Damián de 65 años privó de la vida a un adulto mayor brutalmente con un hacha en la colonia Emiliano Zapata en La Paz

De acuerdo con las indagatorias, Jesús Guillermo era originario de Ciudad Insurgentes, municipio de Comondú. Conforme a las labores de inteligencia y datos de prueba, se determinó que fue privado de la vida el 10 de abril; nueve días después, se cumplimentó la orden de aprehensión contra su homicida. El asesinato derivó tras una riña con la víctima.

“El imputado fue detenido por agentes de la Unidad de Mandamientos Judiciales y puesto a disposición del juez; finalmente fue vinculado a proceso y permanecerá privado de su libertad por el tiempo que dure el proceso en su contra”, informó un agente del Ministerio Público.

 

CIUDADANOS DESCONFÍAN DE LAS AUTORIDADES

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana correspondiente a diciembre de 2020, recopiló la opinión de ciudadanos de las urbes más importantes del país, entre estas La Paz y Los Cabos.

En el caso del municipio más al Sur, la percepción social sobre inseguridad pública marcó que el 26.9% de los cabeños se sienten inseguros; para diciembre bajó a 17.3%.

Para la Capital, los índices fueron en incremento: en septiembre de ese año, 21.8% se sintieron inseguros, y para diciembre, la percepción de inseguridad aumentó 10%.

Asimismo, se estableció que los sudcalifornianos dudan de la aplicación de justicia contra delincuentes, ya que el 83.9% de los delitos no se denuncian, según datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) 2020.

El 58.8% de los ciudadanos encuestados consideró los robos, extorsiones, secuestros, fraudes y desde luego el homicidio, como los delitos que más se registran en su ciudad.

Por último, Santiago Roel, director de la organización Semáforo Delictivo, comentó a ZETA que es “necesaria la aplicación de la justicia en los estados para bajar los índices delincuenciales y ganarle terreno al crimen”.

 

Comentarios

Tipo de Cambio