Crimen en Comondú

Alfredo Romero Sandoval alias El Fello, ejecutado y abandonado en predio el pasado 2 de marzo
Edición Impresa martes, 23 marzo, 2021 1:00 PM

Tras el homicidio del profesor Noé Olvera Tirado y el ataque a su hijo Antonio Olvera Santiago en su domicilio de Ciudad Insurgentes tras un incidente vial, el procurador Daniel de la Rosa anunció la detención de dos de los agresores, al parecer vinculados con la delincuencia organizada

La noche del 5 de marzo, el profesor Noé Olvera Tirado fue baleado junto con su hijo Antonio Olvera Santiago cuando se encontraban en su domicilio en las calles 5 de Mayo y Vicente Guerrero de Ciudad Insurgentes, municipio de Comondú, lo que atrajo la mirada de la Mesa de Seguridad Pública Estatal.

Operativos en Comondú tras detención de sicarios, quienes podrían estar
involucrados en más eventos violentos de la zona

El profesor habría tenido un percance vial, lo que derivó en amenazas y el atentado en su contra, según versión de cercanos a la familia de la víctima. Peor aún, miembros de la delincuencia organizada se hicieron presentes en el domicilio y lo balearon: la víctima contaba con un arma de fuego.

“En torno a la resolución de delito de homicidio doloso registrado en la última semana en el municipio de Comondú, como informamos en su oportunidad. se escucharon detonaciones de arma de fuego, al acudir al lugar los agentes de Investigación Criminal, localizaron el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino, originario del Estado de Guanajuato. Contaba con 55 años, se desempeñaba como maestro; otra persona resultó lesionada en ese hecho, originaria la ciudad de La Paz y cuenta con la edad de 31 años”, informó Daniel de la Rosa Anaya, procurador general de Justicia del Estado.

Luego del evento, la Mesa de Seguridad ordenó un operativo de búsqueda y captura de los agresores; testimonios estimaron por lo menos tres vehículos que participaron, así como múltiples sicarios.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) confirmó la detención y vinculación a proceso de dos de los participantes en el incidente, quienes habrían sido detenidos la misma noche del ataque.

“La Unidad Especializada en Investigación de Delito doloso inició la carpeta de investigación correspondiente, realizando las indagatorias correspondientes para esclarecer el hecho. Se tuvo el hallazgo, localización y aseguramiento, el cual se registró el mismo día sábado 6 de marzo en las inmediaciones de Ciudad Constitución. Los agentes estatales de Investigación Criminal realizaban diligencias giradas por el Agente del Ministerio Público, mediante las cuales localizaron y aseguraron a dos individuos, identificados como Felipe de Jesús ‘N’ y Omar Humberto ‘N”’, señaló el procurador.

Una vez dada a conocer la información de las unidades que participaron en la balacera, fuerzas del orden ubicaron los vehículos en que se transportaron los agresores, así como armas de fuego tipo pistola de color negro con plata, un arma larga de color negro, mochilas de cargo, cargadores abastecidos y marihuana.

Rigoberto N alias El Águila detenido a mediados del 2017, principal operador de la célula de Los Perros en Cabo San Lucas

El armamento se encuentra presumiblemente relacionado con otros incidentes, entre estos el ocurrido el 2 de marzo en un domicilio de las calles Emiliano Zapata y 18 de Julio en Ciudad Insurgentes, donde se localizó sin vida a una persona del sexo masculino.

“También se aseguraron en dos eventos distintos, tres armas de fuego, una larga y dos cortas, así como dos vehículos, también en un predio ubicado en la salida norte de Ciudad Constitución se ubicó un vehículo tipo vagoneta marca Hyundai color blanco, en su interior se localizó un arma de fuego corta calibre 45 con cargador abastecido, así como un segundo cargador y una bolsa con vegetal verde y seco, conocido como marihuana”, abundó el titular de la PGJE.

De la Rosa confirmó a ZETA la participación de miembros de la delincuencia organizada en el ataque al profesor Olvera, tras ubicarse una casa de seguridad en la que desarrollaban actividad criminal, tanto así que, al desarrollar las diligencias correspondientes, elementos de la Agencia Estatal de Investigación Criminal fueron recibidos a tiros.

Las fuerzas estatales repelieron el fuego y pudieron asegurar a dos individuos, armas de fuego y otra unidad automotora. Los detenidos fueron puestos a disposición por la tentativa de homicidio al accionar sus armas en contra de los agentes.

“Al continuar con las investigaciones en Ciudad Constitución, los agentes ubicaron una casa de seguridad en las calles Mariano Matamoros e Ignacio Zaragoza, adonde llegaron y dos sujetos accionaron sus armas de fuego en diversas ocasiones contra los tres agentes de Investigación Criminal, quienes estaban a bordo de una unidad oficial, logrando controlar dicho ataque, asegurando a dos personas del sexo masculino, dos armas de fuego -una corta y una larga-, la primera calibre 45 y arma larga calibre 7.62; así como una camioneta tipo vagoneta marca Suzuki color gris. Tanto las personas como las armas y los vehículos asegurados, fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público, quien integra la carpeta de investigación correspondiente”, añadió el funcionario estatal.

Armas utilizadas en la ejecución del profesor Noé en el municipio de Comondú y que podrían estar vinculadas con otros hechos

Los imputados por el atentado en contra del profesor y su hijo fueron vinculados a proceso, mismo que llevarán tras las rejas; a la par que se investiga su posible relación en otros hechos.

“Con base los elementos de prueba, el representante social logró aportar ante el Juez de Control, se determinó la vinculación a proceso y la prisión preventiva oficiosa contra los imputados por el delito de homicidio en grado de tentativa cabal por cada una las víctimas, por lo que Felipe de Jesús ‘N’ y Humberto ‘N’ permanecerán en prisión en tanto dure el proceso en su contra”, comentó De la Rosa.

“Destacamos, son las dos personas del primer incidente que estamos informando, ya quedaron en prisión preventiva en audiencia inicial, y también informamos que los imputados están siendo investigados por el delito de homicidio calificado recientemente ocurrido en Ciudad Insurgentes, así como otros hechos que acontecieron en Comondú en el mes de marzo y de enero”, reiteró.

Aun con la detención de algunos implicados en el atentado contra el profesor comundeño, investigaciones y datos de prueba han corroborado la existencia de una célula delictiva que opera en la zona, la cual ya está siendo identificada para su desarticulación y erradicar la ola de violencia que ha generado.

“Se siguen también las investigaciones para la identificación de todos los responsables en los últimos eventos que han acontecido, ya con detenidos en este caso, y con investigaciones en curso para dar certeza a la ciudadanía. Estas acciones son resultado efectivo de inteligencia y coordinación policiaca de la procuraduría, con el objetivo de combatir la delincuencia y sobre todo la impunidad”, afirmó De la Rosa.

 

TESTIMONIO DEL ATENTADO

Información obtenida acerca de cómo se dio el atentado en contra del profesor Noé, revela un incidente de tránsito previo la balacera en su domicilio.

Una fuente cercana a la familia, envió una carta dando a conocer parte de los hechos, “que algunos medios han dado a conocer”.

Según el declarante, esa tarde que el profesor se dirigía a su domicilio, se hizo de palabras con otro conductor, al parecer de dicha discusión fue uno de los factores que suscitaron el ataque.

“La tarde-noche del viernes 5 de marzo de 2021, el profesor Noé Olvera Tirado transitaba por las calles del centro de Ciudad Insurgentes, municipio de Comondú, Baja California Sur, cuando una ciudadana invade el carril del maestro, el cual se enfrasca en una discusión con la conductora”, explica la fuente.

No obstante, horas más tarde un grupo de personas armadas arribaron a su domicilio, y al verse agredido, el profesor, sacó un arma de fuego con la que se defendió.

Felipe de Jesús N y Omar Humberto N, imputados por el homicidio del profesor Noé Olvera en  Comondú

Una vez “ahuyentados”, los individuos se retiraron del sitio, presuntamente amenazando de muerte, por lo que la familia llamó a la Policía Municipal de Comondú, la cual no se hizo presente.

“Alrededor de las 9 pm, fue amedrentado por ocho personas armadas con bates y palos. Uno de los integrantes mencionó que venía de parte de la mujer del automóvil con la que tuvo una discusión y lo retó a salir, cuando Noé sacó un arma de fuego para ahuyentar a los desconocidos, los cuales se retiraron del lugar, no sin antes amenazarlo de muerte. Al escuchar la amenaza, los familiares preocupados, dieron aviso a la Policía Municipal, sin embargo, a pesar de que se encuentra a pocas cuadras, nunca llegaron a atender el reporte”, menciona.

Lo que ocurrió después, fue una lluvia de plomo, afirman haber escuchado entre 50 y 80 disparos de arma de fuego dirigidos al domicilio de la víctima, resultando lesionado su hijo y causando la muerte del profesor.

Una vez concluida la balacera, arribaron los oficiales alertados desde el momento en que se dio la amenaza contra la víctima.

“Siendo aproximadamente las 11 pm del mismo viernes 5 de marzo, llegó un comando armado, compuesto de alrededor de 3 automóviles con hombres armados, dispararon en contra del profesor Noé Olvera Tirado y su hijo, Antonio Olvera Santiago, resultando el primero con múltiples heridas de bala, las cuales le quitaron la vida y el segundo con impactos a los cuales sobrevivió. Momentos después de las múltiples detonaciones -entre 50 y 80- llegó finalmente la Policía, quienes no persiguieron a los delincuentes”, refiere el testigo, quien, por temor a represalias, solicitó el anonimato, por tratarse de un grupo armado y posiblemente vinculado a la delincuencia organizada.

 

DESARTICULAN A “LOS PERROS”

Con poca información contaban agentes de Investigación Criminal acerca de una nueva célula criminal con operaciones en Cabo San Lucas, municipio de Los Cabos, desde la guerra encarnizada sostenida por miembros de los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

Sin embargo, el asesinato de Ramón Guerrero Molina en Cabo San Lucas reveló la participación de una célula criminal encabezada por uno de los más buscados para el Gobierno del Estado de Baja California Sur.

Aproximadamente a las 13:00 horas del 3 de marzo, Guerrero fue ingresado a la Clínica del IMSS de Cabo San Luca, con múltiples lesiones en el cuerpo. Tras intervenir las unidades de emergencia, minutos después fue declarado muerto sobre una camilla de hospital.

El hombre de 46 años presentaba laceración de pulmón izquierdo, lo cual provocó hemorragia e insuficiencia respiratoria, tras los golpes que recibió.

“El 9 de marzo en Cabo San Lucas, se cumplimentaron las órdenes de aprehensión en contra de Vicente Armando ‘N’, Jonathan ‘N’ y Humberto ‘N’ por la relación en el delito homicidio calificado en agravio una persona de sexo masculino, a quien subieron por la fuerza a un vehículo, lo golpearon y lo trasladaron a la colonia invasión Real Unidad, donde la dejaron abandonada (…) Estas personas ya fueron detenidas en virtud del cumplimiento de la respectiva orden de aprehensión (…), se está llevando a cabo la audiencia inicial correspondiente”, refirió el procurador Daniel de la Rosa Anaya.

De acuerdo con las investigaciones, la Mesa de Seguridad pudo establecer que Ramón Guerrero fue privado de la libertad con lujo de violencia, varios individuos lo obligaron a subir a una camioneta Kia tras sacarlo de su vivienda en la colonia Lomas del Sol.

“Esta persona, de acuerdo a los datos de prueba, fue llevado a un domicilio, donde lo siguieron golpeando, el sitio de la invasión Real Unidad en las calles Urbano y Sistema Solar, lugar de donde fue recogido por la unidad de emergencia. La vivienda donde lo localizaron, cuenta con fachada en obra negra, además un cuarto de color verde, donde presuntamente torturaron hasta la muerte a Ramón Guerrero”, informó una fuente de la Mesa de Seguridad.

Vicente Armando N, Jonathan N y Humberto, miembros de la Célula Los Perros imputados
por secuestro agravado en Los Cabos

Al realizar las labores periciales, agentes de Investigación abrieron la carpeta una carpeta NUC: CSL/716/2021 por el delito de homicidio calificado y secuestro agravado.

Pero hay más: testimoniales confirmaron que al parecer el occiso mantenía una deuda con un grupo criminal.

“La víctima estaba ligada a un grupo de narcomenudistas, y estos a su vez rendían cuentas a la célula criminal denominada ‘Los Perros’, ligados directamente a Rigoberto ‘N’ alias ‘El Águila’, quien ya había sido detenido a mediados de 2017 en La Paz, cuando transportaba un arsenal compuesto por cuatro armas cortas, una larga, cargadores abastecidos, silenciados y demás. Dicha célula criminal está vinculada con la distribución y control de la plaza en Cabo San Lucas”, indicó la Mesa de Seguridad.

Los implicados en el homicidio de Ramón Guerrero son: Jonathan “N”, de 29 años, originario de Acapulco, Guerrero; Vicente “N”, de 31, oriundo de Oaxaca; y Humberto “N” de 21, proveniente de Toluca, Estado de México.

 

SIN RESPUESTA A DESAPARICIONES

Las manifestaciones por parte de colectivos de búsqueda de personas desaparecidas, siguen desarrollándose a las afueras de las instalaciones del Centro de Justicia Penal en La Paz.

Denuncian falta de información sobre el avance de sus respectivas investigaciones y solicitan a la autoridad intervención en la localización de sus desaparecidos, ya que solo en los últimos cinco meses de 2020, se reportaron 62 personas ilocalizables y 15 más en los primeros dos meses del año en curso.

“Estamos afuera del Centro de Justicia Penal, a un lado está la fiscalía, donde ponemos las denuncias, el lugar donde están las carpetas de investigación, donde no nos dan noticias de nuestro familiar desaparecido. El 95% de las carpetas está en blanco, solamente está la denuncia que pone el familiar y hasta ahí, ¿hasta cuándo vamos a estar soportando un gobierno indolente, cuando no quiere abrir los ojos de lo que está pasando en su Estado?”, cuestiona Gabriel Manríquez, miembro del colectivo Búsquedas por La Paz y familiar de desaparecidos.

El reclamo llegó hasta las oficinas de la PGJE, la cual desmintió que no se brinda información a los colectivos, sino que hay total apertura respecto a las carpetas de investigación.

Incluso, el procurador Daniel de la Rosa confirmó la localización de un cuerpo en colaboración con Colectivo Búsqueda por La Paz el 10 de marzo, a la altura del Kilómetro 10 de la carretera La Paz-Los Planes.

El cuerpo del masculino se encontraba en el interior de un pozo ubicado en un rancho, en avanzado estado de descomposición.

“De las víctimas indirectas, en ese caso de familiares de personas desaparecidas, hay total apertura y transparencia, de hecho acabamos de realizar la reunión con los líderes de diversos colectivos aquí a un lado del teatro, fue la reunión hace mes y medio, en ese sentido se les informó de los avances, pero hay total apertura en la fiscalía, por eso está de hecho fuera de las instalaciones de la procuraduría, para que el fiscal en esta materia dé todo el acceso a las carpetas de investigación correspondientes. Reconocer el esfuerzo, el trabajo que han venido realizando todos los familiares”, afirmó el procurador estatal.

Precisamente sobre la zona de operación, la PGJE confirmó la detención de un presunto secuestrador y sicario, Pedro “N” quien privó de la libertad a su víctima y la arrojó a la orilla de la carretera.

