Como en comal caliente

Foto: Internet/Arturo González, ex presidente municipal de Tijuana
Opinionez lunes, 22 marzo, 2021 12:00 PM

De Trez en Trez

 

 

 

Uno.- Tal cual, funcionarios de los gobiernos estatal y municipales, legisladores locales, regidores, alcaldes y demás, traen desde hace rato un brincadero en eso de las renuncias y licencias para irse a “otros proyectos políticos” que, en palabras menos rebuscadas, quiere decir para irse a buscar otro hueso que roer pues el que tienen está a punto de acabarse.

De esta forma, casi desde que se le dio palo a la llamada “Ley Bonilla”, que pretendía extender el mandato del gobernador del estado a cinco años para quedar en dos, y al ver acortada su permanencia en el poder, empezaron los movimientos para colocarse en la gran elección de este 2021; al fin, puestos y cargos habrá al por mayor.

De esta forma, las administraciones municipales y la estatal, encabezada por Jaime Bonilla, lejos de ser sólidas, coherentes, confiables y eficientes en beneficio de los gobernados, han pasado a ser malas, fallidas, que no inspiran confianza, ni mucho menos son eficientes en eso de trabajar para los gobernados.

Y para acabarla de amolar, al igual que en el gobierno federal, las improvisaciones, los caprichos, ocurrencias y la venganza política están a la orden del día.

Doz.- Ahí tiene usted el caso del ex alcalde de Tijuana, Arturo González Cruz, quien solicitó licencia para ausentarse del cargo y buscar la candidatura de Morena al gobierno estatal; no la logró. Enfrentado pública y judicialmente a Bonilla Valdez, hubo de retirarse definitivamente de su cargo para dedicarse a arreglar asuntos de índole personal, relacionados con la sucesión hereditaria luego de la muerte de su padre. Bonilla le ganó varios rounds y finalmente la pelea.

Karla Ruiz MacFarland (hija del fiscal de BC Guillermo Ruiz Hernández, abogado de la familia Hank Rhon y compadre del gobernador Bonilla), ex empleada del mismo Bonilla en el canal de televisión PSN, es quien se quedó con el cargo, primeramente en forma provisional, y luego definitiva.

La ahora candidata de Morena al gobierno de BC, Marina del Pilar Ávila, es diputada federal con licencia, misma que solicitó para ser alcaldesa de Mexicali, cargo del cual también pidió separarse para obtener la candidatura de Morena y buscar ser la primera gobernadora del estado de Baja California; diríase en lenguaje inclusivo para estar en concordancia con los tiempos actuales: ¡Toda una “chapulina”!

Lo mismo ha sucedido con diputados locales, regidores y funcionarios del gobierno estatal que se van a buscar otras posibilidades que les aseguren seguir viviendo cómodamente a nuestras costillas, incluso aceptando candidaturas por partidos distintos al que dicen pertenecer.

Trez.- Como siempre suele suceder, y en palabras de mi siempre sabia, nonagenaria y a ratos olvidadiza abuela, “al perro más flaco se le cargan todas las pulgas”; y somos nosotros, los ciudadanos de a pie, quienes pagamos los platos rotos en esta danza que tiene más brincos y saltos que los del Ballet Bolshoi. O en un dicho más regional, andan “como en comal caliente, salta y salta.” Ni al caso mencionar más nombres… la lista es muy larga.

 

Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana. Correo: profeohe@hotmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio