Personal de Ayuntamiento de Ensenada, azorados por pandemia

Foto: Enrique Botello
Edición Impresa lunes, 8 febrero, 2021 1:00 PM

Un 20% de trabajadores sindicalizados ha enfermado de COVID, y un 40% del personal de base del Ayuntamiento de Ensenada es vulnerable o mayor de 60 años. Trabajadores de confianza, de contrato y lista de raya, han tenido que cubrir las bajas y ausencias desde que inició la crisis sanitaria

 

 

 

Juan Carlos Rosas Rojas, asesor jurídico de la regidora Leticia de la Rosa, fue el primer empleado del Ayuntamiento de Ensenada fallecido a consecuencia de la enfermedad COVID-19.

A casi un año de que se declarara la alerta roja en Baja California el 25 de marzo de 2020, en este municipio han fallecido casi mil personas, hay 7 mil 800 casos confirmados, 5 mil 900 recuperados, 630 sospechosos y 260 casos activos en Ensenada y San Quintín.

La situación para los más de 2 mil trabajadores de confianza, contrato y lista de raya en el Ayuntamiento, no ha sido fácil porque son quienes han tenido que cubrir las vacantes que dejan los trabajadores mayores de 60 años, afiliados al Sindicato de Burócratas.

Lo mismo los agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, quienes no tienen oportunidad de permanecer con trabajo desde casa.

Es el caso de Efraín, agente asignado a una delegación en el Valle de Guadalupe, quien enfrenta las secuelas de haber sobrevivido a la enfermedad.

“Hace menos de un mes que regresé, pero me agito, no puedo respirar y me duelen los pulmones, así que tengo que trabajar porque no hay personal policiaco para cubrir las vacantes”, manifestó.

En total, han fallecido cuatro trabajadores de confianza del Ayuntamiento de Ensenada: la asistente de un regidor y el director del Instituto Municipal de Cultura y Desarrollo Humano de Ensenada, Alfredo Cañas Mendoza. Posteriormente fenecieron la recaudadora de Rentas Municipal, Rosalba Reyes Rodríguez, y el juez calificador Miguel López Alfaro.

 

DETECTAN AUMENTO EN CONTAGIOS

El director de Servicios Médicos del gobierno municipal, Arturo Carlos Manríquez Ayud, ha tenido el control no solo de los contagios, sino de las medidas de higiene para las instalaciones.

El Ayuntamiento detectó un incremento en los contagios desde los primeros días de diciembre de 2020, cuando la comunidad comenzó a “bajar la guardia” en las medidas preventivas de salud.

Hasta el momento la administración municipal sigue en estado de alerta por la proliferación del virus SARS-CoV-2.

“Dentro de las instalaciones del Ayuntamiento, el impacto de esta ola de contagios se hizo evidente, aun cuando se llevan a cabo las medidas preventivas del filtro sanitario a las puertas de acceso al edificio”, informó.

Las medidas consisten en toma de temperatura, verificación del uso correcto de cubre bocas, aplicación de gel antibacterial y mantener la debida distancia, sin embargo, estas acciones son insuficientes en las oficinas, ya que hay usuarios o funcionarios que no presentan síntomas, pero son portadores del virus. Por lo que ahora más que nunca resulta vital seguir los protocolos y no relajarlos una vez cruzados los filtros.

El Departamento de Servicios Médicos Municipales ha dado seguimiento a estos casos a través del aislamiento de 349 personas. Del total de casos detectados, 78 tienen diagnóstico positivo a COVID-19 y 34 que son familiares de empleados.

Otro dato es que 164 consanguíneos fueron aislados por tener contacto directo con algún paciente positivo, 32 casos son sospechosos y cuatro personas murieron con atención hospitalaria notificada al departamento.

Las recomendaciones emitidas para evitar la cadena de contagios, son reforzar las intervenciones de la Jornada Nacional de Sana Distancia para mitigar la transmisión del virus en lugares cerrados, reducir la cantidad de trabajadores en espacios pequeños y cerrados, rotar o escalonar los turnos y horarios de entrada y salida para limitar la cantidad de empleados que se encuentran en el mismo lugar; evitar la asistencia a centros de trabajo de personas en condiciones de vulnerabilidad, además de suspender temporalmente actividades que involucren la concentración física de personas.

 

Foto: Enrique Botello

BURÓCRATAS ALTAMENTE VULNERABLES           

En el Ayuntamiento de Ensenada hay alrededor de mil 151 plazas sindicales y, hasta el 31 de enero de 2021, el sindicato tenía en promedio un 20% de personal contagiado (230 personas). De esa cantidad, un 80% se recuperó o se está recuperando.

Del 20% restante se tiene el 9% de fallecidos y 11% entre hospitalizados y en tratamiento, informó el secretario del Sindicato de Burócratas en Ensenada, José Gallegos de Anda.

Sobre los padecimientos, comentó que se tiene un promedio de 40% del personal de base mayores de 60 años, con algún padecimiento de hipertensión o enfermos de diabetes.

Sobre las guardias que llevan a cabo sus agremiados, indicó que la organización de guardias corresponde a la autoridad patronal, toda vez que, como organismo sindical, lo único que les compete es verificar que las guardias que se lleven a cabo con personal sindicalizado.

Estas no están cubiertas por trabajadores considerados como vulnerables, de conformidad con los criterios que establece la Secretaría de Salud.

“De los considerados que médicamente están diagnosticados con problemas de diabetes, obesidad, alta presión o con problemas respiratorios dentro de los cuales encuadran los asmáticos, que además, no estén controlados, agregándole los trabajadores mayores de sesenta años”, expuso el secretario.

 

RECAUDACIÓN CAYÓ EN 2020

Además de los jueces calificadores, una de las áreas más afectadas en el Ayuntamiento ha sido Recaudación de Rentas. Trece personas se contagiaron y la titular, Rosalba Reyes, falleció a causa de COVID-19.

De acuerdo con un cálculo hecho por la misma oficina, en 2020 se dejaron de captar más de 288 millones de pesos, sin embargo, en enero de 2021 incrementaron el número de usuarios que ha acudido a pagar en un 40%.

El 4 de enero, el alcalde Armando Ayala Robles hizo una invitación a la ciudadanía para que realice su contribución al pago del Impuesto Predial para continuar con programas y servicios públicos. Recordó que el año pasado se tuvo un 33% de aumento en la respuesta de la ciudadanía con el pago de dicho gravamen, mismo que se vino abajo con la llegada de la pandemia.

“Se cayó la recaudación en un promedio de 288 millones de pesos, en diferentes impuestos, pero principalmente por el Predial. Estamos dentro de la nueva normalidad y esperemos que sea favorable la línea de ascenso en cuanto a los ingresos municipales”, confió el funcionario.

Comentarios

Tipo de Cambio