Se agrava crisis restaurantera

Fotos: Antonio de Jesús Cervantes G.
Edición Impresa martes, 30 marzo, 2021 1:00 PM

En BCS se perdió definitivamente el 17% de los restaurantes, porcentaje que a la fecha no se ha podido recuperar del impacto de la pandemia en 2020. Semana Santa es el primer respiro que este sector tendrá en 2021

La pandemia derivada de la enfermedad COVID-19 sigue generando estragos en el sector restaurantero en Baja California Sur, la recuperación no ha llegado y las deudas siguen creciendo. Los propietarios de estos negocios apenas alcanzan a cubrir la nómina con créditos, las ventas son insuficientes y hay una serie de ajustes en los precios de los productos.

Diferentes comercios tuvieron que bajar la cortina ante pandemia

“Se vienen aumentos desmedidos en el precio de productos de la canasta básica, arroz, el frijol y la tortilla, entiendo que los comerciantes deban subirlos por el alza de la luz y el gas”, lamenta Julia Lorena Hinojosa Oliva, representante de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Sudcalifornia.

Antes de la pandemia, el sector restaurantero era el de mayor impacto en la economía local y nacional, pues no solo genera empleos directos, sino representa toda una cadena productiva para productores locales.

En BCS se perdió definitivamente el 17% de los restaurantes, porcentaje no se ha podido recuperar debido a los impactos que dejó la pandemia en 2020.

“De 2019 para atrás, nuestro sector aquí en Baja California Sur era de los más pujantes, de los más buenos por llamarlos de alguna manera, pero 2020 es un precedente histórico para toda la Iniciativa Privada en el país. En Baja California Sur tuvimos una pérdida arriba del 25% de empresas restauranteras que se cerraron, apenas se crearon en este 2021 apenas un 8% de nuevas empresas”, comentó Hinojosa Oliva.

Algunos comercios se vieron obligados a cerrar debido a las impagables rentas por la escasez de recursos, otros no abrieron sus puertas en meses y la renta ya estaba acumulada.

“Hay compañeros que están siendo desalojados por la autoridad porque deben rentas de meses, más de seis meses, algunos hasta un año sin pagar la renta, y no porque no quieran, sino porque no se ha podido, son rentas muy caras en las que se está privilegiado pagar la nómina, Seguro Social, gas, luz; pero malamente, si así lo quieren ver, no es que no queramos: no se puede”, externó la titular regional de la Canirac.

“Las ventas no permiten ese equilibrio entre lo que tenemos que erogar por compromiso, por obligación y los pocos ingresos, es lamentable esa parte”, agregó.

A lo anterior, se suman algunos aumentos. Por ejemplo, la tortilla está a unos días de subir un peso por kilo a partir del lunes 5 de abril, derivado del aumento de los insumos y materia prima para su elaboración.

Otro de los insumos que afecta directamente a los restauranteros y de alguna manera impactará en los consumidores, es el gas, cuyo precio pasó de 680 pesos por un tanque de 30 kilogramos, a 810 pesos, lo cual mermará las ganancias.

Aun así, los miembros del sector restaurantero se muestran optimistas y el periodo de Semana Santa les significa un primer respiro para recuperarse. Será un periodo importante de captación de recursos.

Verificaciones constantes de COEPRIS en los comercios para que sean respetados los lineamientos sanitarios

“Ojalá tuviéramos muchos días como Semana Santa para sentir un alivio a toda esta situación, de sentirnos agobiados, de no poder enfrentar los gastos fijos de la empresa, porque no ha habido ventas que lo permitan, hemos venido arrastrando un año completo de muchísimos días sin venta, comparados con los poquísimos que hay un repunte en las ventas. Tuvimos un diciembre bueno a secas, que nos permite de alguna manera continuar, pero para nada han sido las ventas un equilibrio que nos permita decir que estamos bien, saliendo adelante, no hay problema; no es así, las ventas no alcanzan siquiera para solventar los gastos fijos de la empresa”, subrayó Lorena Hinojosa.

“El 98% de las empresas de Baja California Sur y el país, están ubicadas en locales que no son propios, se tiene que rentar y las rentas en Baja California Sur y gran parte del país son muy caras, ni se diga en Los Cabos, arriba de 100 mil pesos mensuales que, con estas pocas ventas o los días de quincena, hablando de La Paz y la parte Norte, no permiten un equilibrio en estos egresos con los ingresos”, añadió la representante estatal del gremio gastronómico.

 

LOS CABOS ASFIXIADOS

En 2020, según la Secretaría de Turismo, Economía y Sustentabilidad, se estimaban pérdidas por más de 30 mil millones de pesos por la caída económica en BCS, lo cual repercutiría en todos los sectores productivos, pues la entidad depende prácticamente del turismo.

Los Cabos fue el municipio más dañado, el flujo de visitantes en algunos locales se redujo al 10%. Por ejemplo, en Mango Deck el índice de visitación está muy por debajo, los apoyos no han llegado, y, pese a la crisis registrada, la empresa ha sido solidaria con los trabajadores y se han mantenido en operaciones, aunque una de sus sucursales cerró de manera indefinida.

