Príncipe heredero saudí aprobó el asesinato del periodista Khashoggi, según EU

Foto: Tomada de Internet / Google Imágenes
Destacados viernes, 26 febrero, 2021 12:17 PM

El príncipe saudí Mohammed bin Salman aprobó, y probablemente ordenó, el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, en 2018, según afirmó un reporte de Inteligencia de Estados Unidos, publicado este viernes 26 de febrero.

Ante ello, este mismo día, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de EE.UU., designó en su lista “negra” a Ahmad Hassan Mohammed al Asiri, exjefe adjunto de la Presidencia de Inteligencia General y Fuerza de Intervención Rápida de Arabia Saudita.

“Estas personas están designadas de conformidad con la Orden Ejecutiva 13818, que se basa en la Ley de Responsabilidad de los Derechos Humanos Global Magnitsky, que la implementa y tiene como objetivo a los perpetradores de abusos graves a los derechos humanos y corrupción en todo el mundo”, indicó el Departamento del Tesoro estadounidense en un comunicado.

“Los implicados en el abominable asesinato de Jamal Khashoggi deben rendir cuentas. Con esta acción, el Tesoro sanciona a la Fuerza de Intervención Rápida de Arabia Saudita y a un alto funcionario saudí que estuvo directamente involucrado en el asesinato de Jamal Khashoggi ”, dijo la secretaria Janet L. Yellen.

“Estados Unidos está unido a periodistas y disidentes políticos para oponerse a las amenazas de violencia e intimidación. Continuaremos defendiendo la libertad de expresión, que es la base de una sociedad libre”, agregó la titular del Departamento del Tesoro de EE.UU.

EL ASESINATO DE KHASHOGGI

Jamal Khashoggi, un periodista saudí que escribió críticamente sobre el Gobierno de Arabia Saudita, se exilió por voluntad propia en Estados Unidos en 2017. En su primera columna para el diario The Washington Post en septiembre de 2017, dijo que temía ser arrestado en un aparente represión de la disidencia.

Durante décadas, Khashoggi había estado cerca de la familia real saudí y también se desempeñó como asesor del gobierno antes de caer en desgracia. El 2 de octubre de 2018, con 59 años de edad, visitó el Consulado saudí en Estambul para obtener un documento oficial, que indicaba que estaba divorciado, para poder casarse con su prometida turca.

Sin embargo, el periodista fue asesinado dentro del Consulado como parte de una operación que fue planificada e implementada por altos funcionarios del Gobierno de Arabia Saudita. “Como parte de un esfuerzo más amplio del Gobierno de EE.UU. Para promover la rendición de cuentas de los responsables de su brutal asesinato, el 15 de noviembre de 2018, el Tesoro designó a 17 personas por su papel en el asesinato de Khashoggi”, indicó el Departamento.

Ahmad Hassan Mohammed al Asiri, exjefe adjunto de la Presidencia General de Inteligencia de Arabia Saudita, fue asignado por el príncipe de Arabia Saudí Muhammad bin Salman para asesinar al periodista Khashoggi.

El propio Asiri fue el cabecilla de la operación y se coordinó con Saud al-Qahtani para organizar y enviar al equipo de 15 hombres para asesinar y desmembrar a Khashoggi el 2 de octubre de 2018, dentro del Consulado saudí en Turquía.

Tras la muerte de Khashoggi, Asiri fue destituido de su cargo de Jefe Adjunto de Inteligencia General y la fiscalía en jefe de Estambul presentó una acusación en su contra, por “instigar asesinato premeditado con monstruosas intenciones”.

Varios miembros del escuadrón enviado para interceptar a Khashoggi formaban parte de la Fuerza de Intervención Rápida (RIF, por sus siglas en inglés) de Arabia Saudita, también conocida como “Escuadrón Tigre” o Firqat el-Nemr.

“Evaluamos que el Príncipe de Arabia Saudí Muhammad bin Salman aprobó una operación en Estambul, Turquía, para capturar o matar al periodista Jamal Khashoggi”, concluyó el reporte elaborado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y por otras agencias estadounidenses.

“Basamos esta evaluación en el control del príncipe heredero sobre la toma de decisiones en el Reino, la participación directa de un asesor clave y de miembros del destacamento de protección de Muhammad bin Salman en la operación, y el apoyo del príncipe heredero al uso de medidas violentas para silenciar a disidentes en el extranjero, incluido Khashoggi”, añadió.

“Desde 2017, el Príncipe Heredero ha tenido el control absoluto de las organizaciones de seguridad e inteligencia del Reino, por lo que es muy poco probable que los funcionarios sauditas hayan llevado a cabo una operación de esta naturaleza sin la autorización del Príncipe Heredero”, dice el reporte.

Antes de la publicación del informe, el presidente estadounidense Joe Biden, conversó ayer jueves 25 de febrero con el rey saudí, Salman bib Abdulaziz al-Saud, respecto a temas de seguridad regional, así como del renovado esfuerzo de EE.UU. y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para poner fin a la guerra en Yemen.

Según el Gobierno estadounidense, Biden le recalcó al rey saudí “la importancia que Estados Unidos pone en los derechos humanos universales y el Estado de derecho”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Sin embargo príncipe Salman ha negado cualquier participación en el asesinato, al tiempo que dice que acepta la responsabilidad simbólica por el crimen como gobernante de facto del país. Asimismo, funcionarios saudíes han dicho que el asesinato fue perpetrado por agentes corruptos que ya fueron procesados.

Comentarios

Tipo de Cambio