Retratan deterioro de la Península

Fotos: Cortesía/Retrata historia, gente, territorios y cultura
Espectáculoz lunes, 15 febrero, 2021 12:10 PM

Refugio, acuario, fortaleza y galería prehistórica, la Península de Baja California protagoniza el documental “Una isla en el continente”, del cineasta Juan Pablo Miquerrey, una especie de viaje calidoscopio de Sur a Norte que entremezcla historia, fauna, paisajes y un territorio alargado que tiene la vocación de ser explorado.

“De Los Cabos a Tijuana, la Península es un refugio de México, un lugar que por siglos fue considerado una isla, pero que es un corredor montañoso, con desierto, mar, abundante vida marina y una inmensa galería de pinturas rupestres que me inspiraron para retratar la fortaleza, fragilidad y belleza de un lugar que hay que tocar con mucho amor, con un ecosistema que está siendo amenazado por minerías a cielo abierto y un turismo a gran escala”, afirmó a ZETA el realizador capitalino.

Galería de pinturas rupestres

“La Península es frágil, necesita un turismo amigable, con otra visión y perspectiva, y una industria no tan agresiva como las naves industriales japonesas que se están acabando el acuario del mundo”, agregó Miquerrey, quien a base de entrevistas y recorrer el territorio bajacaliforniano, pasando por El Triunfo, Cabo Pulmo, Loreto, Isla Coronado, Mulegé y San Ignacio, territorio de los Cucapah, estructuró el documental con historias de gente que preserva su cultura sin importar estar aislados en el desierto.

“‘La Baja’ es uno de los territorios de México humanamente menos habitado, pero cubiertos de fauna, por ello retraté la historia de la gente de cada lugar, de las personas y su relación con sus espacios en el territorio que habitan; los del Sur que son más isleños, y los citadinos del Norte”, describe el documental estrenado en los festivales fílmicos de Portland, Australia (Festival de Cine de Byron Bay) y Guadalajara (FICG) pero que planea proyectarse en poblaciones de la Península.

“Quiero devolverle a la gente, a los pueblos, a esa tierra, su película con proyecciones al aire libre. Regresarle a ‘La Baja’ lo que nos dio y que la gente se vea retratada, y para el resto de México, brindar una oportunidad de redescubrir y apropiarse de este territorio tan complejo, lleno de vida, historia y cultura. Porque ‘Una isla en el continente’ no solo es ambiental o turístico, más bien ofrece una mirada profunda y crítica sobre el deterioro paulatino y sistemático que ha tenido la Península, pero también muestro la solución, una reflexión sobre los paisajes, límites del territorio y cuestiono la necesidad de cuidar ‘La Baja’”, concluyó el cineasta de padre sonorense y madre chilena.

Comentarios

Tipo de Cambio