Fuentes de inteligencia estatal confiaron a ZETA que, Pedro “N” privó de la libertad a su víctima, encerrándola en el domicilio ubicado en Palo Amarillo y Palo Blanco de la colonia El Cardonal en La Paz, donde le torturó hasta causarle la muerte, para después llevarla y abandonarla a lado de la carretera.

“El 5 de marzo en Tijuana, en coordinación y con apoyo de investigadores de la Fiscalía General del Estado de Baja California, y a raíz de las labores de inteligencia de aquí de la Procuraduría de Justicia, se ubicó y se aseguró a Pedro ‘N’, imputado por el delito de secuestro agravado, que presumiblemente cometió en 2019. El cuerpo de su víctima se localizó aproximadamente en el Kilómetro 10 del tramo carretero La Paz-Los Planes. Derivado de estos hechos, se está imputando a esta persona por el delito de secuestro agravado”, aseguró De la Rosa.

Al momento de la localización de la víctima, presentaba lesiones internas en cabeza, hematomas en región temporal derecha y hematoma debajo de la piel que cubre el mal. De acuerdo con la necropsia, todas las lesiones fueron causadas a la víctima aún con vida.

Una de las pistas importantes, fue la localización del automóvil de la víctima, así se pudieron establecer indicios que vinculan al agresor.

 

URGEN RESOLUCIÓN DE FEMINICIDIOS

Familiares de Daniela Lino, joven que fue privada de la vida y calcinada en Los Cabos a finales de 2020, solicitaron al procurador aplicar justicia expedita en contra del agresor de su hija y que sea investigado como feminicidio.

A la par, colectivas feministas se han manifestado a las afueras del Centro de Justicia Penal, y advierten de otros cinco feminicidios que no están siendo tomados en cuenta como tal en las investigaciones y protocolos.

“En el caso de privaciones de vida de una mujer, son siete hechos que traemos de 2020, de estas, están resueltas totalmente cinco, ya judicializadas; en este caso corresponde al 80% de las carpetas o casos que se han presentado, y los otros dos restantes van muy avanzados para resolverse, son los correspondientes al año pasado. Los de este año han sido tres, ya se encuentra esclarecido y judicializado, y en prisión preventiva el responsable de un caso; los dos restantes están muy avanzados, posiblemente los cinco que traigan (las denunciantes), son los dos de diciembre y los tres de este año, debe ser esa información”, aclaró el procurador estatal, Daniel de la Rosa Anaya.

Agregó que una carpeta de investigación se abre por homicidio doloso, y una vez que se tienen las herramientas, se establece el feminicidio.

Y es que si en la investigación, desde un inicio se toma como feminicidio y no como homicidio doloso, si el Agente del Ministerio Público no puede establecer la existencia de la agravante por feminicidio, el imputado podría quedar absuelto de toda culpa.

Por ello solicitó tanto a familiares como colectivas, confiar en la aplicación de la justicia, cada carpeta se está tomando con la seriedad necesaria para que los responsables paguen por su delito, “totalmente se aplica el protocolo de investigación en materia de feminicidio, tengan la seguridad que se está investigando así, por ello estamos obteniendo las condenas de este tipo de hechos, tan lamentables, como el caso que ya se obtuvo en Los Cabos, ya van dos casos de Los Cabos que se obtienen las condenas por feminicidio, y también en el Norte”, subrayó el funcionario.

Sobre el caso de Ana Luisa, una mujer que fue atacada y presumiblemente asaltada en su domicilio para después degollarla, externó que la investigación lleva un avance importante y pronto se darán a conocer los resultados, “por supuesto se está investigando con el protocolo de feminicidio, con total transparencia; hemos estado muy de cerca y en comunicación con los familiares, también víctimas indirectas, lo que resulte lo estaremos dando a conocer, realmente esa investigación ha venido teniendo avances importantes, datos de prueba para el esclarecimiento del hecho”, concluyó De la Rosa.

Comentarios

Tipo de Cambio