“Se nos hace complicado dar números, porque se redujo en mucho, hoy tenemos 100 personas al día, a veces 300, brincan mucho los números; en un mes esperamos 2 mil personas en 30 días, es apenas un 10%, nos ha pegado muchísimo la pandemia. El año antepasado estábamos recibiendo a la sazón de mil 500 a 2 mil personas por día, y creo que es lo que vamos a recibir en el mes”, aseveró Garrit Araoz Wilkes, gerente del establecimiento.

Aunque este año, la temporada denominada spring break fue cancelada, los jóvenes turistas sí se hicieron presentes en Cabo San Lucas. En consecuencia, bares y centros nocturnos se han visto con aglomeraciones importantes, con jóvenes disfrutando de excesos, alcohol y diversión sin que puedan detenerlos.

“Esta temporada mayormente nos visitan jóvenes, y dentro de los jóvenes vienen adultos de 40 años, que son papás, tíos, que vienen como chaperones sin meterse directamente al grupo, solamente como observadores para cuidarlos; en su mayoría son chavos de 19 a 25 años, el extranjero. Del nacional nos llegan de todas las edades, con la familia o a disfrutar del spring break”, resaltó Araoz Wilkes.

 

TURISMO EN LA LONA

Restaurantes y prestadores de servicios turísticos de La Paz, fueron víctimas de los estragos generados por la COVID-19, al ser parte crucial en el desarrollo turístico de La Paz. Poco a poco los segundos se han recuperado, principalmente por los visitantes.

Los restaurantes ya fueron avisados, a partir del lunes 5 de abril sube la tortilla y otros insumos por el aumento de la luz y el gas

Los restaurantes dependen de otras variables, como visitantes, pago de insumos y la sostenibilidad del local.

“Vimos muchos negocios del sector restaurantero que tuvieron que cerrar sus puertas definitivamente, del ramo turismo náutico, que también vieron la necesidad de frenar sus operaciones; las pérdidas han seguido aumentando constantemente cada día más, se ven nuevas afectaciones. Nos ha tocado ver una parte de la recuperación económica muy firme, donde vamos recuperando negocios que cerraron temporalmente y ven la posibilidad de abrir una nueva cuenta sus puertas”, indicó Eduardo Van Wormer, director de Turismo de La Paz.

La pandemia también delimitó el acceso de las playas, de alguna manera vino a poner orden en algunos sitios, requirió información que antes no era considerada, por ejemplo, los aforos. Los controles sanitarios no solo servirán para evitar contagios en las áreas públicas, sino para disminuir la contaminación y generación de basura.

“En La Paz tenemos varios comercios en las mismas playas, donde ya por la misma designación de esos aforos, se hizo un ejercicio de establecer la capacidad de gente que entraba, por dar un ejemplo, Balandra la capacidad oficial que tiene es de no más de 492 personas entre las dos playas, sin embargo, en años anteriores como 2019 y 2018, venían entrando hasta 3 mil personas en un día”, ejemplificó Van Wormer.

Aunque La Paz tiene mayor concentración de visitantes nacionales, desde hace unos años el turismo extranjero ha ido creciendo. La Dirección de Turismo estima que a la Capital puedan llegar hasta de 20 a 50% de extranjeros para el aforo permitido por el Comité Estatal de Seguridad en Salud, “porque ya hay más posibilidad de turistas extranjeros, hay menos restricciones para ellos poder realizar sus viajes, tenemos reporte también de una gran comunidad que ya está permanentemente viviendo aquí, en la zona de Todos Santos y La Ventana; anteriormente vivían seis meses y regresaban a su lugar de origen, pero en esta pandemia han preferido quedarse aquí de manera permanente y más segura que en otras ciudades de origen”, complementó el titular de la Dirección de Turismo en La Paz.

 

ESPERAN AFORO DEL 50%

Actualmente la Dirección de Turismo de La Paz reporta la reservación hotelera casi a tope del aforo permitido, son buenas noticias, pero demanda mayor atención y colaboración.

La inversión que pudiera darse en el municipio para aumentar la infraestructura turística, será vital para la generación de empleos y levantar un poco la economía devastada por el coronavirus.

“Las proyecciones para este año deben ser mucho más favorables que el año pasado, nos veíamos en la situación en que en estas fechas estábamos entrando al confinamiento, a punto de cerrar todo. Sin embargo, ahorita ya tenemos el reporte donde nuestro nivel de aforo permitido es del 50%, los hoteles nos reportan cerca de 45-47% de reservaciones para estas fechas, lo que nos dice que se ha venido esa reactivación económica. Afortunadamente La Paz ha podido recibir a turistas, con base a sus límites”, celebró Eduardo Van Wormer.

El 17% de los restaurantes cerraron sus puertas en 2020 por la crisis económica generada por el COVID

La importancia de Baja California Sur y sus playas como destino turístico, también representa una gran responsabilidad, el que esté reducido el aforo en comercios y áreas públicas, también demanda la presencia de autoridades, por ello se debe montar un operativo especial.

Con anterioridad, las autoridades estaban acostumbradas a vigilar solo que los automovilistas portaran su cinturón y no hubiera consumo de bebidas embriagantes al volante; hoy la labor será adicionar controles sanitarios y evitar aglomeraciones.

“Por supuesto que estamos contentos, esperando con ansias que haya ocupación en Semana Santa de ese 50% que nos permite la autoridad, que se llene ese 50% en todos los restaurantes y podamos continuar con nuestro trabajo”, confía Lorena Hinojosa, dirigente de la Canirac en Baja California Sur.

La recuperación ha sido lenta y gradual, según avanza el nivel de Alerta Sanitaria, el temor crece, ya que cada reactivación aumenta el número de contagios, y de darse un rebrote como en enero y febrero, afectaría de lleno al destino.

“En enero empezamos al 30% de aforo por nuestro semáforo en Nivel 5, y la ocupación hotelera en ese mes se presentó al 27%. También tenemos reportes donde la cantidad de pasajeros que ingresaron por parte del aeropuerto en enero, fue de 45 mil visitantes; en febrero, poco más acerca 47 mil, pero un dato curioso de todos estos meses, es que de esos 45 mil, más los 47 mil pasajeros, 90% fue turismo nacional. Fuimos un repunte muy importante en este ramo el sector turístico nacional, básicamente nuestros paisanos de otros estados llegaron a darle un impulso a la actividad económica y turística”, ensalzó el director de Turismo de La Paz.

 

PROTEGERSE EN SEMANA SANTA 

La industria hotelera no se ha visto del todo afectada, pues los aforos permitidos siempre han estado casi a tope, no así en el sector restaurantero, donde las ventas apenas llegan en algunos casos a un 10% y con deudas por las rentas.

Aun con la pandemia, se esperan grandes inversiones mayores a 3 mil 600 millones de pesos, las cuales podrían ser encaminadas en la actual administración municipal, siempre y cuando garanticen el consumo de agua sin afectar a la ciudad.

“El 2019 fue uno de los mejores años turísticamente hablando para La Paz, y este impulso lo veníamos viendo un par de años anteriores, lo podemos ver con nuevos proyectos turísticos que se quieren instalar aquí; una gran y fuerte inversión turística en diferentes proyectos no solamente aquí en la ciudad. Unos en Sargento y La Ventana, así como en Todos Santos”, afirmó Eduardo Van Wormer.

Para que las inversiones lleguen y el sector turístico se siga sosteniendo, y en cierta manera para que las repercusiones sean cada vez menores, las autoridades deben operar según la reapertura que se vaya dando, y desde luego, conforme sus capacidades lo permitan.

No obstante, la reapertura de actividades puede generar una crisis, “en las vacaciones de invierno, donde hubo una gran actividad de parte de todos, hubo muchas aglomeraciones y tuvimos muchos reportes de reuniones familiares, se entiende, es una temporada ya tradicional, tuvimos resultados inmediatamente entrando el año, en enero y febrero, donde vimos un alza de contagios importante y eso nos provocó tener que regresar incluso de vuelta en este mismo semáforo en Amarillo, Nivel 3, y tuvimos que volver a 5, donde nos encontramos nada más con el 30% de capacidad en los aforos; eso también es un golpe importante a la economía”, recordó Van Wormer.

Por ello, en La Paz habrá nueve filtros sanitarios en playas, que serán el principal sitio a visitar, así que las autoridades ya están listas para crear conciencia entre las personas que saldrán a vacacionar.

“Podemos disfrutar de una serie de actividades, las playas del municipio van a estar abiertas con un 50% de aforo y un horario establecido de seis de la mañana a seis de la tarde, son ciertos reglamentos que han instalado las autoridades de Salud con la finalidad de tener mayor control”, declaró el funcionario de Turismo.

“Se está pensando instalar filtros de seguridad en nueve de las playas de La Paz, sobre todo las más concurridas y más famosas, para controlar los aforos y la cantidad de personas”, agregó.

Aunque los campamentos no están permitidos, no faltará quien arriesgue a su familia acampando junto a otros núcleos familiares, lo que aumentaría el riesgo de contagio del virus SARS-CoV-2. Habrá especialistas en los ingresos al Estado y Municipio, quienes tendrán la facultad de separar a turistas con algún síntoma.

“El sector turístico ha podido establecer unos protocolos efectivos para la detección de visitantes que tengan algún síntoma para poder actuar. Es un reto que tenemos de frente, y estamos claros que tenemos una situación de pandemia muy presente, no podemos relajar las medidas, nos toca al sector, reforzar medidas; los prestadores de servicios también deben tener sus filtros, en playas y algunas zonas como el Centro de la ciudad, se pretende redoblar vigilancia para evitar aglomeraciones”, finalizó el director de Turismo de la Capital del Estado.

Comentarios

Tipo de Cambio